05 de marzo de 2020
05.03.2020

Elda sustituye sus 15 calles franquistas por el nombre de mujeres relevantes de la ciudad

El Ayuntamiento cumple el informe que la comisión de la Memoria Histórica realizó hace tres años y elimina todos los vestigios de la Guerra Civil y la dictadura

04.03.2020 | 22:04

De las más de 500 calles que tiene el municipio, 214 tienen identidad masculina y solo 10 femenina.

El Ayuntamiento de Elda aprobará en el pleno extraordinario de mañana el cambio de 15 nombres del callejero para cumplir un doble objetivo. De un lado suprimir la nomenclatura que atenta contra la Ley de Memoria Histórica y, de otro, reconocer el papel que las mujeres de la ciudad han tenido a lo largo de la historia en ámbitos tan diversos como la educación, sanidad, empresa, política, literatura, fiestas, poesía, movimiento vecinal y compromiso social.

Al anunciar la medida el alcalde Rubén Alfaro ha destacado que «después de un periodo de reflexión, y tras el excelente trabajo realizado por las concejalías de Igualdad y de Memoria Histórica que dirigen Alba García y Amado Navalón, vamos a incorporar el nombre de quince mujeres relevantes en el callejero de nuestra ciudad». Actualmente, de las más de 500 calles que tiene el municipio, 214 corresponden a hombres y sólo diez a mujeres. Y, de ellas, salvo dos, ninguna ha tenido vínculos con la localidad. Son concretamente las que recuerdan a la soprano Milagros Gorgé y a la milagrosa Hermana Árcangela.

La lista de distinguidas está formada por Natalia Tendero, primera concejala en el último periodo democrático; Magdalena Maestre, primera presidenta de una comparsa de Moros y Cristianos; Lolita Miralles, primera mujer que formó parte de la Asociación de Empresarios del Calzado en Elda; María Perni, comadrona entre los años 1909 y 1954; Manolita Candel, enfermera; Élia Barceló, escritora contemporánea; Otilia Cutillas, empresaria del calzado; Milagros Maestre, aparadora y presidenta de las Aulas de la Tercera Edad; Antonia Maymó, maestra de la Escuela Moderna entre 1918 y 1931; Josefina Ferrándiz, maestra de 1932 a 1934; Aurita González, militante del movimiento vecinal y Maruja Ycardo, enfermera y poetisa. También darán su nombre a calles tres mujeres que, siguiendo la recomendación de varios expertos, tuvieron un protagonismo histórico como Sibila de Fortiá y Violante de Bar, reinas de Aragón y Señoras de Elda, y la condesa Beatriz de Corella. Todas ellas llevaron a cabo obras, en el castillo y alrededores, para que la ciudad creciera en esplendor en la época medieval.

Por contra, las calles que se suprimirán, siguiendo el informe que los miembros de la comisión para la Recuperación de la Memoria Histórica de Elda presentaron hace tres años, son las siguientes: Alcázar de Toledo, Andrés Amado, Eugenio Montes, Federico García Sanchiz, Pedro González Bueno, Ricardo León, Tropas Gallegas, Vázquez de Mella, Belchite, Brunete, Plaza del Santuario, Alto de los Leones, Luis Batllés, Alféreces Provisionales y José María Pemán. En un plazo máximo de seis meses sus placas serán sustituidas y el Ayuntamiento lo comunicará a los organismos oficiales para que se tenga en cuenta a todos los efectos.

«Con esta medida se hace justicia a las mujeres de Elda» ha destacado Alfaro aludiendo a una decisión pactada con los grupos de la oposición sin que hayan surgido voces contrarias. También ha mostrando su satisfacción porque «el callejero va a ser más femenino y va a recordar a hijas de Elda, también a nuestras madres, porque sin las mujeres no estaríamos aquí». El pleno extraordinario será mañana a las 9.30 horas.

Argumentario de IU

El concejal de IU, Javier Rivera, expuso el siguiente argumentario de IU en el pleno:

"Han pasado cuatro años de la recomendación emitida en el informe de la Comisión de Expertos de Memoria Democrática del Ayto. de Elda para la sustitución de calles franquistas. Ya era hora, después de 45 años se va a borrar de las calles de Elda el testimonio del período más cruento y vil de la historia de España reciente.

No obstante, como en el propio informe se indica, aún quedan otros elementos sobre los que actuar como la Cruz de los Caídos. En este sentido, apremiamos al concejal del área a desarrollar las medidas oportunas, y a los demás concejales y concejalas del consistorio a exigirlas en cunplimiento de la ley.

Por otro lado, queríamos agradecer públicamente todas las felicitaciones que hemos recibido de eldenses que no entendían como en pleno siglo XXI seguíamos manteniando la visibilidad pública del régimen franquista.

Mirad, se podrá opinar como se quiera, pero ningún demócrata que se precie negará la necesidad de eliminar cualquier elemento de ensalzamiento público a un régimen fascista. Simple y llanamente, porque mantenerlo supone mermar nuestra querida, y a la vez imperfecta, democracia.
Señoras y señores, llevamos más 40 años posponiendo esta decisión, por otras cuestiones más urgentes, pero creemos que es el momento, pues recordemos que la inciativa parte de la unanimidad de la anterior corporación y que también servirá para feminizar nuestro callejero.

En definitiva, desde nuestro grupo sentimos orgullo de haber presentado esta propuesta, de que contase con el apoyo unánime del consistorio y de que se vaya a cambiar para visiblizar el nombre de mujeres que tuvieron, o tienen, una trascendencia para nuestra ciudad.

La importancia de los espacios públicos para la socialización y la difusión de valores es fundamental si queremos generar una imagen de ciudad y plasmar la pluralidad de nuestra sociedad a través del callejero. Y a su vez estos mismos espacios son testigos patrimoniales de lo que fue Elda, y no podemos dejar pasar la oportunidad para rescatar esa otra memoria histórica.

En nuestra opinión, no hay democracia sin igualdad, ni hay memoria sin patrimonio. Por eso, además de votar a favor del cambio de calles con los nombres de mujeres propuesto, planteamos que se coloquen en las calles señaladas placas explicativas con las denominaciones anteriores al Franquismo, como existe en otros lugares de la ciudad, y de esta forma guardar una línea común en todo el municipio.


La ciudad inaugura la primera oficina de las víctimas de la Guerra Civil en la provincia


El alcalde, Rubén Alfaro, considera esta medida «una acción humana y un paso necesario para cerrar heridas»

El alcalde de Elda y presidente de la Federación Valenciana de Municipios y Provincias, Rubén Alfaro, acompañado por la consellera de Participación, Transparencia, Cooperación y Calidad Democrática, Rosa Pérez Garijo, inauguró ayer por la tarde la Oficina de Atención a las Víctimas de la Guerra Civil y la Dictadura en el Museo Arqueológico de Elda. Es la primera en la provincia de Alicante y la tercera en la Comunidad Valenciana, tras la ya existentes en Onda, Altura y Chelva.

El acto, al que también acudió el exconcejal de IU y director general de Calidad Democrática, Iñaki Pérez, varios ediles y miembros y técnicos de la FVMP, suscitó el interés de muchos eldenses.

En palabras de Alfaro, esta oficina «constituye un espacio de recuperación de la memoria democrática valenciana a través de una acción tan humana y fundamental como la atención personalizada de las víctimas y sus familiares. Y al mismo tiempo les otorga a las víctimas el poder de conocer y saber qué pasó. Lo que es, sin lugar a dudas, el primer paso necesario para cerrar heridas». Palabras a la que la consellera añadió que «es fundamental que desde las administraciones locales nos juntemos para hacer estas políticas de memoria histórica; aún existe mucho desconocimiento sobre los desaparecidos. De hecho, muchos jóvenes siguen sin saber que somos uno de los países con más desaparecidos de la historia reciente». La oficina de Elda elaborará un censo de víctimas de la Guerra Civil y facilitará información a asociaciones, administraciones públicas, organismos o particulares.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook