04 de septiembre de 2019
04.09.2019

Conoce la historia de la EUIPO en Alicante

Alicante fue la localización elegida por España para ubicar la nueva oficina. La EUIPO y su ciudad de acogida han estado estrechamente vinculadas

04.09.2019 | 04:15
Gestionando solicitudes de marcas en los primeros días de la EUIPO.

La historia de la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO) es la historia del éxito del Mercado Único, en cuyo ámbito se acuerda crear un sistema de protección marcario de carácter unitario con efecto en el conjunto de la Unión Europea.

Al objeto de poner en marcha este nuevo derecho marcario, entonces conocido como «Marca Comunitaria», se acordó igualmente la creación de una agencia descentralizada encargada de administrarlo y gestionarlo. De hecho, en octubre de 1993, en Bruselas, el Consejo de Ministros estipuló que la nueva agencia europea fundada para gestionar la marca europea tendría su sede «en una ciudad que designará el Gobierno español».

Alicante fue la localización elegida por España para ubicar la nueva Oficina y, desde entonces, la EUIPO y su ciudad de acogida han estado estrechamente vinculadas. Cuando la mañana del lunes 4 de septiembre de 1994 los -escasos- primeros funcionarios europeos asignados a la, entonces, OAMI abrieron las puertas del edificio de oficinas ubicado en la Avenida Aguilera de Alicante, empezaba una aventura en la que las expectativas eran altas, aunque no en exceso. Las previsiones calculaban que la nueva euro agencia recibiría alrededor de 15.000 solicitudes de marcas europeas en sus primeros 12 meses de operaciones.

El día 1 de abril de 1996 fue el primer día, bajo el marco legislativo que gobierna las actividades de la EUIPO, en el que la nueva agencia podía recibir solicitudes. La consiguiente ola de demanda tomó por sorpresa a todos.

En poco más de un mes, la recién inaugurada Oficina había recibido más de 20.000 solicitudes de marcas, sobrepasando incluso los vaticinios más optimistas, y marcando el comienzo de una tendencia ascendente de solicitudes que alcanzó la cifra de dos millones de solicitudes de marcas durante el pasado mes de junio de 2019.

La marca de la Unión Europea había despegado con fuerza, y Alicante había empezado a convertirse en la capital europea de la propiedad intelectual e industrial.
 

Gestionando solicitudes de marcas en los primeros días de la EUIPO

Nueve años más tarde, en 2003, la EUIPO comenzó a aceptar solicitudes de dibujos y modelos comunitarios, un nuevo derecho de propiedad industrial a nivel europeo para la Oficina y la ciudad. En 2012 el Observatorio Europeo de las Vulneraciones de los Derechos de Propiedad Intelectual se incorporó a la EUIPO, lo cual aumentó las competencias y las tareas de la Oficina, y elevó notablemente su ritmo de crecimiento.
 

El «ecosistema» de la propiedad intelectual e industrial en Alicante

El edificio en Avenida Aguilera, la primera sede de la EUIPO en Alicante.

La continua expansión de la EUIPO se ha visto reflejada en el desarrollo de un ecosistema alicantino propio. Un significativo número de profesionales especializados en propiedad intelectual e industrial, tanto españoles como europeos, se instaló en la ciudad.

El reconocido Magister Lvcentinvs, Máster universitario en propiedad intelectual e industrial impartido por la Universidad de Alicante nació en 1994 como «respuesta académica» a la presencia de la EUIPO en la ciudad; hoy en día, más de 700 alumnos han pasado por sus aulas.

También Alicante es la sede del Tribunal de Marcas de la Unión Europea. Su ubicación en la ciudad se debe a la presencia de la EUIPO, y su competencia se extiende a todo el territorio nacional.

Con la llegada de la Escuela Europea en 2002 una nueva etapa para la educación multilingüe empezó en la ciudad. El calendario de eventos y seminarios ofrecido por la EUIPO también ha contribuido al flujo constante de visitantes en Alicante, muchos de ellos procedentes de fuera España.
 

La propiedad intelectual e industrial y el crecimiento económico

En estos últimos 25 años, la propiedad intelectual e industrial han ido adquiriendo un papel cada vez más relevante para el crecimiento económico y la creación de empleo de la Unión Europea. El 28 % de todos los puestos de trabajo de la UE (60 millones) corresponden directamente a los sectores intensivos en derechos de propiedad intelectual e industrial, y un 42 % de la actividad económica total (PIB) de la UE, un valor de 5,7 billones de euros, puede atribuirse a los sectores intensivos en derechos de propiedad intelectual e industrial, según un estudio publicado por la EUIPO y la Oficina Europea de Patentes.

Cada año la EUIPO celebra numerosos eventos que atraen a profesionales de todo el mundo.

El progreso de la economía europea depende ahora más que nunca de nuevas ideas y conocimientos, apoyados y protegidos por las herramientas de la propiedad intelectual e industrial. En ese sentido, la EUIPO se ha convertido en una agencia europea con un alcance global, llevando a cabo proyectos e iniciativas fuera de la UE para apoyar a miles de empresas europeas que operan en mercados como China, el sudeste de Asia y América Latina.

Igualmente, la estrecha colaboración que mantiene la EUIPO con las distintas oficinas de propiedad intelectual de los Estados miembros ha resultado en la creación de una potente red de cooperación que se extiende a través de la Unión Europea con el objetivo de facilitar el proceso de obtención de derechos de protección intelectual para cualquier tipo de empresa.

La contribución de la ciudad de Alicante ha sido esencial para el desarrollo de la Oficina. La relación entre la EUIPO y Alicante no sólo ha sido estrecha sino también beneficiosa para ambas partes durante este último cuarto de siglo.

Con más de 1.000 funcionarios procedentes de diversos países de Europa y del mundo y su integración en la vida social y cultural de la provincia y la región, la Oficina es hoy en día una agencia dinámica que nació del proyecto europeo pero cuyas raíces están firmemente asentadas en la tierra alicantina. La EUIPO es europea y alicantina a la vez, además de un testimonio claro de los lazos que nos unen a todos dentro de la Unión Europea.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook