21 de marzo de 2011
21.03.2011
La crónica: Hércules 0-Osasuna 4

El Boquerón, frito

Osasuna pone fin a la etapa de Esteban Vigo tras uno de los peores partidos que se recuerdan en Alicante

21.03.2011 | 01:00

Roto en su estructura, desquiciado mentalmente, quebrado en el apartado físico, anulado por completo... el Hércules camina directo hacia su destrucción. Habría que hacer memoria para recordar a un equipo tan pusilánime, tan arruinado y tan vacío como el conjunto que ayer dirigió por última vez Esteban Vigo, al que no le quedó otra que esconderse en el banquillo para evitar la indignación que despedía la grada exigiendo su salida del club, algo que se dio por hecho en el palco del estadio incluso antes de que concluyera el encuentro.
Que el Hércules está arruinado deportivamente bajo la batuta de Vigo es un hecho constatable y que desde hace tiempo precisaba un cambio de dirección, una evidencia. Ante Osasuna se tocó fondo. Apareció sobre el escenario con toda su crudeza la imagen de un bloque quebrado, escasamente trabajado y sin conceptos para caminar sobre el manto de la Primera División. Todo eso quedó expuesto frente a un rival teóricamente de su nivel, de su Liga, con quien debía jugarse los cuartos en esa partida a varias bandas para sobrevivir en Primera. Pero ni de lejos mostró cartas para aceptar el envite.
El equipo navarro maniató a su antojo desde el primer minuto a un Hércules incapaz, que flojeaba por los costados, que desapareció por el centro, que no existió en ataque, que no encontró guardián bajo palos. Cero rotundo en todo. Nada hace sospechar que este Hércules, con los conceptos que volvió a mostrar ayer, pueda permanecer en Primera División. Más bien al contrario. Por ese camino, el fatal desenlace podría adelantarse más de lo que la dignidad es capaz de soportar.
Al Osasuna le bastó practicar el fútbol fácil, sin complicaciones para noquear al Hércules en media hora. En ese intervalo de tiempo los navarros asumieron que bastaba con manejar la ansiedad de un enemigo sin ideas, descompuesto, sin tan siquiera la motivación exigible en un duelo de tanta importancia, de tanta magnitud.
Los evidentes signos de bloqueo mental que arrojaba este Hércules de Esteban Vigo aparecieron con toda su crudeza. No solo faltan mimbres, también la predisposición adecuada.
Abrió el camino del triunfo Cejudo -un jugador pescado de Segunda División para suplir al hoy atlético Juanfran- con una acción por la derecha que apuntilló Camuñas desde cerca (0-1, m.10) y despejó la vía Nelson, tras un inútil rechace de Calatayud, que habilitó un balón que iba fuera y posteriormente despejó en corto un centro posterior (0-2,m.35).
Antes de ese segundo tanto, Drenthe levantó ligeramente el ánimo con una internada por la izquierda que acabó en gol tras recibir el empuje final de Kiko, si bien el balón había traspasado ligeramente la línea de fondo antes del último golpeo del holandés.
Desquiciado y sin alma, el conjunto alicantino acabó completando una de las primeras partes más caóticas que se recuerdan en el Rico Pérez. Únicamente Valdez, revolviéndose en el área para sacar un latigazo que rozó el poste, atinó a lanzar un mensaje de esperanza para la segunda parte, que, precisamente, comenzó con otro remate del paraguayo, esta vez de cabeza, que obligó a Ricardo a lucirse.
Sin embargo, ambos detalles no pasaron de ser un par de gotas de agua en una jarra de vinagre. El Osasuna siguió dedicado a lo que tenía que dedicarse: a jugar al fútbol cuidando detalles. Con eso bastó para seguir sacando de quicio a un rival que nunca llegó a su altura.
Vigo buscó un giro a lo inevitable sacando a Pulhac del terreno de juego y colocando a Cristian. Nada surgía efecto. El Osasuna se recreaba con un tercer tanto, producto de la inoperancia defensiva herculana más que del acierto estratégico navarro. Una falta botada desde la izquierda por Massud encontró el toque preciso y sin oposición dentro del área de Vadocz para elevar el 0-3 al marcador (m.60).
El Rico Pérez acabó pasando de la indignación a la sorna. Unos optaron por abandonar su asiento, otros por la indiferencia y algunos hasta por reirse de lo que estaban viendo. Triste todo ello. El Hércules ofrecía todos los detalles que parten de quien no cree en sí mismo. Ver a Farinós, Valdez, Aguilar y Portillo correr para nada fue una constante en un partido que sólo tuvo presencia rojilla. Y si en alguna acción aislada apareció algún que otro disparo con intención siempre salió a flote Ricardo, un guardameta que ayer mostró que a sus cuarenta años sigue teniendo intactos sus reflejos de buen portero. El discurso rojillo finalizó con un gol de tacón de Sola, que resolvió con delicadeza desde cerca (0-4, m.66).
Con casi media hora por delante, la grada quedó tan anestesiada como el equipo. El Osasuna quedó conforme y el Hércules, al menos, no dejó de correr, aunque no le sirviera de nada. Cómo ha cambiado el conjunto navarro con Mendilibar. El sustituto de Camacho ha dado otro aire a Osasuna, que camina con las ideas claras hacia una permanencia que le queda al alcance de la mano.
La afición alicantina repartió gestos. Premió con un aplauso la salida de Valdez, que no dejó de correr ni con el 0-4, y se frotó los ojos sin querer dar crédito al corte de mangas de Farinós.
Esteban Vigo ha pasado a ser historia en el Hércules. Ortiz dejó el proyecto de Primera a quien necesitó ayudas extra para ascender pese a manejar el mayor presupuesto de toda su historia y recibir un equipo que acababa de hacer números de campeón. Y así le ha lucido el pelo. Ahora habrá que confiar en que se acierte con el sustituto en el banquillo y comenzar a hacer las cosas justo al contrario de como se estaban haciendo.

HÉRCULES: 0. entrenador: Esteban Vigo. suplentes: Sarr, Cristian, Rufete, Sendoa, Unai Alba, Fritzler, Cortés Cristian (55') entra por Pulhac Sendoa (87') entra por Valdez
osasuna: 4. entrenador: José Luis Mendilibar. suplentes: Flaño, Leka, Coro, Riesgo, Josetxo, Calleja, Damia. Flaño (62') entra por Cejudo Calleja (71') entra por Sola Damiá (80') entra por Nelson
los goles:
0-1. Camuñas (10') remata desde cerca
0-2. Nelson (35') envía a la red desde dentro del área.
0-3. Vadocz (60') desvía una falta ante Calatayud.
0-4. Nelson (66') Sola toca de tacón desde dentro del área.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
participación
Elige tu once histórico del Hércules CF