21 de septiembre de 2019
21.09.2019
Elda

El envejecimiento de la población dispara el número de consultas a la oficina de accesibilidad

El servicio de AMFI atiende cada vez más preguntas de comunidades de propietarios y adaptación de los baños de las viviendas particulares

20.09.2019 | 23:41
Las escaleras son uno de los grandes obstáculos a subsanar.

La Oficina Técnica de Accesibilidad que gestiona la Asociación de Minusválidos Físicos de Elda (AMFI) ha superado en lo que va de año el número de consultas que llegaron a este servicio en todos los meses del pasado 2018. Cerca de una treinta de consultas se han tramitado desde enero de 2019 hasta el momento.

Cada vez son más las personas que acuden a la oficina, que hace cuatro años puso en marcha la asociación, con el objetivo de dar una solución a las cuestiones de accesibilidad. El envejecimiento de la población es una de las causas de este incremento. La trabajadora social de AMFI, Ana Amat, explica que «las consultas de particulares o de comunidades de vecinos no nos llegan porque quieren adaptar el edificio a la normativa actual sino porque alguien sufre de movilidad reducida». Y muchos de ellos son ancianos.

Para una persona de movilidad reducida, vivir en un edificio con algunas escaleras entre la entrada y el ascensor o simplemente que carezca de éste, significa estar encerrado en su hogar. Se le condena al aislamiento en su casa.

Por ello gran parte de las consultas que llegan desde las comunidades de vecinos son para redactar proyectos y eliminar las barreras arquitectónicas, para acceder a la ayudas a la hora de realizar las obras o bien para determinar si todos los vecinos deben asumir el coste de los trabajos.

Al mismo tiempo cada vez acuden más personas preguntando sobre la adecuación de sus viviendas. Amat subraya que «las que más nos llegan son sobre la adaptación de los aseos, en particular sobre las duchas».

A estas se suman las que tienen que ver con la anchura de las puertas de las casas. En los inmuebles, sobre todo en las construcciones más antiguas, las puertas son pequeñas a la hora de que pueda pasar una silla de ruedas.

La trabajadora social de AMFI indica que quienes tengan una duda pueden acudir a la sede de la asociación en su horario de apertura tanto por la mañana como por la tarde. Y ellos se preocupan de trasladárselas al arquitecto que se acerca hasta allí los martes por la tarde.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook