26 de febrero de 2020
26.02.2020
Información

400 tractores y 2.000 agricultores cortan la autovía para exigir precios justos

Los cultivadores bloquearon el tráfico de la A-31, a la altura de Novelda, reclamando medidas contra el abuso de las grandes distribuidoras

26.02.2020 | 10:54
400 tractores y 2.000 agricultores cortan la autovía para exigir precios justos
400 tractores y 2.000 agricultores cortan la autovía para exigir precios justos

El sector agrícola de la provincia se muestra unido tras la caída de la renta agraria en un 9% en el último año.

Los productores de uva de mesa embolsada del Vinalopó y agricultores de la Vega Baja cortaron ayer la autovía A-31, a la altura de Novelda, con sus tractores, banderolas, carteles y pancartas para exigir al Gobierno central medidas de choque contra los bajos precios, el abuso de las grandes distribuidoras, la carga fiscal, las barreras comerciales, la falta de agua y los elevados costes de producción que soportan desde hace años. Una situación límite que ha llevado al campo alicantino a «dar un histórico golpe en la mesa» propiciando la unión del sector agroalimentario de la provincia. De hecho, comparten el mismo problema. La venta a pérdidas se ha convertido en el principal factor del descalabro del sector primario. Esta campaña prácticamente todos los cultivos se han vendido por debajo de los costes mientras los precios en el campo son los mismos que hace veinte años. «Estamos ante la tormenta perfecta, en la que venimos arrastrando situaciones complicadas. Pero la puntilla fue a finales del 2019 cuando la renta agraria cayó casi un 9%, y con esta situación de desplome en cascada de precios el Gobierno aprobó un Salario Mínimo Interprofesional (SMI) que se incrementa un 34%, cuando los precios han bajado un 10%», destacó el noveldense Jesús Ayala en la lectura del manifiesto suscrito por Asaja, La Unió, Coag, Consejo Regulador de la DO, Fexphal, CSR, Cooperativas de Novelda y Monforte del Cid y los siete ayuntamientos del Valle de las Uvas.

Tras las intervenciones de los representantes de las organizaciones y entidades convocantes, con duras críticas a la clase política, llegó el momento de «hacerse notar» desde la rotonda de Monforte.

Dos mil personas y 400 tractores irrumpieron en la autovía A-31 en sentido Alicante-Madrid bajo el lema: «Precios y seguros justos para la uva de mesa del Vinalopó. ¡Sin agricultura nuestros pueblos se hunden!». Durante algo más de dos horas -entre las 13.10 y las 15.15 horas- los participantes recorrieron los 1.800 metros de trazado que separan los términos municipales de Monforte del Cid y Novelda. A los agricultores de Aspe, La Romana, Hondón de los Frailes, Hondón de las Nieves, Agost, Monforte y Novelda, se sumaron varios cientos procedentes de otras comarcas de la provincia. De los cítricos de la Vega Baja, de las hortalizas y las granadas del Camp d'Elx, agricultores y ganaderos de Villena y de las dos Marinas junto a olivareros de l'Alcoià y El Comtat. Pero el SOS que ha lanzado la uva de mesa también ha conseguido juntar a los representantes municipales de todas las ideologías -PSOE, PP, EU, Cs y VOX- tras la misma pancarta en la cabecera de la marcha reivindicativa. A la protesta se sumaron los alcaldes socialistas de Novelda y La Romana -Fran Martínez y Nelson Romero-; los alcaldes de EU de Monforte y Aspe -María Dolores Berenguer y Antonio Puerto- y los alcaldes del PP de Agost, Salinas y Hondón de los Frailes -Juan José Castelló, Isidro Monzó y Carmen Sellés- junto a concejales populares de localidades vecinas como Elda y Petrer. Aunque el presidente de la Diputación no estuvo presente, también quiso mostrar desde Villena su «solidaridad y apoyo absoluto» a las reivindicaciones planteadas. «La Diputación está al cien por cien con ellos porque los costes son inasumibles y así no podemos seguir», señaló Carlos Mazón.

De forma totalmente ordenada y pacífica -no se registró ningún incidente- los manifestantes cubrieron el caluroso trayecto ante un amplio despliegue de la Guardia Civil. Un centenar de agentes de diferentes unidades -USECIC, Tráfico, Seguridad Ciudadana y Seprona de la Comandancia de Alicante junto a 40 antidisturbios del GRS 3 procedentes de València- mantuvieron un discreto dispositivo que se vio reforzado con un helicóptero de la DGT. Todos los vehículos que circulaban por la autovía en dirección Madrid fueron desviados por la carretera de Orito hacia Agost para regresar a la A-31 por comarcales.

La llegada de los tractores a la entrada de Novelda fue aplaudida por los manifestantes mientras los recibían con un pasillo mostrando los lemas de sus carteles: «Nosotros damos comida, los políticos nos matan de hambre»; «¡Precios mínimos en el campo ya!»; «No a la entrada de productos de terceros países en plena campaña»; «Sin agricultura no hay futuro en los pueblos»; «No al dumping y a la competencia desleal»; «El seguro no puede ser un artículo de lujo»; «El campo se arruina, exigimos soluciones»; «Mientras los políticos divagan, los agricultores se mueren»; «Menos demagogia política y más precios dignos»; «SMI los agricultores también tenemos derecho a unos precios mínimos» y «Se busca ministra para defender la agricultura».

Es la primera gran reivindicación de la uva de mesa y del campo alicantino pero no será la última si el Gobierno sigue dando la espalda a un sector estratégico. Así lo advirtieron ayer los agricultores al finalizar una tractorada que se clausuró con una cepa dentro de un ataúd y su corona de flores.

El Gobierno prohíbe por decreto que se venda el producto por debajo del coste


El Consejo de Ministros aprueba la modificación de la Ley de la Cadena Alimentaria para calmar al campo

Un primer paso. El Consejo de Ministros aprobó ayer un Real Decretro por el que modifica la Ley de Cadena Alimentaria incorporando la prohibición de que los agricultores vendan sus productos por debajo de su precio de producción y las promociones engañosas. De esta manera el Gobierno trata de suavizar el malestar en el sector agrario, al borde la ruina por los bajos precios, seguros y, en el caso de la provincia de agua, falta de agua de calidad y las tarifas desorbitadas del caudal desalado.

«Se prohíbe la destrucción de valor en cada elemento de la cadena. Ni la industria ni la distribución podrán vender por debajo del precio que haya costado producirlo, con la excepción de productos perecederos para evitar el despilfarro alimentario», afirmó Planas, quien insistió en que no se producirá un incremento de precios al consumidor.

«El Gobierno cree que eso es posible. Si cada uno asume su responsabilidad en el marco de la cadena es perfectamente posible que los precios no se incrementen y que, al mismo tiempo, pueda existir una mejor retribución por su trabajo a agricultores y ganaderos», aseveró el ministro.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Planas subrayó que el Gobierno ha respondido en un «tiempo récord de tres semanas» a las exigencias urgentes de los agricultores y ganaderos, cuyas reivindicaciones «tienen razón de ser y tienen que ser atendidas». El ministro admitió que «agricultores y ganaderos se han movilizado en pro de unas legítimas reivindicaciones de unos precios justos, que han tenido respuesta con una mesa de diálogo agrario, buena parte de estas reivindicaciones tienen razón de ser y tienen que ser atendidas».

Planas insistió en que «entre los factores que han ocasionado el problema de los precios, destaca la volatilidad en la oferta y la demanda, la creciente competencia internacional y la situación climática, a lo que se suma la atomización frente a la industria y distribución a la hora de negociar los precios». Para el ministro «existe un claro desequilibrio en la cadena y el Gobierno quiere un reequilibrio entre los eslabones y una transparencia en la formación de los precios».

Planas reconoció que los costes de producción se han incrementado en los últimos tiempos, lo que se traducía en un «desequilibrio» entre los eslabones de la cadena alimentaria, con particular perjuicio para los agricultores y ganaderos, quienes, en su opinión, se encontraban en una situación «más desfavorable».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook