08 de junio de 2011
08.06.2011
TRATADO DE FLORA VALENTINA

Un compendio sin antecedentes

08.06.2011 | 02:00
El medio litoral es uno de los que se describe en el primer volumen de "Flora Valentina".

Las Universidades de Alicante y Valencia, junto con la Conselleria de Medio Ambiente, han editado el primer volumen de una enciclopedia que recoge las más de 3.200 especies de flora de la Comunidad. Una obra capaz de acercar la botánica a todos al combinar el rigor científico con un lenguaje divulgativo

La Comunidad Valenciana cuenta con más de 3.200 especies distintas de flora silvestre, tan diversas en cuanto a sus características y localización como diferente es el medio natural en el que se desarrollan. Su estudio ha sido históricamente el objeto de numerosas investigaciones, aunque hasta ahora nunca se habían recopilado en una sola obra bibliográfica todos estos vegetales autóctonos. Sin embargo, el trabajo de las Universidades de Alicante y Valencia empieza a llenar este vacío, con la publicación, con la ayuda de la Conselleria de Medio Ambiente, del primer volumen de "Flora Valentina", el primer tratado que recoge la totalidad de las especies autóctonas y que trata de aunar las demandas de la comunidad científica y las de los aficionados a la botánica.

La obra tendrá en total cinco volúmenes, el próximo de los cuales previsiblemente saldrá a la luz antes de que acabe el año. El primero ya recoge una parte de la flora de la Comunidad, pero sirve además de introducción a toda la enciclopedia. Así, el inicio es un recorrido por el estudio histórico de la botánica en el actual territorio autonómico, especialmente a partir del siglo XVIII, haciendo hincapié en figuras destacadas como Antonio José Cavanilles o Carlos Pau, hasta llegar a los trabajos publicados en las últimas décadas del siglo XX. Entre ellas, los manuales sobre flora autóctona editados por las dos universidades que colaboran en este proyecto, y cuyas sucesivas actualizaciones siguen siendo a día de hoy la base para la formación de los estudiantes.

Los datos recogidos en estas últimas publicaciones son el punto de partida para la realización de "Flora Valentina", ya que el tratado que ahora empieza a publicarse es una ampliación de todo el trabajo previo. De esta forma, a la enumeración y clasificación de especies se une información precisa sobre su localización y proliferación, así como una exposición acerca de su antigüedad -desde cuándo se tiene constancia de su existencia en la Comunidad Valenciana-, sus propiedades e incluso su uso popular, si lo tienen. Además, se incorpora numeroso material gráfico, que facilita enormemente la identificación de cada una de las especies, tanto a botánicos profesionales como a interesados en general.
El catedrático de Botánica Manuel Crespo, director del Departamento de Ciencias Ambientales de la Universidad de Alicante y uno de los coordinadores de la obra, explica que "Flora Valentina" combina "el rigor científico con un lenguaje abierto a todo el público". Elementos de apoyo como los mapas de distribución de las especies ayudan a esta sencillez en el mensaje y, entre otras cosas, permiten observar "el carácter de rareza de algunas plantas". No obstante, también las hay tan comunes como los pinos carrascos. Y es que el catálogo incluye todas las especies silvestres descubiertas hasta ahora, e incluso otras que inicialmente eran ornamentales pero que, según Crespo, "se han naturalizado" y crecen ahora también de manera silvestre.

Este trabajo, además, supone un paso adelante en la ejecución del tratado "Flora Iberica", que pretende recabar información sobre todas las especies vegetales de la península y que está confeccionándose progresivamente desde 1984. Crespo destaca que así "se allana el camino a los que vengan detrás" en el estudio de la botánica. No obstante, destaca que ésta es una ciencia viva, "dinámica", que cambia por el hallazgo de nuevas especies o la inclusión de algunas en tipologías diferentes a las que tradicionalmente se les había dado.
El primer volumen de "Flora Valentina" recoge los helechos ?-pteridófitos-, los árboles o arbustos sin flores -gimnospermas- y el inicio de las plantas con flores, denominadas angiospermas. Éstas irán siendo expuestas a lo largo del resto de tomos de una enciclopedia que hasta ahora no había tenido con exactitud un antecedente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook