22 de abril de 2019
22.04.2019

Iru: la leyenda que llegó de El Sadar

El portero vasco cambió en 1993 el Osasuna de 1ª por el Elche de 2ªB. Defendió la meta ilicitana en 162 partidos y tras colgar los guantes fue delegado, entrenador de porteros y secretario técnico hasta 2006

21.04.2019 | 20:04

El Elche tardó 25 años en regresar a Primera División desde su descenso de 1989. La travesía se oscureció aún más en 1991, cuando dio con sus huesos en una Segunda B que le atraparía durante siete años seguidos. En el tercero, y tras dos promociones de ascenso frustradas, el Elche se haría con los servicios de un portero de Primera División, el vasco Patxi Iru, ex de Osasuna.

Era el fichaje estrella, por su procedencia directa de la élite, de aquella 93-94 junto al centrocampista Argenta, que llegaba del Rayo Vallecano. No obstante el recorrido de ambos en la entidad franjiverde fue muy dispar. El mediocentro apenas disputaría 19 partidos e Iru echaría raíces en el club y la ciudad ilicitana.

Se estrenó el 18 de agosto de 1993 en un partido de Copa del Rey en Los Arcos en el que el Orihuela vencería al Elche (1-0). Tras aquel agridulce debut vendrían 161 encuentros más como franjiverde, pero ahí no acabaría su relación con la entidad.

Tras colgar los guantes, Iru se convertiría en delegado del club, entrenador de porteros y director deportivo hasta que en 2006 decidió poner punto final tras no sentirse respaldado por la directiva.

Iru había surgido de la cantera del Athletic, donde había gozado de algún partido suelto en el primer equipo a la sombra del brasileño Biurrun. Tras la marcha de éste, se adueñó de la portería de los leones en la 90-91, pero un año más tarde fue relegado por el joven Kike. En 1992 firmó por el Osasuna de Zabalza, también en Primera, pero Santamaría le volvería a cerrar la puerta de la titularidad.

Entonces dio un giro drástico a su carrera en busca de minutos y aterrizó en un Elche deprimido en Segunda B y cuyos jugadores se habían visto obligados a encerrarse poco antes para reclamar los impagos. En esa encrucijada apareció Iru para quedarse, a pesar de que en su primera temporada el Elche culminara su peor campaña en Segunda B: decimosegundo.

Pese a tener el difícil reto de suplir a una institución como Miguel Recio en la portería ilicitana (11 temporadas en la entidad), Iru fue itular inamovible para nueve entrenadores ( Crispi, Esteban, Rubio, Quique Hernández, Lezcano, Mesones, Fabri, Marcial y Ciriaco Cano), logró cantar el ascenso de Barakaldo en junio de 1996 junto a los Eloy,

Claudio o Cuxart


En Segunda División volvió a partir como titular, pero el montenegrino Petrovic le apartó de las alineaciones en un tramo final en el que el Elche perdería de nuevo la categoría. Aquella temporada fue la última de Iru como profesional, pero no en el club ni en la ciudad, donde ha regentado varios negocios y en la que ha estado estrechamente relacionado con el mundo del deporte.

Además, su hijo Jon continúa la tradición futbolística de la familia y actualmente forma parte del Leioa de Segunda División B.

Esta noche (21 horas) el Elche de Pacheta recibe al líder Osasuna en el Martínez Valero, donde tratará de seguir soñando con logros mayores para esta temporada a la que aún le queda cuerda. Iru, que cambió Pamplona por Elche, una decisión que le cambió para siempre la vida, permanecerá atento al partido.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook