23 de abril de 2019
23.04.2019
Análisis

Lo que nos contaron los candidatos con sus gestos

Análisis del comportamiento no verbal de los líderes del PSOE, PP, Unidas Podemos y Ciudadanos

23.04.2019 | 13:52
Lo que nos contaron los candidatos con sus gestos

Este lunes se ha producido en primer gran debate a cuatro en RTVE. Será muy interesante poder comparar las intervenciones de los principales candidatos a la Presidencia con el debate que se producirá hoy, martes. Así que voy a reflejar algunos elementos dentro del comportamiento no verbal de los candidatos que han destacado, para que los lectores puedan compararlos con lo que hagan durante el segundo debate.

PABLO CASADO

- Qué ha hecho bien:

— El dirigente del PP tiene mucha facilidad para sonreír, y eso le añade atractivo. En general, tiene una buena comunicación y una buena oratoria.

- Qué debe mejorar:

Pablo Casado ha cometido algunos errores graves durante este debate. En concreto:
— Cuando Pedro Sánchez le ha recordado los 127 pactos del PP con Bildu (min. 1'02'00), Pablo Casado ha respondido con unas piernas moviéndose, una sonrisa nerviosa, un movimiento vertical de hombros y un "no sé". Es decir, que, en este caso, Pedro Sánchez ha dado en un punto flaco del dirigente popular.
— Pablo Casado aún arrastra la lacra de la corrupción en su partido. Y, en lugar de aprovechar el debate para desvincularse completamente de ella, la menciona de la siguiente manera (min. 1'13'19): "yo presido el Partido Popular precisamente para pasar página de las cosas que se han podido hacer mal en el pasado". Esta frase encierra dos indicadores verbales de ausencia de asunción de responsabilidad. Por un lado, utiliza un minimizador del lenguaje ("las cosas" en lugar de "la corrupción"). Como la palabra "corrupción" es demasiado dura, utiliza un eufemismo, una palabra neutra como es "cosas". Por otro lado, introduce incertidumbre en el discurso al utilizar la forma verbal "que se han podido hacer mal", en lugar de hablar con más rotundidad y decir "que se han hecho mal". Pablo Casado ha perdido una oportunidad de oro para marcar claramente un antes y un después de la corrupción.
— Los lectores que vieron el debate, seguramente habrán notado que Pablo Casado hacía unos gestos adaptadores con los dedos para apaciguar su nerviosismo. Acariciaba un dedo con otro de la misma mano o bien de la mano contraria. Estos gestos, los hizo durante todo el debate. Era su forma de sacar los nervios.

PEDRO SÁNCHEZ:

- Qué ha hecho bien:

— Pedro Sánchez utilizó en varias ocasiones durante el debate movimientos ilustradores deícticos (dedo acusador), así como gestos rectilíneos (gestos que dibujan líneas rectas y no curvas). Ésta es una forma de comunicar más agresiva. Si bien, es bueno comunicar sin agresividad, también es cierto que en determinadas ocasiones en las que hay una congruencia con le mensaje verbal que se está tratando, estos gestos más duros pueden ayudar a trasmitir mejor el mensaje.

— El líder los socialistas suele adoptar posturas expansivas. En numerosas ocasiones, he comentado la forma de sentarse que tiene a veces, excesivamente abierta. En el debate, utilizó en alguna ocasión esa gestualidad expansiva, que le ayudó a comunicar dominancia.

Qué debe mejorar:

— Pedro Sánchez cometió un fallo no verbal muy grave: en el momento en que debía transmitir mucha confianza, para generar confiabilidad en el electorado, su comunicación no verbal le delató. Fue en el min. 1'09'44. Mientras decía "la única formación política que puede frenar a la suma de las tres derechas, a las dos derechas que están aquí, a la ausente, es el PSOE". En ese momento, en que el discurso verbal es contundente, Sánchez hace una elevación vertical de hombros junto a elevaciones de las cejas, que transmiten justamente lo contrario, inseguridad.

— Otro error en la comunicación no verbal de Sánchez, que será mucho más difícil que corrija, porque lo tiene incorporado en su gestualidad facial habitual, es un movimiento simultáneo de elevación de la barbilla y descenso de las comisuras. Este movimiento se encuadra dentro de la emoción de ira, y lo hace tan seguido que le resta mucho atractivo.

PABLO IGLESIAS:

- Qué ha hecho bien:

— Pablo Iglesias tiene, con diferencia, la mejor voz de los cuatro candidatos: tono grave, ritmo pausado y volumen moderado. Y utilizó ese recurso para reforzar su mensaje verbal de petición de debate sosegado.
— Aprovechó con mucho acierto un recurso muy habitual en oratoria, que es el uso de objetos. Tuvo durante todo el debate un libro de la Constitución Española. El uso de objetos en el discurso permite al orador que su mensaje no sólo se oiga, sino que también se visualice. De esta forma, el espectador integra mejor lo que está escuchando verbalmente.

— La apariencia: seguro que muchos espectadores ven la apariencia de Pablo Iglesias como algo que mejorar y no como un punto fuerte. Sin embargo, si bien, podría haber utilizado una apariencia un poco más formal, dentro de su línea, la vestimenta le permitió destacar y desmarcarse de los otros tres candidatos. La camisa remangada nos está diciendo: "estoy listo para empezar a trabajar", añade proactividad a su imagen y permite que la gesticulación sobre un fondo oscuro se perciba de forma más nítida, cosa que no ocurre con los trajes de chaqueta oscuros de sus adversarios.

- Qué debe mejorar:

— Se ha comentado mucho la mano izquierda en el bolsillo que mantuvo durante buena parte del debate el candidato de Unidas Podemos. No se puede debatir con las manos en los bolsillos: porque no se puede gesticular correctamente y porque señala una falta de proactividad, de energía que no le beneficia. Es decir, si las mangas subidas de Pablo Iglesias denotan proactividad, la mano en el bolsillo la contradice. Entonces, ¿con qué nos quedamos? Sin duda, con el significado de la mano en el bolsillo, ya remangarse la camisa es un acto deliberado y consciente y meter la mano en el bolsillo en situaciones de tensión no lo es tanto, por lo que tiene más valor.

— Si la mano izquierda quedaba oculta en el bolsillo, la mano derecha, como es habitual en él, estaba ocupada con un bolígrafo. No por ser habitual en Pablo Iglesias, deja de ser una mala costumbre. A estas alturas, después de tantos debates, tertulias, entrevistas... debería ser capaz de hablar sin utilizar este gesto manipulador de objeto, que le ayuda a tranquilizar los nervios.

ALBERT RIVERA:

- Qué ha hecho bien:

— Ha utilizado el mismo recurso de oratoria que Pablo Iglesias, el del objeto, pero en mayor abundancia (quizá excesiva), lo que ha añadido contenido visual al lenguaje hablado, reforzándolo de esta manera.

— Ha evitado realizar gestos adaptadores, muy habituales en él. Este tipo de gestos aparecen en situaciones de incomodidad para ayudarnos a tranquilizarnos. Habitualmente, el líder de Ciudadanos hace una gran cantidad de estos gestos. Sin embargo, en este debate, hemos podido ver cómo habían desaparecido casi por completo, lo que ayuda a percibirlo más confiado, más seguro.

- Qué debe mejorar:

— La intensidad de activación emocional que experimentaba Albert Rivera en el debate, al no exteriorizarse a través de gestos adaptadores, lo hizo en forma de rubor, de congestión facial, que se percibía, a pesar del maquillaje. Es necesario que, aunque hable con energía, que está muy bien, adopte un estado emocional más calmado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook