10 de julio de 2018
10.07.2018
Villena

El conductor que mató a un ciclista en Villena ya fue detenido por intentar violar a una menor

El hombre puesto en libertad por el juzgado al no pedir prisión la Fiscalía tiene antecedentes por conducción temeraria y denuncias por ir ebrio y consumir drogas. La muerte del hombre de 40 años, propietario de un conocido restaurante y que estaba dando un paseo en bicicleta con su hijo de 8 años, conmociona la localidad

10.07.2018 | 00:25

El conductor de 32 años que atropelló mortalmente a un ciclista de 40 años que circulaba con su hijo de 8 años en la carretera de Villena a Biar tiene antecedentes por conducción temeraria y hace dos años fue detenido por la Guardia Civil acusado de los delitos de lesiones y agresión sexual a una menor en grado de tentativa.

El acusado, que fue detenido por la Guardia Civil tras darse a la fuga del accidente, fue puesto en libertad con medidas cautelares por el juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Villena tras no solicitar su ingreso en prisión la Fiscalía, según informa el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana.

Según el TSJ, el juez imputa al conductor los delitos de homicidio por imprudencia, omisión del deber de socorro y un delito contra la seguridad vial. Además de acordar su puesta en libertad le ha retirado de forma cautelar el permiso de conducir.

Las mismas fuentes del TSJ han informado hoy de que el juez instructor está a la espera de recibir el atestado de la Guardia Civil sobre la reconstrucción del accidente para determinar la influencia en el siniestro "de elementos como la velocidad, la visibilidad de la vía, la influencia de los tóxicos que podría haber consumido el conductor, así como los elementos de autoprotección (casco, elementos reflectantes...) que portaban el ciclista fallecido y su hijo, herido en el siniestro".

La muerte del conocido hostelero Antonio Díaz Doménech conmocionó ayer a los vecinos de Villena y más después de conocer que el juzgado había dejado en libertad al conductor acusado de arrollarlo mortalmente cuando paseaba en bicicleta con su hijo de 8 años. Los hechos tuvieron lugar el domingo por la noche, cuando Antonio Díaz circulaba por el arcén de la carretera de Villena a Biar y fue golpeado por un turismo conducido por un hombre de 32 años que se dio a la fuga, aunque pudo ser detenido por la Guardia Civil en la madrugada de ayer y dio positivo en drogas y alcohol. El hijo del fallecido, un niño de ocho años que circulaba por delante de su padre en su bicicleta, también resultó herido leve, aunque el coche no llegó a golpearle, según fuentes de la Guardia Civil.

Eso provocó que Villena se levantara ayer cargada de rabia ante la noticia de la muerte de Antonio Díaz, muy conocido por su faceta empresarial al frente del restaurante Di Trevi. Nadie podía entender cómo un conductor que se dio a la fuga acababa con su vida y marcaba para siempre a su familia. La noticia se colaba en cada una de las conversaciones.

El conductor, vecino de Biar, fue acusado por la Guardia Civil de los delitos de homicidio imprudente, omisión del deber de socorro y contra la seguridad vial por conducir bajo los efectos del alcohol y las drogas. El hombre, tras ser detenido en Villena sobre la una y media de la madrugada, dio positivo en cocaína en la prueba de drogas y una tasa de 0,33 miligramos de alcohol por litro de aire espirado en una primera prueba de alcoholemia y de 0,30 en la segunda, cuando el límite autorizado es de 0,25. Una vez concluyeron las diligencias, pasó a disposición judicial. El Juzgado de Instrucción número 3 le dejó ayer en libertad provisional con cargos.

Los investigadores de la Guardia Civil sospechan que presuntamente debía conducir con una tasa más elevada a la hora del accidente. Por contra, el conductor ha alegado tras su arresto que bebió tras el accidente.

El trágico arrollamiento se produjo sobre las 22.10 horas del domingo en el kilómetro 3 de la carretera CV-799, que une Villena y Biar. Antonio Díaz y su hijo mayor circulaban por el arcén cuando un turismo que iba en el mismo sentido invadió esa zona y golpeó mortalmente al padre del menor, que iba pedaleando detrás del pequeño. El menor no fue alcanzado por el coche, aunque resultó herido leve, presumiblemente al caerse a causa del atropello mortal de su padre.Los sanitarios del SAMU que acudieron al lugar de los hechos solo pudieron certificar su muerte.

El conductor del coche no se detuvo a socorrer a las víctimas y se dio a la fuga. La Guardia Civil de Tráfico fue alertada y, aunque según los primeros datos, el coche implicado podía ser un Renault, horas más tarde la Policía Local localizaba estacionado en Villena el vehículo. Se trata de un Opel Corsa que aún tenía restos de sangre en el frontal derecho y la rueda reventada.

La Policía Local comunicó el hallazgo a la Guardia Civil y poco después procedió a la detención del conductor huido tras matar al ciclista. Tras su arresto, la patrulla de Tráfico le hizo la prueba de alcoholemia y dio positivo en los dos test realizados con un intervalo de tiempo. También realizó el test de drogas y dio positivo al consumo de cocaína.

El shock fue manifiesto durante toda la jornada. Amigos y conocidos decidieron no solo dar el pésame a la familia sino también utilizar las redes sociales para descargar la cólera que sentían. Además, los perfiles y los muros de su ciudad natal se llenaron de palabras de ánimo y cariño hacia su mujer y sus dos hijos.

Bodegas Bocopa se despedía de él diciendo que «hay noticias que rompen el alma. Gran persona, gran amigo, gran sumiller y dueño del restaurante Di Trevi», mientras que la Junta Central de Cofradías de Villena decía adiós a uno de sus costaleros con estas palabras: «Toni sabemos que tu espíritu seguirá con nosotros y cada vez que nos reunamos será imposible dejar de extrañarte y recordar los buenos momentos que siempre nos regalaste con tu buen humor y carácter jovial».

También la asociación de comerciantes se hacía eco de su dolor. «Nuestro corazón llora a Toni de Restaurante Di Trevi. Incondicional de la Ruta de Tapas, trabajador incansable, dispuesto siempre a preparar y participar en todas las acciones», expresaban.

En el restaurante Di Trevi, que él regentaba, se podía leer un austero cartel donde se indicaba «cerrado por defunción».

Por otra parte, y desde colectivos ciclistas, se ha iniciado una iniciativa que corre a través de plataformas de mensajería instantánea para convocar una marcha pacífica en bici en la que se pida respeto y justicia y demandan a las peñas ciclistas que apoyen la iniciativa para que «no salga tan barato la vida de una persona».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook