06 de julio de 2019
06.07.2019

Caja Rural Central apoya el sector agrícola, los autónomos, las PYMES y la pequeña industria

06.07.2019 | 04:15
Ofrecen oportunidades para llevar a cabo proyectos relacionados con la cultura, deporte y la educación

En Caja Rural Central creen en las personas y promueven el espíritu emprendedor e iniciativas individuales como fórmulas para conseguir un mayor crecimiento económico y desarrollo de la comunidad, impulsar la innovación y productividad y favorecer la creación de puestos de trabajo.

Las entidades que forman el Grupo Caja Rural son parte de uno de los principales grupos bancarios operantes en España. En concreto, Caja Rural Central cuenta con más de 75 oficinas distribuidas por Alicante y Murcia, y hoy por hoy, suman casi 300 empleados y 200.000 clientes.

Con 100 años de historia, en CRC, son fieles a sus valores fundacionales y mantienen el compromiso de maximizar el valor para socios y clientes.

Vivimos en un país que ha experimentado grandes cambios durante las últimas décadas. Las necesidades de los ciudadanos han ido transformándose y el sistema financiero no podía quedarse atrás. En CRC, sociedad cooperativa de crédito, han sabido adaptarse al entorno con un modelo de banca cercana y sencilla, sin olvidar la vinculación con el territorio y los avances en el sector tecnológico. En definitiva, pensar globalmente, actuar localmente.

Básicamente se trata de guardar el dinero de los ahorradores y conceder créditos a familias y empresas, teniendo siempre presente el vínculo con lo local. Esta forma de actuar supone un apoyo clave para el sector agrícola, los autónomos, las PYMES y la pequeña industria.

Y, ¿cuál es la clave para hacer esto? Sencillo. Apostar por las metas de la gente para que puedan alcanzarlas.

Creen en un futuro mejor para todos y en la capacidad de ofrecer oportunidades para llevar a cabo proyectos relacionados con el desarrollo de la cultura, el fomento del deporte y mejora de la educación. Impulsan la transformación social, contribuyendo a mejorar la calidad de vida de los más desfavorecidos, promoviendo así la convivencia ciudadana y la cohesión social.


Son un referente de compromiso social

 

Trabajan insistentemente para construir un modelo de desarrollo sostenible y respetuoso con las necesidades sociales, culturales y medioambientales. Son un referente de compromiso social y quieren apostar por seguir en esa línea. Considerados como una entidad consolidada y solvente, se implican de manera directa en el desarrollo socio-económico de la gente de esta tierra, de los vecinos, con los que convivimos, tratándoles por su nombre y comprendiendo mejor que nadie sus necesidades y las de sus proyectos.

El carácter cooperativo les define como una entidad con una visión de permanencia en el tiempo, que prioriza la estabilidad sobre la obtención de resultados a corto plazo. Responden así a una política de responsabilidad social corporativa, garantizando la prestación de servicios financieros en municipios que hasta el momento no contaban con los mismos para favorecer la inclusión financiera.

Hay algo muy importante que destacar y que les diferencia del resto de entidades de crédito, y es que sus socios son su razón de ser y de operar. Estos socios son personas como tú que deciden aportar capital y toman decisiones a través del Consejo Rector y la Asamblea General. En las cooperativas de crédito son los socios cooperativistas los responsables de tomar las decisiones directivas sobre la entidad.


Cuentan con una garantía europea que ofrece la máxima tranquilidad

 

Para entender lo que significan en el mapa financiero español hay que imaginar 4.600 oficinas, donde cada día 19.000 personas trabajan por hacer la vida más fácil. La banca cooperativa tiene en España algo más de 2.700.000 socios, como si sumáramos la población de Barcelona, Sevilla y Valencia. Y algo significativo: 700.000 más desde el inicio de la crisis.

Además, al formar parte del grupo de Cajas Rurales, cuentan con una garantía europea que ofrece la máxima tranquilidad ya que regula y supervisa cada paso que dan junto a sus clientes. En países como Francia, Alemania o Estados Unidos, la banca cooperativa supone un 25% del mercado. En definitiva, las cooperativas de crédito cubren necesidades de las personas, creando redes locales, sin olvidar que viven en un mundo global. O lo que es lo mismo, piensan globalmente y actúan localmente.

 

Ver las demás cooperativas...

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook