21 de mayo de 2019
21.05.2019

Ritual de emociones en el fin de fiestas de Petrer

Los Moros y Cristianos se despiden de los cargos festeros de 2019 y dan la bienvenida a los de 2020

20.05.2019 | 22:32
Ritual de emociones en el fin de fiestas de Petrer
Ritual de emociones en el fin de fiestas de Petrer

Petrer ha cerrado las fiestas de Moros y Cristianos con la triste despedida a San Bonifacio y la alegre bienvenida a los nuevos cargos de las diez comparsas. Cinco intensos días que han tenido en vilo a los festeros, antes y durante la celebración, por el problema del desabastecimiento de la pólvora y las predicciones de lluvia para el fin de semana. Finalmente los alardos y guerrillas se han desarrollado con absoluta normalidad y las nubes pasaron de largo permitiendo el normal desarrollo de unas espectaculares Entradas Mora y Cristiana. «Hemos pasado unas fiestas espléndidas y magníficas», señalaba ayer el presidente de la Unión de Festejos San Bonifacio, Mártir, antes de interpretar con la dulzaina «Estaremos a tu lado». La pieza de Enrique Amat que Vicente Escolano Mateo lleva años tocando en la ermita al finalizar la misa de acción de gracias.

El quinto y último día de celebración arrancó con truenos de fuego y pólvora al mediodía en la calle Constitución. Los arcabuceron se recrearon con la Guerrilla antes de que diera comienzo la Estafeta. Y, a continuación, con una plaça de Baix repleta de público, la Embajada Cristiana para que las banderas de la cruz volvieran a ondear en las almenas del castillo. Llegaba el momento de disfrutar de una comida festera que sabía a despedida porque a las siete de la tarde regresaba San Bonifacio a su ermita. En una tarde veraniega fueron subiendo las comparsas y sus cargos festeros por las calles del casco antiguo. Los de 2019 con rostros de nostalgia y los de 2020 con caras de júbilo. Un contraste de emociones que se viene repitiendo en Petrer en su bicentenario ritual de Moros y Cristianos. Los vecinos volvieron a llenar el recorrido porque a las ocho y media de la tarde bajaban los nuevos capitanes, abanderadas y rodelas a la plaça de Baix: José Manuel Rubio, Marina González y Martina Carrillo por los Estudiantes; Adrián Agulló, Vanesa Mira y Sandra Marín por los Labradores; Pepe y Patricia Ángel Mira, y Emma Suárez por los Vizcaínos; Óscar y Laura Amorós, y Ada Salazar por los Marinos; Alejandro Verdú, Sandra Andreu y Vega Valverde por el Tercio de Flandes; Moisés Jover, Carmen Reig y Noelia Reig por los Berberiscos; Adrián Arenas, Yolanda Márquez y Eva Mira por los Moros Fronterizos; Joaquín y Almudena Rico, e Irene Carbonell por los Moros Nuevos; José y María Teresa Payá, y Nerea Tortosa por los Moros Beduinos; y por último Pepe y María Rico, y Enoé Díaz por los Moros Viejos. Y al frente de cada bando las comparsas de Estudiantes y Berberiscos por corresponderles el próximo año el honor de ostentar la Media Fiesta.


Vicente Escolano Mateo: «Me gustaría ser recordado como un presidente cercano y trabajador por la fiesta»

Presidente de la Unión de Festejos San Bonifacio Mártir

Deja el cargo tras cuatro años pero jamás olvidará éste por la zozobra de la pólvora que al final se ha resuelto con éxito.

P ¿Se marcha porque se presenta en la candidatura de Cs?
R No. La decisión la había tomado antes porque he culminado una etapa y hay que dar paso a gente nueva. Pero voy a seguir vinculado con la fiesta en mi comparsa de Estudiantes y como director de la Colla de Moros Nuevos.

P ¿Cómo le gustaría ser recordado por los festeros?
R Como un presidente cercano, trabajador y siempre disponible que ha hecho todo lo que ha podido por mejorar la celebración.

P ¿Se deja algo en el camino?
R Tres proyectos que están en marcha y me hubiera gustado acabar: la remodelación de la Casa del Fester, el nuevo castillo de Embajadas y la declaración de Fiestas de Interés Turístico Nacional.

P ¿Está agradecido?
R Por supuesto. Con toda mi junta directiva y con nuestro patrón.

P Ha llorado mucho estos días
R Es cierto. Lo hice en el primer Alardo porque al final se pudo celebrar tras lograr la pólvora, y también en otros momentos íntimos porque me sabían a despedida.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook