20 de diciembre de 2019
20.12.2019

Zozulya niega ser nazi, sino «un patriota que ayuda a su país»

El delantero del Albacete, insultado por la afición del Rayo en el partido suspendido, afirma que presta apoyo humanitario en Ucrania

19.12.2019 | 22:02
El jugador del Albacete Roman Zozulya, en el centro, ayer en la sala de prensa del Carlos Belmonte.

Pacheta no cree que la polémica afecte al rival de mañana.

El delantero ucraniano del Albacete Roman Zozulia aseguró ayer en rueda de prensa, dos días antes de medirse con el Elche mañana (16.00) en el Carlos Belmonte, que no es «ni fascista, ni nazi ni racista» y que «lo único» que ha hecho ha sido defender a su país porque se considera «un patriota».

Los insultos al jugador, al que calificaron de «puto nazi» una parte de los aficionados del Rayo Vallecano situados en el fondo del estadio de Vallecas, provocaron el pasado domingo que el partido entre el equipo madrileño y el Albacete, de LaLiga SmartBank, se suspendiera tras un acuerdo «sin fisuras» entre el árbitro y la Federación Española de Fútbol.

El protagonista de la polémica compareció ayer tarde a petición propia para defenderse de las acusaciones acompañado de su representante, Vlamidir Kuzmenko, de una intérprete y de José Lorenzo, su agente cuando aterrizó en España hace más de tres años.

Zozulya reconoció que, junto a otras personas, formó un fondo que se dedica «a salvar vidas de ciudadanos de Ucrania» y que «no compra armas, sino solamente equipo técnico como ambulancias y medicamentos, además de ropa, para gente afectada por la guerra».

«Considero que ayudar a mi país no es ningún delito y que cuando tienes frío y estás sin comida o sin casa, son necesarios fondos como el que creamos», declaró.

Según el delantero del Albacete, el origen de esta polémica data del momento en el que viaja a Madrid para explicar que no es nazi ni fascista « ante los aficionados más radicales del Rayo. Explicó que fueron los Bukaneros los que le contaron que «seis de sus miembros estaban luchando en el bando contrario al que yo apoyaba y por eso era un fascista».

Además, se defendió de las fotos que se han mostrado en redes sociales y subidas a sus perfiles, argumentando que en las que sale con unos números relacionados con el nazismo él no sabía qué significaban y que se produjeron en unos partidos amistosos con más compañeros y con presencia de medios de comunicación.

También negó que lleve tatuajes relacionados con una ideología que ha dicho rechazar, así como también repudia «todas las ideologías que están relacionadas con algún tipo de violencia».

Poco antes, el entrenador del Elche, José Rojo, Pacheta, se mostró partidario de que se proteja a los profesionales cuando son insultados, como fue el caso de Zozulya en Vallecas, aunque también expresó su extrañeza por la suspensión del partido porque ahora se suscita la duda de cuándo intervenir para tomar una decisión tan drástica. Pacheta no cree que la polémica afecte mañana al Albacete de Ramis.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook