02 de marzo de 2019
02.03.2019
Alicante

Carpetazo judicial a la reyerta ultra

Un juzgado acuerda el archivo de las diligencias abiertas a cinco seguidores radicales del Castellón y del Hércules por lesiones y riña tumultuaria

01.03.2019 | 23:48
Algunos de los detenidos en los aledaños del Rico Pérez tras la pelea del pasado mes de noviembre.

La juez valora que los investigados negaron los hechos y ningún implicado presentó denuncias.

La causa abierta en el juzgado de Instrucción número 9 de Alicante por la riña tumultuaria entre seguidores radicales del Hércules y el Castellón que concluyó con siete heridos, tres detenidos y 55 aficionados identificados en noviembre del pasado año ha sido archivada por la magistrada de caso al «no haber quedado acreditados los hechos denunciados», según se recoge en el auto de sobreseimiento provisional, fechado el pasado 6 de febrero. La magistrada entiende que es imposible continuar con la instrucción al no haber datos que permitan acusar de delito alguno a las personas investigadas por la riña entre grupos ultras, ya que ellas niegan su implicación y ninguna víctima les ha denunciado por la agresión, tanto por parte de los aficionados del Hércules como por parte de los seguidores del Castellón.

Las diligencias penales se abrieron por los delitos de riña tumultuaria y lesiones y había cinco seguidores investigados en el juzgado de Instrucción número 9 de Alicante, los tres que fueron detenidos el día de la pelea y otros dos que fueron identificados con posterioridad por la Policía Nacional.

Sanciones de Antiviolencia

Aunque se hayan archivado las actuaciones por la vía penal, quedan pendientes las propuestas de sanción planteadas por la Comisión Antiviolencia, quien propuso multar con 60.001 euros y cinco años de prohibición de acceso a recintos deportivos a dos de los aficionados y sanciones de 6.000 euros y dos años sin acceder a instalaciones deportivas a otros 38 seguidores que fueron identificados por su presunta participación en la reyerta.

La riña se produjo sobre las 14.30 horas del pasado 11 de noviembre en las inmediaciones del estadio Rico Pérez. Uno sesenta seguidores radicales del Castellón y del Hércules se enzarzaron en una batalla campal donde los aficionados castellonenses usaron incluso palos de madera.

Unos policías locales de Alicante llegaron incluso a efectuar hasta 15 disparos intimidatorios para frenar a unos agresores que estaban golpeando en la cabeza a una persona con un palo.

En el auto de archivo de las actuaciones, la magistrada precisa que ninguno de los tres detenidos que comparecieron en sede judicial reconocieron los hechos que les imputaban e incluso alguno se acogió a su derecho a no declarar. Además, añade el auto, «tampoco consta la presentación de denuncia por ninguno de los involucrados frente a persona cierta y determinada». En la misma situación comparecieron con posterioridad otros dos seguidores que declararon en calidad de investigados y también negaron su implicación en las agresiones.

Asimismo, dos personas que estaban ejerciendo labores de Protección Civil el día de la riña y atendiendo a un accidentado han prestado declaración como testigos y ninguna de ellas ha identificado a los causantes de las agresiones que provocaron heridas a siete personas.

Código de silencio

Fuentes judiciales destacaron que los aficionados investigados por la riña tumultuaria, pese a ser de equipos rivales, no se han lanzado acusaciones entre ellos presumiblemente por un código de silencio que ha dificultado la investigación penal y ha provocado finalmente su archivo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
participación
Elige tu once histórico del Hércules CF