06 de junio de 2018
06.06.2018

El molusco más raro, pero a la vez el más interesante del planeta: la sepia

La forma de sus ojos y el número de los tentáculos son los dos elementos que más asombran de este molusco marino nocturno

08.06.2018 | 09:52

Si observamos bien y detenidamente a la sepia, nos daremos cuenta de la peculiaridad de sus tentáculos, algo que convierte a este molusco en uno de los más asombrosos de contemplar. Ocho son los brazos que salen de su boca, dos de mayor longitud, uno en cada extremo para capturar a su presa, quedando los otros ocho en medio.

Sus tentáculos, junto a sus ojos, con los que ven en blanco y negro y que distinguimos por su llamativa forma en "W", conforman dos hermosas peculiariades propias de este molusco.

Sus ojos tienen forma de

La sepia es un molusco marino nocturno que se mantiene siempre alerta ante cualquier peligro, defendiéndose con ayuda de sus dos tentáculos más largos. Su esperanza de vida es entre 2 ó 3 años, donde le amenaza la destrucción o contaminación de su ambiente y la caza por parte de otro depredador. Sin embargo, la sepia es difícil de cazar, y con la ayuda de sus tentáculos largos inmoviliza a su presa para posteriormente devorarla.

A pesar de lo frágil que puede resultar el cuerpo de la sepia, cabe destacar que por dentro tiene un caparazón que le brinda resistencia ante posibles traumas. Tienen un caparazón interno y dorsal aplanada, denominada jibión, para la flotación y la estabilización.

Sus tentáculos largos inmovilizan a su presa para devorarla

Durante el día es común que se esconda en el suelo de arena, pero por la noche sale para alimentarse de una variedad de mariscos como crustáceos (cangrejos y camarones), pequeños moluscos, peces y otros de su misma especie. Las presas de mayor tamaño se paralizan con un veneno inyectado después de la picadura con su pico tipo mandíbulas y los digieren extra-intestinalmente (en frente de la boca) con las enzimas para chuparlo.

Cómo se reproducen ls sepias

Se reproducen solo una vez en la vida y después mueren.

La librera sobre el manto del macho recuerda a una alfombra de piel de cebra. Las hembras son más pequeñas, más anodinas, y el macho las custodia hasta que se aparean.

El manto del macho recuerda a una alfombra de piel de cebra

Las puestas son como racimos de uvas que la hembra ennegrece con tinta para que no se vea dentro la diminuta sepia, perfecta y pequeña, como la pepita de una uva negra.

El macho custodia a las hembras hasta que se aparean

Para reproducirse usan la copulación de macho a hembra. El macho tiende a tomar una coloración parda al estar en época de reproducción. La hembra pone unos 400 huevos que deposita en el agua para el nacimiento de crías sepias.

En el vídeo, ofrecido por la Fundación Aquae y realizado por la bióloga Mónica Fernández Aceytuno, podemos conocer algunos detalles más de la sepia y verla en detalle mientras realiza sus labores diarias.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook