Revista Tendencias Verano 2017

Cómo cuidar a nuestra mascota en verano

Los perros sienten mucho más el calor que los humanos y es necesario que tengamos en cuenta varios aspectos para que no sufran un golpe mortal

29-06-2017Meneame

ESTEFANÍA P. JAIME

Cuídalo más en verano. Nuestros amigos caninos sufren igual, o más, que los humanos los efectos de las altas temperaturas. Al no transpirar como nosotros, su capacidad para eliminar el calor es mucho más lenta y hay que seguir unas pautas para que no lo pasen mal en verano.


 

El calor de julio y agosto puede ser insufrible para muchos, sin embargo, lo es más todavía para nuestras mascotas perrunas. Aunque poseen algunas glándulas sudoríparas en las almohadillas de las patas y en las axilas no sudan como nosotros, sino que jadean para equilibrar su temperatura corporal, por lo que el proceso para refrescarse es mucho más costoso que el nuestro. Es por ello que hemos de tener en cuenta una serie de consejos para que nuestros perros puedan disfrutar del verano tanto como nosotros.


 

En primer lugar, es importante cortarles el exceso de pelo pero, ¡ojo!, no del todo. El pelo sirve de protección tanto para el frío como para el calor y si «rapas al cero» a tu mascota para que esté mas fresca conseguirás el efecto contrario, que pase más calor. Por lo que siempre, hay que dejarles una capa corta de pelo.
 


 

En segundo lugar, es altamente peligroso dejar al perro en el coche solo. Aunque sean cinco minutos, o aunque le bajes un poco la ventanilla no hay que hacerlo bajo ningún concepto. Los coches en verano alcanzan temperaturas de hasta 50-60ºC y, si a eso le añades su dificultad para deshacerse del calor, puede suponer un golpe mortal para nuestra mascota. Si vas a entrar a algún establecimiento, llévatelo contigo, y si no dejan entrar perros es preferible que lo dejes atado en la puerta del local o en algún árbol, donde el calor es más soportable.


 

Y por último, es fundamental el agua. En verano hay que cambiarles el agua del bebedero con más frecuencia, y al sacarlos de paseo llevar una botella para ellos, sobre todo si es de día y les da mucho el sol (procuremos llevarlos por la sombra). Además, es recomendable mojarles la cabeza y la cara cuando el calor es muy intenso para que disminuya su temperatura corporal. ¡Perro fresco, perro contento!