18 de febrero de 2020
18.02.2020
Información
Elda

Tres barrios llevan sus protestas al pleno del presupuesto de Elda, que prospera sin ningún voto en contra

Las asociaciones vecinales del Casco Histórico, La Purísima y Caliu denuncian abandono

17.02.2020 | 22:17
Vecinos de tres barrios y miembros de la Plataforma Ciudadanos por Elda mostrando sus mensajes durante el pleno de ayer.

Rechazan el proyecto de peatonalización del gobierno socialista y exigen una ordenanza para los cuartelillos festeros.

El presupuesto municipal de Elda de 2020 ha sido aprobado sin ningún voto en contra. Algo que no ocurría desde hacía años. Pero en la sesión los vecinos de los barrios Casco Histórico, La Purísima y Caliu han dejando constancia de sus quejas y reivindicaciones con el apoyo de la Plataforma Ciudadanos por Elda.

Una treintena de personas recibieron a los concejales en el salón del plenos con mensajes rechazando el proyecto de peatonalización de las calles Colón y Nueva, exigiendo que se regule la actividad de los cuartelillos festeros -tras seis años esperando una ordenanza que nunca llega- y denunciando el abandono y la discriminación que aseguran sufrir frente a otras zonas de la ciudad. Aunque la protesta fue silenciosa, el alcalde tuvo que pedirles en dos ocasiones que guardaran silencio mientras intervenían los portavoces de los grupos.

Para Juan Vidal Martínez, secretario de la Plataforma Ciudadanos por Elda, «el disparate que quiere cometer el equipo de gobierno del PSOE con una peatonalización que tiene un coste de 1.700.000 euros es una barbaridad. Ahora solo quedan cinco comercios abiertos en la calle Nueva y tres en la calle Colón. Todo lo demás son cuartelillos y no tiene sentido que los pocos comercios que todavía resisten se queden sin plazas de aparcamiento porque eso empeorará su ya complicada situación. Lo que queremos -indicó al finalizar la sesión- es que ese dinero se utilice para arreglar las calles y que se haga ya una ordenanza de cuartelillos, para que no haya tanta proliferación siempre en las mismas zonas y se repartan o sean enviados a otras partes de la ciudad». Un asunto, que no obstante, admite que es «arduo complicado».

El presidente de la asociación vecinal La Purísima también se opone a la peatonalización de las calles Colón y Nueva porque «ya están muertas pero las van a matar mucho más». José Miguel Tornero recordaba ayer que hace quince años este barrio tenía comercios y cafeterías. Pero ahora todos los locales comerciales que han se quedado libres son cuartelillos y la medida que plantea el Ayuntamiento va a darles, todavía, más privilegios. «Nosotros no estamos en contra de las fiestas de Moros y Cristianos pero hay mucho desbarajustes porque los abren sin control, ponen la música muy alta, sacan los humos por las ventanas, ocupan la vía pública sin permiso y no son cuatro días porque se utilizan de punta a punta de año», censura Tornero insistiendo en que «en La Purísima estamos desamparados y discriminados porque el Ayuntamiento no ha hecho nada por mejorar nuestro barrio desde hace 20 años». También la presidenta de Caliu, Manoli Núñez, se manifestó en el pleno para lanzar un SOS respaldado por cien firmas pasadas por el registro municipal. «Tenemos un deterioro progresivo del barrio y queremos exponerle al alcalde que necesitamos mayor vigilancia policial en las calles porque hay personas mayores que viven solas y las puertas de sus escaleras han sido arrancadas con la intranquilidad que esto supone para ellas. También hay mucha falta de civismo, llevamos desde 2013 pidiendo alumbrado en el jardín del Paseo de las Arenas, tampoco hay ningún parque de juegos infantiles y desde 2016 seguimos esperando que se mejoren los accesos del barrio con una rampa por la escalera ancha de Manuel Morales», reivindicó la representante vecinal de Caliu.

Durante el pleno el portavoz popular Fran Muñoz también recordó que su grupo ya había rechazado tiempo atrás peatonalizar las calles Nueva y Colón. «Los 25.000 euros consignados deberían destinarse a realizar un estudio para revitalizar este espacio urbano», señaló recibiendo la inmediata respuesta del concejal de Hacienda. «Recuperar el casco antiguo nos preocupa a todos pero lo fácil es criticar algo que ni siquiera está en los papeles», contestó José Antonio Amat apostillando que en el presupuesto «apostamos por los ciudadanos y ciudadanas, que son con quienes tenemos un compromiso». A este debate también se sumó el portavoz de Ciudadanos, Paco Sánchez, apuntando que para revitalizar el casco antiguo hay que «darle vida» a través de la restauración del castillo, construyendo un centro cultural sobre el solar que ocupa el deteriorado cuartel de la Guardia Civil y restaurando la Casa de la Juventud.

Precisamente, la intervención más dura del pleno del presupuesto fue la protagonizada por el líder de Cs. «Empezamos a pensar que los anuncios del alcalde y su gobierno son fakes, mera fachada, por eso lo pedimos menos anuncios y más realidades», manifestó Sánchez tras enumerar los proyectos que siguen pendientes como la recuperación de la plaza de toros, la adquisición del auditorio Adoc, el parking para el hospital y el suelo industrial para empresas logísticas. «Ciudadanos nos ha pintando el apocalipsis pero sus dos únicas propuestas se han incluido en el presupuesto. Nuestra premisa -precisa- no es aplicar el rodillo como se hacía en Elda tiempos atrás, sino dialogar y llegar a acuerdos con la oposición como lo demuestra sacar adelante el presupuesto sin ningún voto en contra».

El concejal de IU, Javier Rivera, se enorgulleció de que su coalición haya incluido «doce medidas en un presupuesto de izquierdas con un fuerte carácter social». Solo puso una objeción: «la mala costumbre de aprobar las cuentas con el año ya empezado, una demora que nos ha hecho perder tres meses de capacidad inversora en la ciudad». Por su parte el concejal de Vox, José Francisco Mateos, no se pronunció en ningún sentido. Al final el pleno aprobó el Presupuesto 2020 con el voto favorable del gobierno del PSOE y el edil de IU, y la abstención de PP, Cs y Vox. El mayor grado de consenso de los últimos años.

Un Plan de Humanización en favor de las personas con movilidad reducida


Rubén Alfaro destaca del capítulo de inversiones los fondos para mejorar la sostenibilidad y accesibilidad de la ciudad

El alcalde Rubén Alfaro destacó, al finalizar la sesión, que se trata de unos presupuestos «muy trabajados y consensuados, de carácter social y centrados en las personas». Tras resaltar la «intensa labor» realizada durante meses por el concejal José Antonio Amat, quiso hacer extensivo el agradecimiento a los trabajadores de las áreas de Hacienda e Intervención por su dedicación, a los grupos de la oposición por las propuestas aportadas y el buen tono mantenido durante las negociaciones y a los miembros del equipo de gobierno «porque han expuesto sus necesidades presupuestarias en un marco de solidaridad y de compromiso con la ciudad».

A este respecto el edil de Hacienda puntualizó ayer que «el presupuesto es el documento político más importante de un Ayuntamiento y el que hemos aprobado es abiertamente progresista, pone el foco en las personas e introduce medidas directas, como el aumento en los fondos de Servicios Sociales, el programa de acompanamiento a mayores y las extraescolares gratuitas». Amat ha recordado que «las personas viven en un entorno y por ese motivo buscamos hacer una ciudad más accesible, cómoda y sostenible». Un objetivo del que ha surgido el Plan de Humanización, que busca acabar con las zonas en las que las personas con movilidad reducida no pueden pasar por el peligro que les supone. Para el gobierno socialista es «innegociable» que las infraestructuras de Elda sean adaptadas. Así lo ha indicado Rubén Alfaro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook