29 de octubre de 2011
29.10.2011
SUSANA DOMÍNGUEZ LERENA
Presidenta de "Árboles sin Fronteras" y directora del proyecto "Árboles: Leyendas vivas" 

"Los políticos deberían ver a los árboles como aliados que necesitan cariño"

La prestigiosa experta ofreció una interesante charla sobre los bosques de ribera

29.10.2011 | 02:00
La experta en árboles Susana Domínguez ayer en Elda.

El ciclo que la Asociación Encuentros del Vinalopó ha desarrollado a lo largo de todo el mes en Elda en defensa del río fue clausurado ayer, en el Casino Eldense, por la ingeniera forestal y fotógrafa de naturaleza Susana Domínguez. La prestigiosa experta, que está dirigiendo el proyecto de catalogación de los árboles más singulares de España, ofreció una interesante charla sobre los bosques de ribera, como el valioso reducto de tarays que se resiste a morir en El Pantano de Elda.

La presencia en Elda de la presidenta de "Árboles sin Fronteras" suscitó anoche un gran interés y prueba de ello es que el amplio salón de actos del Casino Eldense se quedó pequeño. En la amena conferencia, a la que asistieron ediles y alcaldes, entre ellos los de Villena y Sax, hubo mensajes para todos y un alegato ecologista cargado de sentido común.

¿Qué le ha llevado a hacer un alto en su apretada agenda para venir a Elda a dar una charla?
He venido encantada para aportar mi granito de arena en la defensa del Vinalopó, un río por el que Javier Martínez y otros muchos ecologistas de esta comarca están luchando de forma encomiable desde hace años. Con la Asociación Encuentros del Vinalopó estoy en contacto permanente y la verdad es que encontrar a gente con este grado de compromiso ambiental no es nada fácil en estos tiempos y, desde luego, vale la pena sumarse a su causa porque además su reivindicación es en beneficio de todos.

¿Qué destacaría de nuestro degradado Vinalopó?
El río todavía puede regenerarse y en El Pantano de Elda hay un bosque de tarays espectacular, un tesoro natural que es necesario conservar y poner en valor.

¿Y qué aporta un árbol a la sociedad actual?
Los árboles aportan muchísimas cosas y todas son muy buenas. Aportan paisaje, aportan beneficios ambientales, aportan salud, aportan ahorro energético y, además, son muy rentables económicamente aunque mucha gente desconozca este aspecto.

¿Rentables?
Efectivamente. Incluso pueden llegar a convertirse en un recurso turístico de primer orden. En Alemania hay poblaciones más pequeñas que Elda que han puesto en valor sus arboledas cercanas a los ríos, y las han convertido en un foco de atracción para miles de visitantes que generan ingresos.

¿Y cree usted que la ciudadanía es sensible a la necesidad de preservar la masa forestal?
Yo creo que sí. Sólo se requiere un poco de sensibilidad para entender que los árboles son amigos que siempre están dispuestos a ayudarnos a cambio de nada. El problema es que esto hay que explicarlo y hay que tener el altavoz adecuado para que el mensaje llegue al mayor número de personas. Y esa es una labor que lleva mucho tiempo y mucho esfuerzo. Pero al final lo conseguiremos porque quienes pensamos así tenemos la razón de nuestra parte.

¿Y a los políticos? ¿Qué le pediría a los políticos?
Pues que vean a los árboles como aliados, como buenos compañeros de camino que necesitan cuidados y cariño, mucho cariño.

¿Es qué usted habla con ellos?
Llevo años estudiándolos, fotografiándolos y escuchándolos y casi todos los árboles me dicen lo mismo, que están muy mal porque no les hacemos caso y los tenemos abandonados. Y esto debería hacernos reflexionar...

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook