No sabes qué seguro contratar: pregúntale al robot Billy

Los chatbots, asistentes virtuales que conversan, están revolucionando la gestión de la atención al cliente y son parte importante en la transformación digital de los negocios

por Cecilia Vega | BeContent

Billy es experto en seguros para coches y motos. Saluda amablemente, te pregunta por las características de tu vehículo, indaga sobre tu currículum como conductor y, con la información recabada, te recomienda el seguro que mejor se adapta a tus necesidades. Billy es un gran asesor. Genera confianza, es simpático y da buenos consejos. Pero Billy no es una persona. Se trata de un chatbot, un programa informático que imita el comportamiento humano y chatea.

Puedes contactar con Billy a través de Whatsapp, Telegram o Facebook Messenger y en solo 2 minutos este robot conversacional comparará los seguros de las principales compañías del país, te propondrá el más adecuado para ti y, si te ha convencido, te guiará en la contratación de la póliza. No duerme, está siempre disponible, gratis, dónde y cuándo quieras, para echarte una mano.

Billy en acción - Foto: billyseguros.com

Billy es “primo” de Siri (Apple), Alexa (Amazon) y Cortana (Microsoft), los asistentes virtuales más mediáticos. También es pariente de Nina, experta en viajes y vuelos, y TiDi, que sabe mejor que nadie cómo ayudarte a llenar la despensa. Pero la familia es extensa y crece con la llegada de cada vez más asistentes personales especializados en resolver de manera eficiente –y muy humana- tareas muy concretas.

Las conversaciones con los chatbot son cada vez más naturales, fluidas y coherentes, aunque no hasta el punto de enamorarnos de “la máquina”, como le ocurría al protagonista de la cinta Her. En la ficción, el personaje de Joaquin Phoenix establece una relación muy especial con Samantha, un sistema operativo de inteligencia artificial con la sugerente voz de Scarlett Johansson. Y aunque Siri no sea una asistente tan evolucionada como Samantha, también hace vibrar el teléfono y, de paso, el corazón de Raj, uno de los personajes de la serie Big Bang Theory.

Raj conversando con Siri - Foto: CBS

Billy, el especialista en seguros, no sabe de amor. Es joven y está centrado en atender a sus clientes y seguir aprendiendo para, quizá, en un futuro no muy lejano llegar a generar partes de accidentes, buscar talleres y, por qué no, asesorar también sobre seguros de vida, salud y hogar. La digitalización en el campo de los seguros es inexorable y este bot es solo una muestra de las posibilidades que brinda la tecnología a un sector en constante y necesaria transformación.

Transformación digital de las compañías aseguradoras

De acuerdo con el Informe Mundial de Seguros 2018, elaborado por la firma Capgemini, la “agilidad digital y el desarrollo de modelos operativos adaptados al futuro, que ensamblen lo mejor de los canales digitales y tradicionales” es clave para las aseguradoras frente a la creciente influencia de las BigTech, grandes multinacionales. Solo a través de la innovación, las aseguradoras tradicionales podrán atraer y retener clientes que buscan una experiencia verdaderamente digital.

“Es urgente que las compañías de seguros, asesoras de riesgos por naturaleza, se centren ahora en la evaluación de sus propios riesgos competitivos como industria si quieren evolucionar y sobrevivir”, explica Anirban Bose, responsable mundial del área de Servicios Financieros de Capgemini.

Ya hay, recoge este estudio, un 40% de consumidores que considera que las aplicaciones móviles son un canal importante en cualquier segmento. A la vista de los servicios innovadores de valor añadido que se pueden ofrecer mediante las tecnologías digitales, casi el 46% de los clientes con mayor destreza tecnológica y el 38% de los clientes de la generación “Y” están dispuestos a recibir ofertas proactivas personalizadas de seguros a través de una variedad de canales, lo que podría dar lugar a nuevas oportunidades de negocio.

Foto: iStock

Personalización y nuevos nichos de mercado

Esta personalización es, para el 65% de los directivos, la principal necesidad en la era digital. La revolución digital nos sitúa en un escenario social y económico diferente, con nuevas formas de comunicarnos y relacionarnos, de disfrutar del ocio, de consumir y de hacer negocios. Ya no compramos y vendemos como antes, los coches gozan cada vez de mayor autonomía, el Internet de las Cosas ha hecho nuestras ciudades, hogares e, incluso, prendas de ropa más inteligentes… En este contexto, surgen nuevos desafíos y atractivos nichos de mercado a los que las aseguradoras tradicionales pueden y deben llegar dándole la mano a la tecnología y a los nuevos actores del sector insurtech.

Desde hace ya algunos años podemos adquirir un seguro para el automóvil o nuestra casa a través de Internet o disponer de toda la información de nuestra póliza de salud y pedir una cita médica gracias a una app instalada nuestro teléfono móvil. Gracias al Big Data es posible medir y valorar mejor los riesgos de los clientes y ofrecerles un trato más individualizado. Ya se puede realizar una valoración virtual de siniestros de coche a través de vídeos y fotos realizados por el usuario y, con tecnología blockchain, ejecutar indemnizaciones de seguros de manera automática. En los hogares inteligentes nuevos sensores alertan a las autoridades en caso de emergencia y la llegada del coche autónomo cambiará el sector asegurador tal y como lo conocemos.

Las compañías de seguros apoyan la innovación y se da una apuesta clara por aplicaciones, “wearables” y herramientas diseñadas para llevar una vida más plena, segura y saludable. En esta línea, Fundación MAPFRE ha lanzado este año la 1ª edición de los Premios a la Innovación Social con la intención de apoyar proyectos emprendedores de impacto social ligados a la tecnología digital en el campo de la salud (e-Health), la innovación aseguradora y los avances en movilidad y seguridad vial.

MJN-Seras, un dispositivo médico capaz de predecir una crisis epiléptica; Scoobic, un vehículo de reparto sostenible que porta un desfibrilador y BLITAB, una tableta táctil para personas con discapacidad visual, son los finalistas europeos de un certamen cuya final tendrá lugar el próximo 17 de octubre.

Billy, robot de los seguros, no está solo. Es un amigo y ha venido para quedarse y formar parte de una renovada industria del seguro que debe convertir las amenazas derivadas de la nueva era digital en una oportunidad para mejorar su capacidad de servicio y conocimiento del cliente.

compartir  
BeContent