Tendencias Invierno 2018

Todos los consejos para ir bien equipado a esquiar

Estamos en plena temporada de nieve y, además del vestuario y la equipación, hay que tener en cuenta otros muchos aspectos. Si tienes pensado ir a esquiar pronto, ¡toma nota de estas recomendaciones!

30-01-2018Meneame

ESTEFANÍA P. JAIME

En los meses de febrero y marzo las estaciones de esquí de España se ponen hasta arriba de expertos y aficionados de este deporte alpino. Ya sea por las ganas de aprender de los más novatos o por la destreza de los más experimentados en esta disciplina, lo cierto es que en todas las pistas, cada temporada, se respira ilusión y se vive un ambiente especial. Llegan las famosas «semanas blancas», ¡vamos a aprovecharlas!

Lo cierto es que en esta época muchas veces dejamos el «estilo» a un lado para centrarnos en no pasar frío. No obstante, ¡calma! hay muchas maneras de ir bien equipados y a la moda (incluso esquiando) sin necesidad de congelarnos. Así que, tanto si eres un amante de los deportes de invierno como si vas a practicarlos por primera vez y necesitas ideas para vestir, aquí van unas cuantas propuestas innovadoras.

 

El último grito en equipamiento de esquí

 

La opción de alquilar material y equipamiento en las estaciones de esquí siempre es una buena alternativa para aquellos esquiadores ocasionales o que van a aprender. Pero una vez se tiene la técnica, se practica más a menudo o se alcanza un nivel bastante avanzado, lo mejor es disponer de material propio. Y es que, las últimas novedades en equipamiento de esquí son alucinantes.

esquis

Por ejemplo, la marca Helly Hansen ha incorporado el sistema de regulación de temperatura H2Flow en sus prendas de montaña. La nueva chaqueta W Odin Veor Down Jacket está inspirada en los equipos de búsqueda y rescate de Noruega, y los pequeños agujeros que incorporan en la parte trasera permiten liberar aire caliente cuando el calor aumenta, a la vez que mantiene el aire caliente cuando desciende la temperatura exterior, por lo que «reacciona» de forma natural a la temperatura «respirando». Otra novedad de la marca es la introducción de una innovadora tecnología en el mercado: Life Pocket, un bolsillo diseñado con materiales desarrollados en colaboración con la NASA para preservar la vida de la batería de los teléfonos móviles y otros aparatos electrónicos hasta a -30ºC.

pocket

Otra de las novedades de la marca Fischer es la serie MY, una colección de esquís de gran rendimiento diseñada específicamente para esquiadoras, extremadamente ligeros y fáciles de manejar en cualquier giro y velocidad.

pocket

Si buscas una térmica de verdad tienes que hacerte con la Oasis LS Crewe de Icebreaker. Se trata de una camiseta técnica de manga larga, fabricada en tejido 100% lana merino con un peso de tan solo 200 gr. Una capa base versátil, muy cómoda y transpirable, que mantiene el calor eficazmente en climas fríos y transpira perfectamente cuando las temperaturas suben. La característica más destacada de la lana merino es su tacto agradable y al ser antibacteriana evita los malos olores. Todo un acierto.

ropa térmica

Pero no solo el equipamiento es importante, también es fundamental conocer bien las pistas, su señalización y seguir unas normas de seguridad y consejos para evitar lesiones. Por lo que ahí van unas cuantas recomendaciones, de la mano de la Asociación Turística de Estaciones de Esquí y Montaña (ATUDEM), para saber lo que has de tener en cuenta a la hora de practicar este deporte.

 

1. La protección de los ojos

 

Si subes a la montaña o practicas esquí, la protección de los ojos con unas gafas o máscaras se convierte en una acción de obligado cumplimiento, ya que la nieve actúa a modo de espejo y la luz solar rebota con un 80% más de intensidad. A unos les gusta más el estilo de unas que de otras, pero eso sí, la lente tiene que filtrar la radiación luminosa, la infrarroja y la ultravioleta, con vistas a evitar el riesgo a las radiaciones nocivas para la córnea.

gafas de esquí

 

2. Fijaciones: tu seguro

 

Fijar bien los esquís a las botas es algo fundamental. Lo primero que hay que hacer antes de graduar las fijaciones es calzarse la bota. Segundo paso, la pretensión. El talón de una bota lleva dos muelles, el que cierra y el que ajusta, y para que la bota esté bien regulada tiene que tener pretensión. Pretensión quiere decir que cuando la bota apriete, trabaje. Es decir, que no esté ni demasiado fuerte ni demasiado floja. Una vez tenemos el valor correcto de la pretensión, se pasa al de la presión, que se regula, se aprieta, más o menos, en función del peso y de la técnica del esquiador. Por ejemplo, un esquiador principiante llevaría una presión menor que la de un esquiador agresivo, que la llevaría muy ajustada.

 

3. Remontes, normas básicas

 

Si vas a esquiar y quieres bajar, antes tendrás que subir. Los remontes son indispensables para el funcionamiento de una estación de esquí, pero hay que saber cómo comportarse cuando se utilizan. Por eso hay que saber:

Respetar cualquier señal de información o de aviso, ya que su misión es la de ofrecer un mejor servicio y una buena seguridad. Por la misma razón, hay que respetar el balizamiento de la estación y las indicaciones de pista cerrada o de peligro.

- Respetar las zonas para debutantes, por lo que se refiere a la velocidad y forma de esquiar.

- Mantener el orden estricto de llegada en la utilización de los remontes. El área de espera tiene que estar debidamente señalizada y preparada.

- El forfait es intransferible y la estación no se hace responsable en caso de pérdida.

- Para cada instalación hay un billete válido para una única subida. La venta de estos billetes se realizan en un único lugar para todas las instalaciones.

pistas de esquí

 

4. Hidratarse en la nieve

 

No es necesario sudar para tenerte que hidratar. En la nieve, y con el ejercicio, si quieres mantenerte en condiciones físicas y mentales, necesitas beber tanto o más que en la vida diaria. Rendirás más y evitarás lesiones. Normalmente se aconseja beber unos dos litros de agua al día y hacerlo incluso cuando no se tiene sed, en la práctica deportiva y en la nieve esta premisa adquiere una significación mayor. El agua es la reponsable de ayudar al cuerpo para que éste no se caliente, pero cuando se esquía ésta se pierde en mayores cantidades debido al efecto del sudor. Puede dar la sensación que al no ser verano y no hacer mucho calor no hay que hidratarse tanto: craso error.

 

5. Raquetas, la gran alternativa

 

Para los días que no tengas que esquiar, o para aquellos a los que no les gusta este deporte pero les atrae el blanco de las montañas, las raquetas de nieve te permiten disfrutar de la montaña de una manera diferente al esquí. La mayoría de estaciones tienen un servicio de alquiler que te asesorará, aunque a la hora de escoger la raqueta adecuada tendrán en cuenta tu peso. Es recomendable empezar a usarlas con bastones para avanzar por la nieve sin dificultad y manteniendo el equilibrio.

 

Diccionario del esquí

 

Como en toda práctica deportiva, en el esquí se utiliza una terminología específica, que en demasiadas ocasiones se da por sentada y que nunca está de más recordar su significado.

Medida: es la longitud de los esquís, que se mide en centímetros.

Radio de giro: la curva natural del esquí. A mayor radio de giro, el esquí tendrá una tendencia más grande a realizar giros más amplios, y viceversa.

Cotas: los tres puntos básicos del esquí: espátula, patín y cola. Se acostumbran a medir en milímetros

Espátula, patín y cola: La espátula es la parte delantera del esquí, la que va de la fijación en adelante. El patín es la parte central, la que queda bajo la bota, siendo la más estrecha; y la cola es la parte trasera, contando desde la fijación hacia atrás.

La ropa de esquí no debe lavarse muy a menudo para que no pierda sus propiedades hidrófugas

 

¿Lavar la ropa?

 

La inversión en ropa de esquí no es una inversión cualquiera, por lo que su mantenimiento es tan importante como la de los propios esquís. Gracias a los materiales que utilizan, las prendas actuales pueden durar mucho tiempo, siempre que se cuiden y se laven bien para que no pierdan sus prestaciones:

1. Lavar la ropa sólo cuando sea necesario, es decir, cuando se haya manchado

2. Lo mejor es usar la lavadora con agua fría

3. No utilizar ni suavizantes ni lejías

4. Las prendas de abrigo se pueden poner en una secadora

5. Si se tiende, no hay que exponer la ropa de forma directa sol