28 de mayo de 2013
28.05.2013

La lluvia y el granizo sorprenden en Villena

La precipitación de pedrisco sólo se registró en el casco urbano y la mayoría de las cosechas se salvaron de los daños

28.05.2013 | 00:00
Imágenes de la intensa tormenta de granizo que ayer por la tarde cayó en el casco urbano de Villena para sorpresa de los vecinos.

Una fuerte tormenta de lluvia y granizo sorprendió ayer tarde a los vecinos de Villena, colapsando las calles e interrumpiendo su vida habitual. La precipitación no fue muy prolongada, pero sÍ de gran intensidad para sorpresa de los villeneros, que vieron cómo en minutos el cielo se oscurecía y comenzaba a sonar el atronador sonido del pedrisco en los cristales de sus casas.
En media hora, las piedras de hielo cubrían los automóviles y un manto blanco de un centímetro de espesor anegaba las terrazas, los tejados, las aceras y la calzada.
Después de la tormenta, los vecinos cogieron escobas y fregonas para eliminar la capa blanca de hielo que se había apoderado de sus balcones. El concejal de Policía Local, Carlos Beltrán, indicó que no tenían noticia sobre incidentes de gravedad en el casco urbano".

Cultivos
Una de las mayores preocupaciones por la granizada eran los cultivos, sobre todo de cereza. José Tomás Molina, concejal de Agricultura, realizó una primera radiografía de la situación en el campo. En el Puntal, la Huerta, el Puerto o el Pinar solamente la lluvia hacía acto de presencia salvando a los cultivos. Por otra parte, en las Casas de Menor, la piedra afectaba de forma superficial a la cosecha de nabos. "Sólo ha marcado tímidamente las hojas del tubérculo". aseguró el edil.
La cosecha de cereza, que cada año es más abundante en Villena, era la que más peligraba por encontrarse en su punto de maduración, sin embargo, sólo se ha visto afectada por el agua. Algunos agricultores comentaron que la lluvia puede afear a la fruta perdiendo valor de mercado, pero la piedra hubiese echado a perder meses de trabajo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook