08 de marzo de 2019
08.03.2019

Desarticulan una banda dedicada al robo de cobre y baterías en toda la provincia

La investigación del Equipo Roca de la Guardia Civil de Ibi se ha saldado con tres detenidos y cuatro investigados, todos ellos residentes en Alicante y de entre 20 y 31 años de edad. El juez los ha dejado en libertad con cargos por la comisión de cinco robos. Novelda y Monforte del Cid han sido algunos de sus objetivos

08.03.2019 | 16:53
Tres de los detenidos, captados por una cámara de vigilancia en el interior de la nave industrial de Monforte del Cid, portando agua y herramientas

Los agentes del Equipo ROCA de la Compañía de la Guardia Civil de Ibi han identificado a un total de siete personas como los integrantes de un grupo criminal que basaba su actividad en el robo de material de todo tipo para, posteriormente, venderlo a los diferentes centros de reciclado y chatarrerías de la provincia alicantina.

Durante los pasados meses de enero y febrero de 2019, se cometieron cuatro robos con fuerza en una nave industrial de mármol de Monforte del Cid, que actualmente no tiene actividad comercial, de la que los autores sustrajeron más de 400 kilos de cableado de cobre, transformadores, motores, baterías, entre otros materiales susceptibles de ser vendidos en centros de reciclado.

Los agentes del Equipo ROCA de la Compañía de la Guardia Civil de Ibi, se hicieron cargo de la investigación, la cual se iniciaba con escasos datos identificativos desde los que partir. A pesar de ello, los agentes consiguieron ubicar en la zona una furgoneta con la que los autores se desplazaban para cometer los diferentes delitos.

Tras numerosas gestiones de averiguación, entre las que destacan 14 inspecciones a chatarrerías y centros de reciclado de la provincia, se logró identificar a siete personas, vecinos de Alicante. Todos ellos son miembros de un grupo criminal, compuesto por jóvenes españoles, de etnia gitana, cuyo modus operandi consiste en la sustracción de materiales de todo tipo, preferentemente cobre y baterías, los cuales son vendidos en diferentes chatarrerías, obteniendo así un rápido y limpio beneficio económico. Además, para evitar ser localizados por las fuerzas de seguridad, dividían las ventas en pequeñas cantidades y entre varias personas y días para dificultar la labor policial.

Asimismo, de las inspecciones oculares realizadas por los agentes en la nave de Monforte del Cid, se obtuvo que estas personas, mientras cometían los hechos delictivos, comían y bebían dentro de la fábrica, ya que los robos podían alargarse durante horas, siendo cometidos tranquilamente, durante los fines de semana, cuando las empresas de las inmediaciones se encontraban cerradas y no había actividad por la zona.

Como consecuencia de sufrir estos delitos, los perjudicados decidieron instalar cámaras de vigilancia, gracias a las cuales se consiguió esclarecer el último de los cuatro robos, el cometido en febrero.

Gracias a las numerosas inspecciones realizadas por los agentes a los diferentes centros de reciclado, se ha podido saber que la cantidad de metales vendidos por estas siete personas en lo que va de año es de 1.300 kilos siendo, en su mayoría, cobre y baterías, habiendo obtenido un beneficio económico de más de 2.500 euros.

También se ha podido esclarecer que estas mismas personas cometieron otro delito de robo con fuerza en una explotación agrícola de la localidad de Novelda, donde fue sustraído un motocultor.

Con toda esta información, los agentes del Equipo ROCA procedieron a la detención de tres de ellos (de 20, 24 y 29 años de edad), quedando los cuatro restantes en calidad de investigados (de edades comprendidas entre los 26 y los 31 años).

Se les imputa un delito de pertenencia a grupo criminal y cinco delitos de robo con fuerza en las cosas. Todos ellos ya han sido puestos a disposición judicial, quedando en libertad provisional con cargos, a la espera de juicio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído