31 de enero de 2020
31.01.2020
En 2009

Sepulcre declara en el juicio un pago en «B» a la plantilla en 2009 justificado con obras ficticias

El exentrenador David Vidal y varios consejeros corroboran la versión del expresidente en la primera sesión

31.01.2020 | 00:53
Sepulcre, a su llegada ayer a los juzgados de Elche.

La Fiscalía solicita cuatro años de cárcel para el exmandatario y para el constructor que emitió las facturas que permitieron la operación.

El expresidente del Elche CF, José Sepulcre, declaró ayer en la primera sesión del juicio como acusado por un delito contra la Hacienda Pública y otro de falsedad continuada de documento mercantil en relación al supuesto pago de medio millón de euros a una empresa por unas supuestas obras en el estadio Martínez Valero que nunca se realizaron en 2009, según el escrito de acusación de la Fiscalía, quien pide cuatro años de prisión para él y para el administrador de la mercantil, Serafín Ernica, quien se encuentra en prisión por otra causa. Según la acusación, éste recibió el dinero, tanto en efectivo como en pagarés, todos ellos menores de 3.000 euros, para no dejar rastro de quién los cobraba.

La investigación policial se inició por denuncia de la Agencia Tributaria, que ya sancionó al club por haber declarado el IVA de esas facturas y comprobar que eran falsas. Lo que se juzga ahora es si, como sostiene la Fiscalía, el dinero fue a parar al enriquecimiento del alguno de los acusados o, como sostiene Sepulcre, al pago en «B» de la ficha de los jugadores de aquella temporada. El Ministerio Público explica en su escrito de acusación que la empresa que emitió esas facturas «se constituyó con el único objetivo de emitir las facturas falsas al Elche CF para que éste se dedujera el Impuesto de Sociedades y en el IVA gastos y cuotas de IVA soportado ficticio y así poder detraer la cantidad de 504.136 euros (434.600 de base imponible y 69.536 de IVA) de las arcas del club, de los que se benefició, sostiene, el acusado.

El diario no pudo escuchar ayer la declaración de Sepulcre y del otro acusado porque, pese a ser una vista pública, se le negó su derecho a informar por parte del agente de sala. Según señalaron fuentes del caso a este diario, el expresidente admitió que las facturas eran falsas pero rechazó que fueran para su enriquecimiento personal o el de la mercantil. El expresidente dijo, según estas fuentes, que el objetivo era conseguir dinero para pagar a la plantilla, ya que en ese momento el club atravesaba problemas económicos y tenía otros compromisos de pago por atender.

Varios exconsejeros del Elche corroboraron la versión de Sepulcre y señalaron que el Consejo de Administración sabía de la existencia de esas facturas falsas porque así se les había informado, y reiteraron que ese dinero era para el pago de la plantilla. El exentrenador David Vidal, cesado por el club franjiverde en 2008 tras tres años dirigiendo a la plantilla, señaló que, los más de 70.000 euros de finiquito que cobró tras su despido «fueron en efectivo. El resto, (más de 170.000), fueron a través del banco, pero esa vez sí me lo dieron en efectivo. Yo no entiendo de contabilidad, solo sé de táctica, técnica y estrategia, a mí me pagaron y me fui, el Elche no me debe nada», declaró ante el juez.

El abono de estas cantidades se realizó mediante la emisión de cinco facturas por parte de la empresa Welby Control, fechadas entre el 10 de octubre y el 30 de diciembre de 2008. Cada factura iba acompañada de un certificado de obra donde se describen los trabajos, entre los que figuran derribo de tabiques y paredes, sustitución de tuberías, nuevas instalaciones eléctricas e incluso retirada de escombros.

Sin proyecto ni licencia


Sin embargo, según el Ministerio Público, estas obras por valor de medio millón de euros se realizaron sin «acuerdo alguno en el Consejo de administración,a contratos de ejecución de obra, presupuestos, seguros ni licencias del Ayuntamiento, ni arquitecto, director o similar». Sin embargo, durante el mismo periodo se ejecutaron obras en el estadio «obras prácticamente idénticas a las definidas en las citadas facturas por parte de otra mercantil, respecto de la que sí existen contratos y facturación.

Inspección


De hecho, durante la inspección que realizó la Agencia Tributaria al sospechar del fraude, el personal les enseño estos trabajos, tal y como admitió otro testigo ante el juez, quien dijo haber llevado, por orden de Sepulcre, a los técnicos a ver «las cuatro acometidas» que se habían cambiado.

Una reforma, por otra parte, que no cuadraba con lo expuesto en las facturas y por lo que Hacienda terminó multando al club ya que al ser la cantidad defraudada menor de 120.000 euros, no lo consideraron delito hasta que la investigación posterior reveló, según la acusación pública, que el beneficiario de ese desvío de dinero fueron los acusados.

Por esta causa fue detenidos Sepulcre en junio de 2008 por el Grupo de Blanqueo de Capitales de la Brigada de la Policía Judicial. Esta implicó también a Diego Fuentes, Tomás Alvarado, Serafín Ernica, Juan Carlos Ramírez y Ramón Segarra, si bien tan solo Sepulcre y Ernica han llegado al banquillo de los acusados. El juicio continuará con la declaración de los técnicos de Hacienda.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook