26 de octubre de 2018
26.10.2018
Petrer

La Filarmónica de la UA convierte la estación de autobuses en un auditorio

La apertura del ciclo de Conciertos de Otoño se ha desarrollado en la céntrica estación que el Ayuntamiento y Vectalia quieren "culturalizar"

26.10.2018 | 22:17
El primer concierto que acoge la estación de autobuses de Petrer

La Orquesta Filarmónica de la Universidad de Alicante ha obtenido un gran éxito en la estación de autobuses de Petrer. Los intérpretes de la OFUA han iniciado su curso académico en la tarde del viernes con el ciclo Conciertos de Otoño bajo la dirección de Tobias Gossmann. El evento tendrá continuidad este sábado en Benissa y el domingo Benilloba, y cuenta con el apoyo de sus patrocinadores anuales: la Fundación Manuel Peláez, Vectalia, Hidraqua y la Diputación.

Petrer ha acogido el primer concierto y lo ha hecho en la céntrica terminal de autobuses. Un escenario completamente inusual que cuenta con el patrocinio específico del Grupo Vectalia. Las 200 plazas disponibles se han completado y entre los asistentes se encontraban la alcaldesa Irene Navarro, el concejal eldense Amado Navalón y componentes de la escuela de educandos de la agrupación musical Los Sones de Sax.

Cabe recordar que en febrero pasado el consejero delegado de Vectalia, Antonio Arias, ya indicó tras visitar las instalaciones de la estación que da servicio a Petrer y Elda que, a petición de la alcaldesa Irene Navarro y del concejal Fernando Portillo, se le darían a la terminal nuevos usos culturales y sociales para aprovechar su céntrica ubicación.

El repertorio del concierto se ha caracterizado por un importante grado de exigencia, lo que ha permitido a los jóvenes integrantes de la orquesta universitaria demostrar los resultados del trabajo musical y pedagógico de Tobias Gossman. 

"El sueño de una noche de verano" de Felix Mendelssohn; la "Pavane" de Gabriel Fauré y unas danzas y melodías populares de Rumanía, aprovechadas por el compositor hungaro Bela Bartók, han sido algunas de las obras interpretadas por la OFUA. Pero el momento más sublime del concierto ha llegado con la Sinfonía núm. 40 en sol-menor, KV 550, de Wolfgang Amadeus Mozart. Esta obra enigmática es una de las últimas tres sinfonías del genial maestro. Su dramatismo, melancolía y tristeza, unidas a sus pasajes de esperanza y pasión, la han convertido en una de las más bellas y famosas composiciones de la música universal.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído