08 de septiembre de 2018
08.09.2018

Maravillosa minoría

El filial espanyolista afronta este campeonato con el reto de seguir nutriendo al primer equipo y quedar por delante del Barcelona B, ahora que el club azulgrana pasa por la etapa de menor apuesta por la cantera

08.09.2018 | 00:53

En el 2000 se produjo un miniderbi entre filiales pericos y culés. Ojo a los que defendían sus colores: Pepe Reina, Dani Jarque, Mikel Arteta, Alberto Lopo, Thiago Motta, Roberto Trashorras y Jonathan Soriano. Hablamos de las generaciones (19)81, 82 y 83.

Hace 1 año jugadores del Barcelona B, con la promoción de ascenso garantizada, ganaban al Espanyol B a domicilio y lo descendían a Tercera. Un año después, el mismo día: descenso del Barça B y ascenso del Espanyol B. Hay miniderbi pronto: jornada 10. Antes, toca duelo entre blanquiazules en el Rico Pérez. ¿Cómo es esta generación perica? Diremos que las de (19)96, 97 y 98, en Cornellà-El Prat, son espectaculares. Hablamos de Soria, Roca, Maffeo, Gual, Koke, Lirola, Aarón, Melendo, Sarmiento, Campuzano, Puado y Pipa.

Curiosamente, parte de los nombrados en la lista salieron, seducidos por el lujo, y ya han vuelto. Si no lo han corroborado aún, verán que el fútbol, como la vida, puede ser maravillosa defendiendo el sentimiento de una minoría. Porque eso es lo que es el Espanyol en Barcelona, por toda la armamentística mediática que acompaña al Barça. Enric González, perico confeso, define en Una cuestión de fe el anhelo de la afición: «La identidad se ha construido con derrotas muy dolorosas. Llegarán nuevos problemas. Da igual, el Espanyol es una fuerza indestructible».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook