26 de noviembre de 2011
26.11.2011
Información

En busca de Sancho Medina

Nuevos hallazgos indican que los restos del mecenas de la iglesia de Santiago se encuentran en el subsuelo del templo pero las primeras catas no los localizan

26.11.2011 | 01:00
Un momento de la búsqueda con el georadar.

Una primera cata fallida. Un georadar y varios expertos intentaron ayer sin éxito encontrar los restos de Sancho Medina, el mecenas de la iglesia de Santiago, en el subsuelo de este templo después de encontrar su testamento en Murcia.

Durante toda la mañana de ayer, con un endoscopio, se buscaron los restos de Sancho Medina en la iglesia arciprestal de Santiago, que él mismo ideó hace cinco siglos en su pueblo natal, Villena. Cerca de las once se iniciaron estas catas arqueológicas, bajo la atenta mirada de la directora del Instituto Valenciano de Conservación de Restauración de Bienes Culturales, Carmen Pérez, la directora del Museo Arqueológico, Laura Hernández, el alcalde, Francisco Javier Esquembre, la diputada Autonómica Mª José García-Herrero y concejales del equipo de gobierno.
La primera cata no arrojó los frutos deseados, el endoscopio no lograba adentrarse hasta la esperada cripta donde yacen los restos de Sancho de Medina. Una y otra vez se intentó. Laura Hernández afirmó que "antes de las catas se han realizado unas prospecciones con georadar y dieron como resultado la detección de varias alteraciones del subsuelo de la iglesia. La mayor y de forma abovedada bajo el altar mayor".
La nueva documentación acerca de Sancho Medina, su testamento encontrado en Murcia por uno de sus estudiosos, y la detección a través de ondas de una variación en el subsuelo de la iglesa a modo de cripta hacía renacer la idea original de que Sancho Medina e incluso el escultor Jacobo Florentino descansan en el templo. Para el alcalde, significaría "un hecho histórico para la ciudad" encontrar los restos de este prohombre villenense.
En una de las capillas de la iglesia, donde también se había detectado un cambio en el subsuelo de la iglesia volvían las esperanzas. Y encontraron una especie de fosa, aunque el endoscopio no relató mucho más que las dimensiones de este hueco. Sin embargo, la directora del museo afirmó que era probable que en las capillas hubiese enterramientos y así lo había detectado el georadar. Pero tampoco allí encontraron los restos de Sancho Medina y se volvió a centrar la búsqueda en el altar.
A medida que pasaban las horas, los curiosos y autoridades abandonaban el lugar, y los historiadores volvían, una y otra vez, a intentar penetrar en las entrañas de la iglesia, sin obtener frutos. Ginés Pardo, sacerdote e investigador de la figura de Sancho Medina y la iglesia de la que fue mecenas, y la directora del museo revisaban los conocimientos sobre la construcción de la iglesia para acertar con el punto donde realizar una cata que no fracasara.
Al filo de la una, se abandonó la búsqueda. La directora ponía fin a las prospecciones arqueológicas, un tanto decepcionada. Pero el trabajo hecho no fue en vano. Algo más se conoce de los trabajos realizados en el altar de la iglesia de Santiago y se cree que la cripta se encuentra a una mayor profundidad de lo que se esperaba. La concejal de Cultura, Isabel Micó, se comprometía, en ese mismo momento, a buscar los medios necesarios para llegar a una profundidad mayor y saber así si las esperanzas, basadas en los estudios, son ciertas.

Un hombre del Renacimiento
Sancho de Medina, cuyos restos buscan en la iglesia de Santiago de Villena, fue el mecenas de este templo y un hombre del Renacimiento que colocó a la ciudad en el centro religioso de parte de la provincia de Alicante, Murcia y Albacete. "Proyectó para Villena, su ciudad, una iglesia catedralicia, y la puso en el centro de la vida política, social y cultural del momento en la Península Ibérica", explica de él Ginés Pardo. La figura de Sancho Medina fue rescatada por la Asociación de Amigos de Santiago y se ha revitalizado con los congresos que cada dos años se realizan en Villena y en los que se abordan temas sobre la cultura del Renacimiento. M. P.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook