08 de septiembre de 2018
08.09.2018
Sax

El Ayuntamiento reparte sacos para evitar inundaciones en la travesía

La medida responde a la preemergencia por fuertes lluvias y la tarea la han realizado los propios vecinos y comerciantes

08.09.2018 | 00:13
El Ayuntamiento reparte sacos para evitar inundaciones en la travesía

El Ayuntamiento de Sax quiere combatir con sacos terreros las posibles inundaciones de agua en comercios, garajes, negocios y viviendas de la travesía CV-830 que discurre por las avenidas Rey Jaime I y Reyes Católicos. En esta zona se producen grandes acumulaciones de agua cada vez que llueve de forma copiosa y, ante el aviso de preemergencia por precipitaciones intensas de la Agencia Estatal de Meteorología y el 112, el equipo de gobierno de PSOE-Podemos de Sax ha previsto una serie de «medidas preventivas» que han sido comunicadas por la jefatura de la Policía Local.

Una es cerrar el tráfico en la zona afectada y la otra son los sacos de tierra que se dispusieron ayer en tres palés. Fueron los propios vecinos y comerciantes de las avenidas afectadas los que tuvieron que colocarlos en las puertas de acceso a sus hogares y negocios. Pero no han podido apilarlos ocupando más de dos alturas «a no ser que sobren». Y también están obligados a que, una vez que finalice la emergencia, devuelvan los sacos a los mismos palés.

En los últimos años las dos avenidas de la travesía han sufrido varias inundaciones. Pero la más grave se produjo en octubre de 2016 con decenas de bajos, garajes, negocios, viviendas y comercios anegados por el agua, además de que la travesía permaneció cortada más de cinco horas.

El problema se debe a que las aguas pluviales comparten el pequeño colector subterráneo por el que también discurren las aguas residuales. Así que, cuando las lluvias caen de forma torrencial, la tubería se colapsa por falta de capacidad. Entonces la propia presión del agua la hace aflorar al exterior a través de las tapas del alcantarillado de las dos avenidas.

En octubre de 2016 el entonces alcalde Espí y la edil de Urbanismo Jiménez se reunieron con los afectados y les aseguraron que desde 2015 estaban en conversaciones con el Consell y la Diputación para adoptar una solución definitiva al problema. Solución que pasa por crear un nuevo colector o ampliar el ya existente. Pero tres años después esa solución sigue sin llegar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook