21 de octubre de 2019
21.10.2019

Resiembra del maltrecho césped

Hoy comienzan la labores para dotar la hierba del Martínez Valero de nueva semilla e intentar mejorar el terreno de juego. El Elche no podrá entrenar durante un mes y solo utilizará el campo para los partidos frente al Mirandés y el Almería

20.10.2019 | 23:25
Danilo y Edgar Badia cabizbajos al final del partido frente al Almería, con el césped maltrecho.

La empresa Servi-Césped, que es la encargada del mantenimiento del terreno de juego del estadio Martínez Valero y de los campos anexos, va a comenzar hoy lunes con las labores de resiembra del césped con la semilla de invierno, que espera surta efecto y mejore su mal estado, que ha perjudicado al Elche en los primeros de Liga como local.

Estos trabajos van a provocar que durante un mes el conjunto franjiverde no pueda entrenar en el estadio y solo va a poder pisarlo en los dos partidos oficiales que tiene frente al Mirandés, el 3 de noviembre, y contra el Almería, el 16. De esta forma, Pacheta no va a poder realizar ninguna sesión a puerta cerrada, como le gusta, al menos un día a la semana, alejado de los focos y de las cámaras.

El estado del terreno de juego del Martínez Valero es uno de los caballo de batalla que está teniendo el cuadro franjiverde en el primer tercio de la competición. El cambio de césped que se produjo el pasado mes de julio, tras el concierto del Alejandro Sanz, no ha tenido los resultados esperados.

En el primer partido de Liga contra el Fuenlabrada, el campo estaba en unas pésimas condiciones porque no dio tiempo a que la hierba creciera y enraizara como debiera. Posteriormente, tras dos encuentros a domicilio, mejoró un poco, pero el terreno de juego sigue estando blando, se levanta con facilidad y eso dificulta el control y la conducción de la pelota, algo de lo que se han quejado tanto Pacheta como los jugadores en numerosas ocasiones.

Sin ponerlo como excusa para los malos resultados en el coliseo ilicitano, el técnico ha puesto el dedo en la llega, incluso ha llegado a comentar que en buenos campos como los de Oviedo y los de Girona han podido desarrollar mejor su juego y por eso consiguieron la victoria.

El portero Edgar Badia llegó a asegurar el pasado sábado, después del encuentro frente al Sporting de Gijón que «tenemos uno de los peores césped de la categoría. Hay muchos factores que influyen en los malos resultados que estamos teniendo como local y, sin ser excusa, el estado del campo sí que están influyendo».

Por su parte, el mediapunta Iván Sánchez, también se quejó del terreno de juego. «Está claro que el césped influye para los dos equipos, pero nos gustaría que estuviese en mejores condiciones. Vemos que pasan las semanas y el campo no mejora, pero no es excusa y no podemos pensar que los malos resultados es por el campo», aclaró.

Lo que sí que tiene claro es jugador jienense es que la irregularidad del terreno de juego pone más difícil el control del balón. «Cuando bota antes de hacer un control, cuando vas a golpear a puerta o sacar una falta o un córner, el apoyo no es el mismo. Si el césped estuviese bien, como el año pasado que estaba espectacular, no tendríamos problemas de ese tipo. En algún momento como en los botes, se complica. Pero sabemos lo que tenemos».

Ahora hay un mes por delante y la empresa Servi-Césped espera que con la nueva resiembra, la hierba pueda crecer de mejor forma y más fuerte, lo que provocará que el campo esté más regular.

En las últimas semanas no se ha querido hacer nada porque se estaba a la espera de poner la semilla de invierno. No obstante, advierten de que para los dos próximos partidos frente al Mirandés y al Almería todavía no estará en las condiciones óptimas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook