13 de noviembre de 2019
13.11.2019

Sancionado un guardia civil de Novelda por no vigilar a una víctima de violencia de género

El agente reconoció estos hechos, aunque lo justificó como "un descuido", según la sentencia

13.11.2019 | 17:02
Agentes de la Guardia Civil en la detención de un acusado de violencia de género

Un guardia civil del puesto principal de Novelda ha sido sancionado con cinco días de suspensión de funciones por no haber realizado el seguimiento a una víctima de violencia de género en "alto riesgo" cuya protección tenía asignada en abril de 2018.

El Tribunal Militar Central ha desestimado el recurso contencioso disciplinario militar ordinario que puso el agente a la resolución del Director General de la Guardia Civil en marzo de 2019 que le imponía esta misma sanción debido a la "negligencia grave en el cumplimiento de las obligaciones profesionales o de las órdenes recibidas".

Según señala el tribunal en su resolución, a la que ha tenido acceso Europa Press, el agente no realizó en dos ocasiones el seguimiento que precisaba una víctima de violencia de género, cuyo riesgo se había elevado debido a que había interpuesto el 25 de marzo una denuncia contra su agresor por quebrantar una medida cautelar. Esta procedimiento estaba estipulado en el sistema Viogen --Sistema de seguimiento integral en los casos de violencia de género--, que la sargento del área le asignó semanas antes, según se expone en la sentencia.

Así, recoge la resolución, el agente dejó sin realizar una valoración el 4 de abril, que tuvo que hacer otro compañero ese mismo día; y volvió a no llevarla a cabo el 11 de abril. En este caso, el teniente comandante del puesto se percató de que el agente no había realizado el seguimiento dos días después, cuando revisaba el control que se llevaba sobre las víctimas de violencia de género. Según recoge la sentencia, el agente reconoció estos hechos, aunque lo justificó como "un descuido".

INCUMPLIÓ ÓRDENES

Para el tribunal "resulta indubitado" que el agente incumplió las órdenes que tenía asignadas, y considera que "con su conducta poco diligente, pudo poner en grave riesgo a la víctima, cuyo agresor se encontraba en libertad tras haber salido del centro penitenciario".

Por esto, concluye que "en la más favorable de las hipótesis concurre imprudencia grave en la conducta" del agente.

Desde la Comandancia de la Guardia Civil han incidido en que esta situación fue "inmediatamente subsanada", "no impidiendo o interrumpiendo en absoluto la continuación de las medidas de protección de la víctima" y, como resultado de todo ello, se inició un procedimiento disciplinario sancionador al agente, que ha sido ratificado por el Tribunal Militar y sobre el que todavía cabe recurso ante el Tribunal Supremo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído