26 de septiembre de 2019
26.09.2019

Vuelta al trabajo en la Ciudad Deportiva trece años después

El Hércules estrena las remozadas instalaciones antes del partido en Llagostera

26.09.2019 | 00:17

El nuevo terreno, de césped artificial, ha ampliado sus dimensiones. El primer equipo no entrenaba ahí desde la 06-07.

A falta de una propia, la de toda la vida. Pero renovada. El Hércules estrenó ayer la remodelada Ciudad Deportiva a las órdenes de Jesús Muñoz de cara a la preparación del partido de este sábado (19 horas) en Llagostera. El primer equipo blanquiazul, que jugará este fin de semana sobre césped artificial, regresó a las instalaciones municipales 13 años después de la última vez. Fue en la 06-07, después decidió no ejercitarse más por el mal estado del césped artificial. Comenzaría un largo peregrinaje que todavía no ha acabado: Fontcalent, estadio de atletismo, Tossal, Rico Pérez, Finca Golf...

El terreno de juego de la nueva Ciudad Deportiva sigue siendo sintético, aunque de mayor calidad y con las obras ha ganado dimensiones ya que han desaparecido las calles para practicar atletismo. El Hércules pudo comprobar de primera mano las condiciones del nuevo campo, donde jugará el filial durante esta temporada. Sin embargo, la falta de los últimos permisos impidió ayer regar el terreno y también privará al Hércules B de jugar este fin de semana. El equipo de Antonio Moreno competirá este sábado (18.30) nuevamente en El Campello como local ante el Alzira.

En el entrenamiento el nuevo técnico blanquiazul, Jesús Muñoz, incidió en que el equipo realice una presión alta con la que ahogue al rival. Primero, la parte sin balón; después, el trabajo con él. Muñoz esboza un Hércules protagonista pero antes quiere afianzar los conceptos defensivos, ya que el equipo todavía no ha sido capaz de dejar la portería a cero en las cinco primeras jornadas.

«Jugar fácil, sin hacer cosas raras» fue una de las frases más repetidas ayer por el nuevo entrenador del Hércules, que recordó a sus jugadores continuamente que no iba a cortar el juego del partidillo. «Olvidaos de levantar la mano porque no voy a pitar nada, luego en los partidos tampoco nos lo pitan», gritaba el conquense. Muñoz continúa con su doble labor, la de técnico y la de psicólogo para levantar el vuelo de un equipo de capa caída: «Que nadie agache la cabeza», expresó repetidamente durante toda la sesión de ayer.


Dos onces, pocas pistas


El entrenador del Hércules probó ayer dos onces y no realizó cambio alguno durante toda la sesión. Ninguno de ellos dio sensación de titular indiscutible. Uno estuvo formado por Falcón; Olmedo, Pedro Torres, Íñiguez, Nani; Benito, Alvarado; Jesús y Alejandro Alfaro y Ortuño; y Benja arriba. El otro: Ualoloca; Álvaro Pérez, Samuel, Teo, Rulo; Miranda, Yeray; David Velázquez, Carlos, Borja; y Jona arriba.

Jesús Muñoz solo cuenta con la baja del lesionado Felipe Alfonso para visitar pasado mañana al Llagostera. Además, el extremo Moha Traoré no se ejercitó ayer con el resto de sus compañeros por unas molestias.

Íñiguez: «El cambio era necesario, ahora noto positividad»


El defensa central del Hércules, Pablo Íñiguez, aseguró ayer que Jesús Muñoz, nuevo entrenador del equipo, ha traído energía y nuevas ideas al vestuario. «El cambio ha sido bueno, noto positividad», apuntó. Íñiguez admitió que al Hércules le ha podido pesar en el inicio de la temporada el recuerdo de que hace unos meses estuvo «a un paso de ascender», ya que considera que «esas cosas se quedan en la cabecita». «Se enquistan y necesitamos un cambio de energía. Habrá un cambio de estilo y todos tenemos que espabilar», apostilló. «Cada partido que pierdo me paso la noche sin dormir», dijo. Sobre su pasada renovación aseguró: «No quería perderme un ascenso aquí y por eso decidí continuar».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook