Tendencias Invierno 2018

10 planes para celebrar San Valentín de forma original y divertida

Corazones, flores y ositos de peluche. San Valentín es mucho más que eso, es un día para celebrar el amor de una manera especial e inolvidable y con experiencias diferentes y alternativas

30-01-2018Meneame

SANDRA IVORRA

 

1. Paseo en globo: Sentíos en una nube

 



Vive una experiencia única a más de 1.000 metros de altura con tu pareja. Juntos podréis observar espectaculares paisajes desde el aire en una aventura que ninguno de los dos olvidará. Disfrutaréis de la sensación de flotar, de rozar las nubes en un ambiente de silencio absoluto y mientras el viento empuja el globo y descubrís postales asombrosas.

La actividad normalmente comienza a primera hora de la mañana, cuando los participantes se reúnen para colaborar en el montaje e inflado del globo. Se empieza a volar al empezar el día, que es cuando el viento está más calmado y la atmósfera más fría y estable. El itinerario dependerá del viento, porque los globos sólo se pueden dirigir verticalmente y el piloto tiene que aprovechar las corrientes de aire para elegir una dirección. Desde la primera llama que infla el globo, hasta el último soplo de aire que lo hace aterrizar, el vuelo será una experiencia que recordaréis toda la vida.

Una vez finalizado el paseo, podéis disfrutar de un merecido desayuno, con suerte de que ninguno de los dos se haya mareado durante el trayecto y tenga ganas de hacer trabajar a su estómago. Porque esta experiencia no es apta para personas con miedo a las alturas.

 

2. Visitar una bodega: Para los apasionados del vino

 



¿Por qué no darle un placer al paladar este 14 de febrero? Si sois unos apasionados del mundo del vino no podéis perderos esta experiencia. Descubrid todos los pasos del proceso de elaboración de los vinos y recorred las instalaciones de una bodega para conocer, paso a paso, las características de este caldo tan apreciado. La provincia de Alicante cuenta con empresas de gran tradición con bodegas de recepción, elaboración y mantenimiento, plantas embotelladoras, laboratorios de control de calidad, aulas de cata y formación y enotecas.

Cuando terminéis la visita podréis degustar los mejores vinos de la bodega y comprobar de primera mano cómo termina el proceso vinícola del que os habréis rodeado. Y para concluir la experiencia podéis aplicar todos los conocimientos que habéis adquirido con una buena comida o cena acompañada de vino blanco, tinto, rosado.

 

3. Cocinar juntos: Con las manos en la masa

 



Si tu pareja o tú sois unos enamorados de los fogones y no hay plan que os guste más que preparar algo rico, esta podría ser vuestra mejor experiencia para San Valentín: una cena romántica en el calor del hogar y preparada por vosotros. Y es que ¡la comida sabe mejor cuando la cocina uno mismo!

Podéis empezar por lo básico, es decir, por la confección del menú y la elección y compra de los ingredientes. Libreta y bolígrafo en mano, sentaos a pensar cuál sería vuestra cena perfecta. Id al súper y comprad todos los ingredientes, un bonito mantel, un buen vino y unas velas para darle un ambiente romántico a vuestro salón.

Al llegar a casa toca preparar la cena, un momento perfecto para reír, compartir recuerdos y disfrutar de unas copas de vino previas. Y después de la cena? una película en el sofá bajo una manta o unas copas por la ciudad.

 

4. Spa y masaje para dos: Desconexión total

 



Refugiaos en un spa y preparaos para vivir una de las experiencias más relajantes. Vuestro cuerpo os lo agradecerá. Y es que, el agua, la armonía y el ambiente invitan a evadirse de toda preocupación. No privéis a vuestro cuerpo de tal lujo y desconectad juntos de la rutina.

Los centros más completos suelen contar con múltiples instalaciones como piscinas de hidromasaje con chorros a presión, fuentes y cascadas, camas de agua, saunas para liberar toxinas y dejar una piel suave y revitalizada, baños turcos y aguas termales. Relax total. ¡No os querréis marchar nunca! Además, muchos de estos centros cuentan con actividades deportivas y de ocio para practicar en pareja.

¡Y qué decir de los masajes! Dejad los problemas a un lado con una sesión de masaje relajante de espalda y cervicales, o con un masaje facial para la mejora y la luminosidad de la piel.

 

5. Picnic: Disfrutad de la naturaleza

 



Un plan campestre puede ser la solución a cualquier sábado y, por qué no, al día de San Valentín. Además de excelentes playas, la provincia de Alicante cuenta con preciosos lugares al aire libre donde se puede preparar un picnic, bien sobre la hierba con el típico mantel de cuadros y la cesta de mimbre, o en zonas recreativas en las que hay mesas de madera.

Un día en el campo ofrece multitud de posibilidades. Desde rutas senderistas, al vuelo de una cometa, pasando por la búsqueda de plantas autóctonas. Es una experiencia pensada para aquellos que amen la naturaleza, el aire puro y el sonido de los pájaros canturreando por los alrededores. Con tanto silencio, ¡parecerá que solo existís vosotros! ¡Todo un planazo!

Y como se trata de una fecha especial, podéis preparar un picnic exclusivo y diferente con productos gourmet y delicatessens. ¡Ñam!

 

6. Paseo en barco: Sentid la brisa del mar

 



Si nunca os habéis atrevido a ir más allá de la orilla de la playa, este día se presenta como una buena opción para hacerlo. Si algo tiene la provincia de Alicante es agua. Playas, puertos, ríos y embalses que ofrecen una variada oferta para disfrutar de un pequeño paseo en barca o de una lujosa escapada en yate o en velero, porque ¡por pedir que no quede! Seguro que funciona porque es un «must» de los planes en pareja. Además, se pueden agregar muchos y muy atractivos complementos, desde la pesca hasta la fotografía. Y si el clima acompaña, os podéis dar hasta un chapuzón.

Y si vuestra opción es salir a navegar por la tarde, podréis disfrutar de la puesta de sol y de una cena tranquila a merced de las olas. También podéis combinar esta actividad para completar vuestra jornada marítima con un bautismo de buceo o con una clase de paddle surf.

 

7. Teatro, concierto, cine o museos: Para culturetas

 



Existen tantas formas diferentes de vivir San Valentín como parejas hay en el mundo. Porque no es imprescindible pasar el día de los enamorados con una cena mega romántica en un restaurante mega caro. Una forma diferente de vivir este fabuloso evento es con planes culturales, como por ejemplo, una ruta por los mejores museos de Alicante como el MACA el MUBAG o el MARQ. Una gran y original idea es preparar unos días antes el itinerarios que vais a seguir, con las correspondientes paradas para almorzar, comer y/o cenar.

El teatro es otro gran plan para una noche de amor. Drama, comedia, musical, elegid la opción que más se adapte a vuestros gustos y disfrutad del arte de la interpretación en directo. También está la opción de asistir a un concierto de algún cantante o grupo que os encante a los dos. Y sino, el cine también es una buena opción.

 

8. Escape Room: Jugad a ser detectives

 



Si eres de los que no le gusta lo cursi y quieres celebrar con tu pareja un San Valentín de lo más original, lo que tienes que hacer es ir a un Escape Room en Alicante. Estos juegos de aventura se desarrollan dentro de una habitación donde los participantes están encerrados y de donde sólo podrán salir si descifran los enigmas antes de que finalice el tiempo disponible (normalmente unos 60 minutos).

Cada experiencia se desarrolla en un espacio ambientado según su tema y comienza en el momento en el que el equipo entra en la habitación. Los componentes deben resolver todo tipo de enigmas, puzzles y claves, siguiendo misteriosas pistas que os conducirán a la salida.

Podéis escoger entre enfrentaros a esta aventura solos o compartir esta divertida experiencia con otras parejas o con amigos, que en San Valentín también hay que celebrar la amistad.

 

9. Deportes de aventura: Para parejas intrépidas

 



Si queréis que este San Valentín sea diferente, dejad salir al aventurero que lleváis dentro y atreveos con un plan original y diferente. Os animamos a que practiquéis alguna actividad al aire libre, en concreto, algún deporte de aventura. Y Alicante es una provincia fantástica que cuenta con una oferta variada. Escalada, espeleología, puenting, parapente, ala delta o barranquismo, son algunas de las experiencias que podréis vivir para celebrar el día de los enamorados con la adrenalina a tope. ¡Pero solo si os atrevéis claro!

Y ¿qué tal una aventura en la nieve? Preparad una escapada para practicar esquí o snowboard o para, simplemente, realizar una ruta por algún pueblecito nevado. Y si preferís no tener los pies sobre la tierra, lo vuestro son las actividades que tienen que ver con el aire y con los saltos. ¡Saltad juntos al vacío!

 

10. Revivir la primera cita: Nostalgia

 



Un poco de nostalgia y recuerdos harán de vuestro San Valentín un día perfecto e inolvidable.

Id al lugar donde os visteis por primera vez, donde os conocisteis. Regresad a ese restaurante en el que fuisteis a cenar en vuestra primera cita o a ese bar en el que os tomasteis vuestra primera caña y en el que intercambiasteis confidencias. Pasead por las mismas calles en las que, por primera vez, os cogisteis de la mano o id a aquel lugar en el que os disteis vuestro primer beso. Recread vuestro momento más especial.

Para llevar a cabo este plan tienes que sacar lo mejor de ti y ser lo más minucioso posible. Intenta recordar lo que hicisteis y recréalo paso a paso. Incluso podéis jugar a ser dos desconocidos que se encuentran y se conocen tal y como lo hicisteis vosotros. ¿Queréis probar? Con este plan tu pareja quedará encantada.