28 de noviembre de 2019
28.11.2019

El equipo de gobierno de Elche soporta una lluvia de críticas de pedanías hartas de anuncios y carencias sin resolver

El Consejo Social de la Ciudad cuestiona que se reúnan solo una vez al año sin tener opciones de debatir los presupuestos - Las entidades sociales piden al alcalde mejoras en accesibilidad, limpieza y alumbrado

27.11.2019 | 23:48
El equipo de gobierno de Elche soporta una lluvia de críticas de pedanías hartas de anuncios y carencias sin resolver

En una lluvia de reivindicaciones, muchas de ellas asignaturas pendientes, y de reproches por la falta de atención municipal es en lo que ayer volvió a convertirse el primer debate del estado de la ciudad del mandato. Ya lo vaticinó el alcalde, Carlos González, al comienzo de la sesión: «Somos conscientes de que no venimos a recibir palmaditas en la espalda», quien aseguró al término del encuentro que las críticas no le molestan y que son un «acicate».

Con el anuncio de hace tan solo una semana de la inversión de 30 millones en el Camp d'Elx, todo hacía presagiar que el tono crítico de este debate iba a estar más rebajado. Sin embargo, los representantes de las juntas vecinales de las partidas rurales que intervinieron (no los alcaldes pedáneos elegidos a dedo) achacaron, en su mayoría, al ejecutivo su eslogan de que ésta va a ser la «legislatura de las pedanías». Los portavoces de los consejos tampoco se quedaron atrás.

Soluciones para evitar ser ciudadanos de segunda, resolver los mismos parches que se vienen denunciando hace tres años, sentirse escuchados no solo en campaña electoral o comparaciones del debate con «el Día de la Marmota» fueron algunas de las frases que ayer dejaron las intervenciones de las pedanías. Muchos de sus representantes cuestionaron, además, la función de las juntas de participación vecinales y que el nuevo plan inversor se vaya a cumplir de aquí a 2023. Hubo, de hecho, algunos que exigieron un calendario de fechas para los proyectos.

El mantenimiento de caminos, barrancos y cunetas fue una de las peticiones más compartidas en el campo. Desde la Hoya, Daimés y Derramador, además de las pedanías del norte, alertaron de este problema. Al igual que Algoda, Matola, Pusol y Algorós, cuyo portavoz reclamó actuar cuanto antes para prevenir riadas y evitar que sea demasiado tarde. La Marina criticó el descontrol de vehículos en los accesos a las playas en verano; la inaccesibilidad de la playa de El Rebollo, la suciedad de la sierra del Molar, la escasez de horarios del transporte público, la desaparición de la travesía a nado por el Pativel y la sustitución de pinos por arbustos.

El Altet, Arenales y Balsares recriminaron el retraso de los centros sociales prometidos y los proyectos aprobados en los presupuestos participativos que no han visto la luz. La representante de estas partidas echó en cara al equipo de gobierno sus dudas sobre si sacar del cajón las mismas propuestas que en los años anteriores. Algo que fue compartido por Torrellano, cuyo ponente que se quejó de estar hablando de los mismos temas en los tres últimos debates. La pedanía con el instituto rodeado de andamios urgió atender las carencias de los centros educativos, las goteras en el colegio y en el polideportivo y reclamó renovar el alcantarillado para evitar los encharcamientos cuando llueve.

Las Bayas, donde las madres y padres de los alumnos de la escuela protestan cada día por los barracones, reivindicó la ampliación del colegio cuanto antes. Su portavoz, también representante de Asprillas y Atzavares agradeció, en tono irónico, todas las promesas municipales para estas pedanías, como el pediatra, la conexión del carril bici, el recinto festero, las soluciones a las inundaciones en el Camino Viejo de Santa Pola, entre otras.

Desde Carrús, Peña de las Águilas y Llano de San José lamentaron también que «no se solucionan los problemas», aseguraron sentirse «solos», y criticaron ser escuchados solo cuando les «solicitan el voto y cuando nos recaudan impuestos». Por último, Perleta, Maitino y Valverde hicieron un llamamiento a los políticos a renovar los contenedores, que, según han detectado en varias pedanías, se llenan cada vez más de restos de poda desde la nueva normativa de quemas, y reclamaron pasos de peatones.

Los consejos


La falta de apoyo a sus peticiones también fue otro de los reproches en los que coincidió más de un consejo municipal en el debate. En primer lugar, desde el Consejo Social de la Ciudad, que afeó al equipo de gobierno la celebración de una sola reunión al año para presentar el presupuesto municipal. Y nada más, «sin dar pie al debate o a la aportación de ideas», lamentó su representante.

Esta apreciación también la compartió el consejo de Medio Ambiente, que criticó a los responsables municipales por licitar la contrata de basuras sin un plan de gestión de residuos previo, los planes para ampliar el aeropuerto y las carencias en el carril bici. Según su portavoz, este organismo no ha respondido a los fines para los que fue creado, ni tan siquiera se ha respetado la periodicidad de las reuniones. El consejo de Deportes también criticó «sentirse huérfano» por la falta de apoyo de los representantes políticos en las asambleas anuales que realizan las asociaciones y pidió más infraestructuras al este de la ciudad, además de ampliar el pabellón Esperanza Lag.

Corredora y «auditorio»


Los comerciantes aprovecharon su discurso para urgir apoyo institucional para los negocios tradicionales. Pidieron, al igual que el consejo de Medio Ambiente y la Federación de Vecinos la peatonalización de la Corredora. El representante del organismo de Desarrollo Comercial y el de las asociaciones vecinales defendieron la construcción del Palacio de Congresos (auditorio inicialmente) en Carrús, como quiere el equipo de gobierno para evitar «seguir marginando» el barrio conocido por ser el que tiene las rentas más bajas. El portavoz de los vecinos reclamó además, desbloquear el Mercado Central con un acuerdo entre las dos partes; frenar los salones de juego y elegir con votaciones las juntas de distrito de los barrios.

Desde el consejo escolar municipal solicitaron bajar las ratios en Educación Infantil, mejorar la zonificación en institutos y en formación profesional y reivindicaron el Centro Integrado de FP en La Torreta. Más fondos la igualdad, un plan municipal y protección a la madre trabajadora gestante fueron los reclamos realizados por el consejo de Mujeres. Los mayores demandaron más alumbrado en algunas calles, formación digital y una Policía cercana. Más paradas de autobuses adaptadas, semáforos acústicos, alcorques cerrados, arreglo de rampas y socavones, entre otros, fueron las necesidades mostradas desde el consejo de Discapacidad. La entidad de Integración reivindicó al Ayuntamiento que tome cartas en el problema del Registro Civil ante los retrasos en obtener la nacionalidad española por la falta de personal. El Consejo Agrario urgió medidas para combatir las plagas del Palmeral en el campo, más medios para tratar los huertos privados y denunció las exigencias municipales para conceder el cheque verde.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Calendario laboral y escolar 2019/2020

Calendario laboral 2018 en la Comunidad Valenciana

Calendario Laboral 2019 de Alicante

Aquí tienes a tu disposición todos los días festivos en Alicante, así como el calendario escolar 2019/2020.