Deberías hacer algo interesante con tu mascota…

¿Cuándo fue la última vez que tu coche te agradeció sus cuidados? ¿Alguna vez te ha lamido, mirado con devoción o movido la cola? Dime una sola vez en la que tu coche se haya vuelto loco de felicidad al sacarle del garaje para dar un paseo. Entonces… ¿Por qué tu coche “mimado” tiene un seguro y tu perro no?

por Cecilia Vega | BeContent

Nuestros leales amigos, sean perros, gatos, incluso caballos o animales exóticos, no son una propiedad, son compañeros de vida y existen para ellos seguros específicos. Estas pólizas están pensadas para garantizar su protección y bienestar y, al mismo tiempo, la tranquilidad y seguridad de los humanos que cuidan de ellos.

En el caso de los automóviles, el seguro obligatorio tiene por objeto, fundamentalmente, reparar o indemnizar los daños accidentales, materiales o personales, producidos a terceros perjudicados. El dueño asume la responsabilidad de tener un coche y está preparado para hacer frente a cualquier eventualidad. Con los animales, sucede o debería suceder algo parecido.

Seguros de responsabilidad civil y de salud

En España no es obligatorio contratar un seguro de responsabilidad civil para las mascotas, salvo para los propietarios de perros pertenecientes a los considerados potencialmente peligrosos. Dicho seguro cubre los daños, tanto materiales como personales, que los canes pueden causar a terceros. Complementariamente, como sucede en la ciudad de Madrid, en algunas localidades puede existir la obligatoriedad de contratar ese tipo de seguro para otras razas.

¿Pero qué ocurre con los cuidados y atención veterinaria? Más allá de las vacunas y chequeos ordinarios, ¿cómo afrontan los dueños los gastos, por ejemplo, derivados de una enfermedad, accidente o una operación imprevista?

Es realmente triste comprobar como abundan en redes sociales casos de propietarios de mascotas, principalmente perros, desesperados por encontrar dinero para pagar las carísimas facturas veterinarias. Hacen rifas, piden donativos, organizan eventos… En el mejor de los casos, la familia puede finalmente afrontar estos gastos veterinarios que ponen en jaque la economía doméstica. En el peor, cuando es imposible asumir los costes de consulta, pruebas, intervenciones quirúrgicas, medicinas u hospitalización, se producen abandonos o las clínicas veterinarias se enfrentan a peticiones de sacrificio.

Pero además de la cobertura de daños a terceros y la asistencia veterinaria, los seguros para mascotas que actualmente hay en el mercado ofrecen diferentes garantías: información y asesoramiento telefónico, defensa jurídica y cobertura de gastos judiciales ante denuncias relacionadas con el animal, reembolso de los gastos de la estancia de la mascota en una residencia en caso de hospitalización del propietario, indemnizaciones en caso de robo o extravío, etc.

Cuida a tu mascota y tu bolsillo

Según un informe de la Asociación Madrileña de Veterinarios de Animales de Compañía, los propietarios de perros desembolsan cada año como media 358 euros en veterinario, medicamentos y limpieza -los de gatos, 186- pero un imprevisto aumentaría esa cifra hasta varios miles de euros. Invertimos en nuestros animales, no hay duda. Ahora necesitamos ir un paso más allá, ser previsores, conscientes de los gastos que pueden generar nuestras mascotas y hacer una inversión inteligente.

Si lo haces por tu salud, por la de tu familia, si lo haces por tu hogar, incluso por tu coche, ¿por qué no lo ibas a hacer por tu compañero de vida, al que quieres y mimas? Él lo agradecerá y tú contarás con un aliado fiable que cuidará tu bolsillo y ahorros.

Para ayudarte a proteger a los que más quieres ponemos a tu disposición la Guía para la Protección de tu Familia.

compartir  
BeContent