10 de septiembre de 2019
10.09.2019

Con vítores al patrón de Elda

El Cristo del Buen Suceso cierra cuatro días de Fiestas Mayores con una solemne procesión por el centro de la ciudad

10.09.2019 | 00:32
El Cristo del Buen Suceso, arropado por los eldenses, en la procesión con la que anoche finalizaron las Fiestas Mayores.

El barco que simboliza la llegada de la imagen procedente de Cerdeña en 1604 abre la comitiva a la luz de las velas.

Elda llenó anoche las calles del casco antiguo para mostrar el fervor que la ciudad siente por el Santísimo Cristo del Buen Suceso. La luz de las velas, y los 32 farolillos de las andas, iluminaron el paso de la venerada imagen portada a hombros por medio centenar de costaleros. Todos ellos y todas ellas cofrades de los Santos Patronos con guantes blancos y gesto sobrio.

Sólo los vítores al Cristo rompían el silencio en un ambiente recogido de casas engalanadas. Tras el patrón las autoridades civiles y religiosas junto a los responsables de la Cofradía, y cerrando la comitiva los músicos de la Asociación Músico Cultural Eldense Santa Cecilia interpretando la marcha «Cristo del Buen Suceso». Como viene ocurriendo en Elda desde hace 415 años, El Cristo ha vuelto a cerrar las Fiestas Mayores con una procesión de alabanzas, aleluyas, vítores y emociones.

Estampa histórica

El patrón partió del templo de Santa Ana pasadas las ocho y media de la noche para recorrer el itinerario de costumbre. Con un castillo de fuegos artificiales fue recibida su llegada al barrio El Progreso y, pasadas las diez de la noche, el estruendo de la pólvora anunciaba el colofón de cuatro intensos días de tradición, convivencia y diversión. Y no podía faltar en la procesión de anoche la música de la colla de los Santos Patronos y el barco que simboliza la misteriosa llegada a la ciudad, en el año 1604, de las tallas de La Salud y El Cristo. En el San Eduardo arribaron al puerto de Alicante las imágenes de los Santos Patronos procedentes de Cerdeña. Y una simbólica recreación del barco volvió a surcar el lunes las calles de Elda, con el típico grupo de niñas y niños vestidos de marineros, peregrinos y ángeles. Una estampa histórica que despierta la curiosidad de los visitantes.

Miles de eldenses presenciaron en silencio, con respeto y admiración, el solemne paso del patrón. Un sentimiento que ya se había manifestado unas horas antes, en el templo parroquial de Santa Ana, durante la Santa Misa y el posterior canto de la Salve Grande de Hilarión Eslava dirigida por Mari Carmen Segura.

Recuerdos

Muchos recordaron ayer el 16 de junio del año pasado cuando tuvo lugar un hecho histórico sin precedentes: el encuentro de los Cristos del Monte Calvario de Petrer y del Buen Suceso de Elda en la Iglesia de la Santa Cruz. Pero el patrón de los eldenses también tuvo un gran protagonismo, recorriendo las calles sin la compañía de la Virgen de la Salud, en una procesión extraordinaria, celebrada el 15 de junio de 2014, con motivo del tercer centenario de Elda bajo su advocación. «Una multitud de ciudadanos aclamaron al santo patrón a lo largo de todo el recorrido. Todo un acontecimiento que siempre será recordado», destacó en su pregón el periodista Miguel Barcala.

Hoy la ciudad ya no huele a pólvora ni a espliego. Pero esos olores volverán a la ciudad el próximo septiembre, como viene sucediendo 415 años, para honrar a la Virgen y al Cristo de Elda.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook