16 de mayo de 2010
16.05.2010
Villena

Los colonos logran las escrituras de sus parcelas en la Sierra de Salinas

La Administración entrega los títulos de propiedad a sus legítimos dueños tras casi un siglo de reclamaciones

16.05.2010 | 02:00
Acto de entrega de las escrituras celebrado ayer.

Después de una lucha de 90 años de duración, los más de 30 colonos de la Sierra de Salinas respiran tranquilos porque acaba de reconocérseles la propiedad de sus parcelas. Ayer en un acto solemne se les entregaron las escrituras que les acreditan como propietarios de pequeñas parcelas situadas en una sierra emblemática. Hubo momentos de emoción, con lágrimas al recordar a los fallecidos que no han llegado a vivir una situación esperada desde hace mucho.
José, uno de los colonos con 89 años de edad, resumía lo vivido: "Mi abuelo le decía a mi padre: ¡Pepe, ahora nos van a dar las escrituras! Se murió de viejo sin verlo. Mi padre me comentaba a mí: ¡Nene, ahora sí que nos van a dar las escrituras! Falleció con 99 años. Yo les decía a mis hijos: ¡me parece que ahora sí se consigue!, aunque veremos a ver cuando. Por fin, lo he visto hecho realidad". Según el presidente de la asociación, que ha luchado por solucionar este problema enquistado a lo largo del tiempo, hace 91 años (en 1919) se tenía que haber realizado la entrega oficial de las parcelas. En 1952 se elaboró un proyecto de liquidación de las colonias, y cuando se firmó se decía que tenían que quedar liquidadas antes de enero de 1953. No se entregaron y nadie sabe porqué. Así, hasta ahora.
Hace 25 años los colonos de la Sierra de Salinas volvieron a retomar con fuerza sus reivindicaciones y ya, en 2007, hubo una sentencia resolutoria en la que el juez aclaraba que el Ayuntamiento de Villena y la Conselleria de Territorio debían reconocer las propiedades. El Consistorio siempre estuvo de acuerdo, entendiendo que los colonos tenían derecho a que se les reconocieran legalmente las parcelas que se les concedieron en el año 1907, año en que se creó la colonia de la Sierra de Salinas. No obstante, siempre entendió que se debían delimitar las propiedades públicas. La última sentencia judicial aceptó esta petición y urgió el reconocimiento de los derechos de los colonos, quienes al fin vieron hecho realidad lo que ya casi parecía un sueño.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook