Regreso al futuro, de los seguros

¿Te imaginas cómo serán dentro de unos años tu coche o tu casa? ¿Se vivirá en el futuro más y mejor? Las compañías de seguros no son ajenas a los cambios que traen consigo los avances científicos y tecnológicos.

por Cecilia Vega | BeContent

Te reto a adivinar cuáles de estos titulares de prensa son reales y cuáles son pura invención:

  • Árboles luminosos sustituirán a las farolas en las calles de las ciudades
  • Tatuajes inteligentes te podrán salvar la vida
  • La adolescente que se prepara para vivir en Marte en 2033
  • Una chaqueta inteligente que podrá evitar miles de accidentes de ciclistas
  • ¿Cómo actuará un coche autónomo ante un accidente inevitable?
  • Alucinantes nanorobots combatirán el cáncer navegando por nuestras venas
  • Esta ‘biobatería’ diseñada para wearables obtiene energía del sudor del cuerpo
  • Así son los taxis autónomos que circulan en Singapur
  • Nos alojamos en el hotel japonés gestionado íntegramente por robots
  • Este chaleco nos permite comunicarnos con nuestro perro
  • El coche volador del futuro, cada vez más cerca
  • Las vacas conectadas también usan wearables
  • En el futuro aprenderemos idiomas tomando una pastilla

¡Oh, sorpresa! Todos son 100% reales. El futuro ya está aquí y nuestras ciudades, nuestra forma de trabajar, de relacionarnos y de vivir se transforman a un ritmo vertiginoso. Increíbles avances científicos y tecnológicos han hecho que cosas que creíamos reservadas a las películas de ciencia ficción sean ya una realidad y todo apunta a que los próximos años veremos – o quizá lo vean nuestros descendientes- avances aún más alucinantes.

Puede que a día de hoy la predicción de aprender idiomas tragando una pastilla que lleve nanorobots al torrente sanguíneo y luego al cerebro te suene muy disparatada, pero quien futuriza así es Nicholas Negroponte, el mismo que en una conferencia hace más de 30 años, armado con un montón de papeles y un proyector de diapositivas, habló de pantallas táctiles, libros electrónicos y teleconferencias. Hubo, por supuesto, quien no creyó a este visionario, fundador del MIT Media Lab del Instituto Tecnológico de Massachusetts, pero hoy estas cosas ya están en el bolsillo de cualquiera gracias a los smartphones.

Vivimos en la era de la comunicación y la digitalización. El mundo cambia a nuestro alrededor y transforma nuestra forma de vivir y nuestras costumbres y, en este contexto, los seguros deben adaptarse a los cambios para dar respuesta a las nuevas necesidades de la población.

“Si existe un nuevo riesgo, existe una nueva necesidad aseguradora”, explicaba Paola Serrano, experta del área MAPFRE Global Risks, al referirse al turismo espacial. Pero este segmento no es el único al que puede aplicarse su frase, ya que el futuro viene cargado de retos y oportunidades para el sector asegurador.

Asegurar un coche sin conductor

Repasando los titulares, leemos sobre coches y taxis autónomos, ¡incluso sobre vehículos voladores! ¿Te imaginas a Marty McFly asegurando el DeLorean de Regreso al Futuro? Diferentes empresas tecnológicas están transformando radicalmente el sector de la automoción y los seguros deben adaptarse a la nueva situación en la que el factor humano va desapareciendo según se avanza en la automatización de la conducción. Aún no se sabe a ciencia cierta cómo afectará la llegada del coche autónomo a los seguros de coche, pero se puede intuir que al cambiar la siniestralidad – que se presupone más baja- y las garantías de seguridad de los vehículos y sus ocupantes, cambiarán también las características de las coberturas aseguradoras. ¿Habrá seguros contra hackeos de coches o se asegurarán estos como si fuesen electrodomésticos? Además, si nadie conduce y se produce un siniestro ¿de quién es la responsabilidad?

El seguro de salud frente los wearables y robots

Ninguna empresa quiere dejar pasar el tren de los wearables: pulseras para fitness, cinturones que te dicen si te has pasado con la comida, zapatos que cuentan calorías quemadas, pulseras que monitorizan el sueño… Hoy estas prendas inteligentes ya son algo común, pero más allá de ser caprichos para estar a la última moda, lo realmente interesante es el potencial que pueden tener para el control de la salud y la calidad de vida. Estos dispositivos pueden ayudar a prevenir, por ejemplo, los ataques epilépticos. En paralelo, con el aumento de la banda ancha y la mejora de las conexiones, estas prendas podrían, por ejemplo, captar tus constantes vitales y transmitirlas en tiempo real a tu móvil o al de tú médico. Mención aparte se merece la ingeniería genética para predecir enfermedades, la impresión de órganos en 3D o los nanorobots que, además de hacerte sencilla la tarea de aprender inglés, pueden ser cruciales a la hora de localizar y destruir tumores. Al igual que ocurre con los seguros del coche, el avance de la ciencia y la tecnología en este campo, hará que los seguros de salud y vida vayan cambiando y adaptándose a una población más longeva. Irremediablemente, esto también afectará a los seguros de jubilación y pensiones.

Los seguros del hogar… inteligente

Nuestras ciudades, nuestros edificios y nuestras casas están cada vez más llenos de dispositivos conectados a Internet. Es el Internet de las Cosas, que hará que, dentro de unos años, tu frigorífico sea quien te diga si tienes que comprar leche o yogures. Estos objetos conectados están pensados para hacer más cómoda y fácil la vida de los propietarios y los inquilinos de una vivienda y los seguros de hogar ya han tomado cuenta de ello. Así, sensores instalados en las casas podrían servir, por ejemplo para detectar y avisar en caso de incendio, inundación o u otros siniestros, evitando daños mayores a propios y a terceros.

Big Data y personalización de seguros

Todo apunta a que el futuro traerá consigo una reorientación y personalización de los seguros atendiendo a la evaluación del riesgo y el cálculo de coberturas. Y el Big Data tiene mucho que decir al respecto, refiriéndonos a la transformación de cantidades enormes de datos en información y luego, en conocimiento de valor. En EEUU, la cadena Wallmart, que comercializa seguros de vida, ya ha probado a cruzar la información de los titulares de sus pólizas con sus consumos en supermercados. De esta manera, quienes compran productos saludables tienen beneficios en sus seguros frentes a los que abusan de comida basura.

Los seguros como fuente de confianza, inversión y desarrollo

El futuro de la industria aseguradora pasa por detectar las necesidades de cada persona en un escenario voluble. El cambio es oportunidad y es vital conocer al cliente, reorientar poco a poco los servicios y crear nuevos productos específicos y a medida del usuario.

Pero además, las compañías aseguradoras están en la base de muchos de estos avances cumpliendo una función económica y social. Gracias a los seguros hay confianza y es esta confianza la que crea futuro al hacer posible que ciudadanos, empresas y gobiernos inviertan, arriesguen y, en definitiva, hagan posible muchos de los progresos en el campo de la tecnología y la ciencia de los que ya disfrutamos o disfrutaremos en el futuro. ¿Te imaginas un mundo sin seguros? En este vídeo de Fundación MAPFRE puedes ver una visión distópica del mundo en 2050, 25 años después de la desaparición de la última compañía aseguradora. “Una era gris y de pobreza extrema” que choca con el mundo próspero y pujante que se muestra en el vídeo “Un mundo seguro”. Si te preocupa tu protección y garantía de bienestar y quieres conocer más sobre seguros te recomendamos las Guías de Seguros y Pensiones para Todos.

compartir  
BeContent :: Departamento de Prensa Ibérica