14 de marzo de 2019
14.03.2019

¿Por qué Villena es la cuna del calzado infantil?

La industria local se ha especializado en calzar a los pequeños de la casa con mimo y cuidado de sus pies. Las empresas se han volcado con las últimas tendencias en moda para dar un plus a un producto de calidad

14.03.2019 | 04:15
En Villena se erigió una industria que se ha especializado en calzar a los peques de la casa

Villena es la cuna del calzado infantil. En la capital deL Alto Vinalopó se erigió una industria pujante que se ha especializado en calzar a los «peques» de la casa.

Villena es un referente de esta industria tanto a nivel nacional como internacional. La localidad alicantina cuenta con más de una treintena de marcas de calzado infantil, una de las principales especialidades de la industria zapatera local.

Las exportaciones de calzado infantil en piel aumentaron en el primer semestre de 2018, 5,3% en pares y 8,3% en valor. Allí en el mercado europeo y americano tienen puestas las miras las empresas del calzado local, aunque siempre les gustó jugar en casa.

El mercado español siempre ha sido su gran baza pero la reducción de tiendas tradicionales en las que vender y la baja natalidad han provocado que las firmas de Villena busquen nuevos canales de comercialización.

Algunos han apostado por la venta online para favorecer nuevos nichos de mercado. Y todos ellos recurren a la marca Calzado de Villena, conocedores de que es una seña de identidad que dota a un par de zapatos de calidad.

La tradición zapatera de Villena supone un plus de calidad. Hormas que calzan bien, pieles para cuidar los pies de los más pequeños, trabajos manufactureros de precisión en las puntas más finas y diseños exquisitos son la marca de la casa de las fábricas afincadas en Villena.

Uno de los centros zapateros, con más solera

La producción del calzado en Villena se remonta a principios del siglo XX. Comenzó con empresas fundamentalmente artesanas y de forma manufacturera.

Durante décadas esta industria ha sido la hegemónica y la que ha dado de comer a muchas de las familias villenenses.

Y aunque la maquinaria que poco a poco se ha integrado en los procesos fabriles ha modernizado, la fabricación sigue manteniendo desarrollos que se acercan más a la artesania que a la industria.

En ellos se guarda el mimo y el conocimiento que se ha traspasado de una a otra generación de zapateros y que hace de cada par de zapatos una obra de arte con la que cuidar de los pies en crecimiento de los niños y las niñas.

Introducción de nuevas tendencias

A todo ello se suma la innovación y la introducción en el sector de la moda para potenciar su presencia en los escaparates de las tiendas de media España.

Textil y calzado, en el universo moda, están cada vez más enlazados y por eso, los fabricantes de Villena -manteniendo las colecciones más clásicas para las Primeras Comuniones y ceremonias o los incombustibles colegiales- se atreven a introducir las nuevas tendencias en los zapatos.

Esta temporada Primavera-Verano 2019, las firmas locales han optado por colores metalizados, con rosas que dicen aquí estoy yo, y azules para niñas atrevidas. El print se mantiene como reminiscencia de años anteriores.

En cuanto a sandalias, las aplicaciones florales y elementos étnicos como mostacillas, cintas tejidas y pompones será lo más 'in'. Moda y más moda sin olvidar que los zapatos son fabricados conservando la anatomía que unos pies en crecimiento precisan.

Cada par de zapatos una obra de arte con la que cuidar de los pies de niños y niñas.

El calzado infantil en piel, una de sus claves

El zapato infantil de Villena no renuncia a uno de sus baluartes, frente a las zapatillas deportivas y otros materiales, la piel mantiene su hegemonía en Villena.

Los fabricantes reconocen que este material natural es el que más transpira así como el más saludable para unos pies, que precisan una atención muy especial porque mantienen la estructura de personitas que están en pleno crecimiento.

No sólo lo piensan los de Villena, también los clientes valoran cada vez más este material. De hecho, el calzado de piel sigue siendo el buque insignia que más dinero reporta en exportaciones, con mas de 1.189 millones de euros, a pesar de exportar 'sólo' 35 millones de pares, frente a los casi 87 exportados por calzado de otros materiales.

Otros pilares de la economía villenense

La industria del calzado de Villena no se limita al zapato destinado al público infantil. En ella encontramos también fabricantes de calzado ortopédico (diabético-anatómico), calzado terapéutico para pies delicados (pie diabético y reumático), fábricas de calzado a medida, así como la empresa pionera en diseñar el llamado 'calzado pie de gato', utilizado por los escaladores más exigentes y premiado a nivel mundial.

La economía villenense ha estado tradicionalmente sustentada en la agricultura. Entre los principales productos agrícolas podemos destacar: el viñedo, el olivo, el cereal, el almendro, las hortalizas, el manzano y el peral; cultivos muy favorecidos por la importante riqueza de aguas subterráneas existente, a pesar de la sobreexplotación de acuíferos que padece.

La industria agroalimentaria aglutina un conjunto de actividades transformadoras de los productos agrícolas para la comercialización. Por otra parte y a la par del sector calzado surgen un conjunto de industrias auxiliares (fabricación de pavimentos y revestimientos, bloques, ladrillos, electricidad, etc.), que se vieron impulsadas, debido al fuerte proceso constructor en la costa mediterránea por la incidencia del turismo.

La artesania festera es otro de los grandes puntales de la economía de local. Alrededor de los Moros y Cristianos crecieron talleres de zapatos, metales, confección y alquiler de trajes que en las últimas décadas se han convertido en grandes empresas que llevan el buen hacer de la localidad por todas las poblaciones del ámbito festero.

Destacan también las industrias del mueble, el textil, las industrias cárnicas, las artes gráficas y la artesanía.

Villena se ha convertido en una ciudad de servicios comarcales en torno al comercio de confección, calzado, electrodomésticos y otras actividades desempeñadas por otros profesionales, como asesores,agentes inmobiliarios, servicios administrativos, etc.

El mayor número de establecimientos comerciales de la ciudad corresponde a la rama de alimentación, seguido en importancia por los dedicados a la confección, el calzado, la ferretería y los electrodomésticos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook