01 de agosto de 2018
01.08.2018
Información

La presunta asesina del niño autista de Elda será examinada por un psiquiatra

La pericial determinará si la investigada tiene sus facultades mentales intactas

31.07.2018 | 23:18
La investigada, a la entrada del juzgado.

La eldense puede ser acusada de un asesinato con alevosía cometido contra una víctima de especial vulnerabilidad.

Un forense someterá a un examen psiquiátrico a la mujer acusada de matar al hijo de acogida de su compañero sentimental, un niño autista de 8 años, en Elda. Según han confirmado a Efe fuentes próximas al caso, la titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 2 de la localidad ha acordado la práctica de esta diligencia a petición de la fiscalía.

Esta pericial debe determinar si la investigada, Alejandra G.P., de 31 años, tiene sus facultades mentales intactas, como parece a tenor de la investigación, o sufre algún tipo de patología mental. La acusación pública considera necesaria esta medida de cara al juicio que debe desarrollarse en el futuro ante un jurado popular en la Audiencia Provincial de Alicante.

La magistrada comunicó personalmente la apertura de este procedimiento a la sospechosa en una comparecencia celebrada el pasado 4 de julio. Alejandra G.P. podría ser acusada de un asesinato con alevosía cometido contra una víctima de especial vulnerabilidad, un delito que comporta actualmente la pena de prisión permanente revisable.

La jueza también le investiga como supuesta autora de una simulación de delito y ha ordenado la ratificación de varios informes periciales que habían sido incorporados a la causa.

La presunta asesina fue detenida en su domicilio de Elda el pasado 31 de mayo por especialistas de Homicidios de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV).

El crimen de Dominique, que estaba tutelado por la Generalitat Valenciana y había sido dado en acogimiento al novio de la detenida, Daniel Faus, y a la anterior pareja de éste, Penélope Martínez, se produjo el 30 de agosto de 2017 en otro piso de la localidad alicantina. El pequeño se encontraba el día del suceso, sobre las 20 horas, al cuidado de la novia de su padre de acogida cuando falleció por estrangulamiento, según determinó la autopsia.

Alejandra G.P. aseguró entonces a la Policía que dos individuos provistos con cascos y prendas de motorista les habían asaltado en el rellano del edificio para obligarles a entrar de nuevo a la vivienda a la fuerza.

De acuerdo con esa versión, los desconocidos la maniataron y le colocaron una bolsa en la cabeza, le propinaron varios golpes y llegaron incluso a realizarle tocamientos de tipo sexual antes de darse a la fuga.

Sin embargo, las pesquisas han descartado la participación de terceras personas en el crimen y apuntan a que fue la propia Alejandra G.P. quien presuntamente estranguló al pequeño con la propia camiseta que vestía.

Tras su detención, en su declaración ante la instructora, se retractó de sus anteriores manifestaciones como testigo y afirmó que el pequeño había muerto al atragantarse mientras comía un trozo de jamón.

Su defensa ha solicitado la práctica de nuevos análisis a los restos del menor para comprobar si había ingerido ese alimento antes de su muerte y la fiscalía no se ha opuesto, según las fuentes consultadas.

Además, la magistrada de Elda ha acordado la ratificación de otros informes periciales unidos a las diligencias, entre ellos uno que demostraría que la investigada pudo haberse maniatado a sí misma tras perpetrar el crimen.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído