03 de febrero de 2020
03.02.2020

Una procesión de verano en las fiestas de Sax

El día de San Blas ha transcurrido con mucho calor, gran participación festera y mucha afluencia de público

03.02.2020 | 16:02

El día 3 en Sax, el día de San Blas, ha transcurrido con mucho calor, gran participación festera y mucha afluencia de público a pesar de ser lunes. La jornada comenzó a las 8.30 horas con la Diana más espectacular de las fiestas de Moros y Cristianos.

Tras el desfile del acto del Predicador se ofició la Misa Mayor en una iglesia abarrotada y con 14 sacerdotes oficiando la eucaristía.

Con la imagen del patrón presidiendo el altar mayor el coro interpretó el Himno a San Blas que fue cantado por todos los asistentes. Al finalizar la misa se repartieron los típicos "panecicos" de San Blas y dio comienzo la soleada y calurosa Procesión de San Blas.

Un acto que se retrasó más de media hora porque los festeros y las capitanías se recrearon para disfrutar del día que siempre reúne a todos los sajeños en torno al patrón de la villa.

Poco antes de las dos y media llegó la imagen a hombros de sus "Amigos" a la Plaza Cervantes y al grito de "¡Viva San Blas!" se soltaron las palomas pintadas con los colores de las ocho comparsas. Y con los acompañamientos de los capitanes hasta sus sedes festeras finalizó la jornada matinal del día de San Blas.

Turcos y Alagoneses acapararon ayer el protagonismo en el espectacular desfile de la tarde. Los primeros festejaron su centenario con la participación de una banda de música del ejército de Turquía, compuesta por medio centenar de soldados vistiendo trajes de época.

Por su parte, los Alagoneses sacaron a la calle estandartes con los colores de la bandera de la comparsa y los años 1970/2020, y al llegar a la plaza Cervantes los Caballeros de Cardona los recibieron con un pasillo de honor.

También contaron en el desfile con una representación de los maños de Alagón, población zaragozana hermanada con Sax por sus vínculos históricos. Y a las nueve y media de una cálida noche acabó la Embajada del bando Moro.

Daba comienzo entonces el jubiloso acompañamiento de los capitanes a la sede de las comparsas, el último acto de una jornada para la historia de las fiestas de San Blas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook