23 de febrero de 2012
23.02.2012

El Hospital de Elda realiza con éxito el primer implante de oído a una mujer

La paciente sufría deficiencia auditiva desde la infancia y a partir de ahora oirá con normalidad a través de una prótesis subcutánea

23.02.2012 | 01:00
El equipo de Otorrinolaringología del Hospital General de Elda-Virgen de la Salud en el quirófano tras la exitosa intervención.

El servicio de Otorrinolaringología del Hospital General de Elda-Virgen de la Salud ha llevado a cabo con éxito y por vez primera un implante de oído medio. La paciente es una mujer de 40 años que arrastraba una deficiencia auditiva diagnosticada desde la infancia y que cumplía todos los requisitos para someterse a esta intervención pionera en el Departamento de Salud de Elda. El resultado ha sido positivo y a partir de ahora podrá llevar una vida normal, con una mejora de su capacidad auditiva y sin ningún tipo de limitación. No obstante, tendrá que esperar dos meses para que el equipo médico que la ha operado active la prótesis, que fue implantada el pasado lunes durante una única intervención que se prolongó durante más de dos horas y se desarrolló sin complicaciones.
Esta novedosa técnica amplía las prestaciones ofrecidas hasta el momento ante una situación de pérdida auditiva y conlleva, además, numerosas ventajas para el paciente, tanto en el aspecto puramente auditivo como en la calidad de vida. En el Departamento de Salud de Elda es una intervención pionera y en la provincia de Alicante sólo la había realizado hasta el momento el servicio de Otorrinolaringología del Hospital General de Elche.
Está indicado para casos de pérdida auditiva neurosensorial, conductiva o mixta y se implanta en el oído medio, estimulándolo directamente. De este modo el sonido viaja de una forma más natural y directa, lo que permite mejorar los niveles auditivos obtenidos a través de los implantes convencionales, como los audífonos, que en muchas ocasiones generan dolor e irritación a quienes los utilizan.

Mejora estética
Según ha explicado Enrique Mares, jefe de sección de Otorrinolaringología del Hospital General de Elda, "es el tercer implante de este tipo que se realiza en la provincia, y en este caso el sistema auditivo utilizado es el de Carina, una prótesis que se implanta tras la oreja, debajo de la piel, por lo que no es visible desde el exterior, lo que supone un gran avance en el ámbito estético para la persona que tiene que llevarlo".
Además de los aspectos puramente estéticos, el usuario tiene la posibilidad de realizar una vida totalmente activa, sin limitaciones, independientemente del lugar en el que se encuentre. Un ejemplo de ello es que Carina funciona perfectamente tanto debajo del agua como en una sauna, algo que amplía enormemente las posibilidades vitales del paciente.

Campos magnéticos
La mujer con hipoacusia intervenida por el equipo que dirige el doctor Mares podrá practicar natación sin ningún problema pero deberá evitar la exposición a los campos magnéticos. Así pues, no podrá someterse a resonancias magnéticas, ser operada con un bisturí eléctrico ni pasar por los arcos detectores de los aeropuertos o los juzgados. En estos casos las ondas electromagnéticas podrían interferir con el buen funcionamiento del implante.

El sistema posee una batería recargable con 15 años de vida útil
Además de la mejora de la audición y de la calidad de vida, este sistema aporta al usuario otras ventajas ya que no es necesario el cambio de pilas debido al sistema recargable de forma transcutánea. Un control remoto permite al usuario regular el volumen así como encender o apagar el sistema y, puesto que con el implante el canal auditivo permanece libre, se evitan complicaciones adicionales motivadas por las alergias o por un canal auditivo estrecho. Carina se acopla de manera interna a la anatomía del oído medio y así se consigue que el canal auditivo se mantenga totalmente abierto y sin obstrucciones, logrando una audición muy similar a la natural. El aparato se compone de tres partes. Un micrófono, capaz de captar los sonidos externos con alta calidad discriminando los sonidos internos. Una cápsula que contiene la batería recargable y el procesador del sonido. Y un traductor que estimula la cadena osicular así como otras partes del oído medio. La batería interna del implante Carina tiene una vida útil de unos 15 años, si bien es aconsejable cargarla todos los días unos 40 minutos. Algo que el paciente puede hacer mientras acomete sus tareas habituales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook