04 de diciembre de 2018
04.12.2018

Sepulcre y Ramírez tratan de mitigar el caso Wakaso abonando 300.000 euros

Los dos exdirigentes del Elche llegan a un acuerdo extrajudicial para que JP Sport Manager renuncie a sus acciones civiles y penales

04.12.2018 | 02:20
José Sepulcre y Juan Carlos Ramírez, en una imagen de archivo.

El expresidente del Elche José Sepulcre, además del exconsejero delegado del club franjiverde, Juan Carlos Ramírez, junto con Fernando Roig Negueroles y el Villarreal CF, han llegado a un acuerdo extrajudicial, como acusados en el proceso abierto por el despido disciplinario de Wakaso del Elche en enero de 2011, con JP Sport Manager Deportivo SL y para ello se ha abonado 300.000 euros en concepto de compensación con la agencia que en aquel momento asumía la representación del futbolista ghanés, que interpuso querella por la presunta salida fraudulenta del futbolista. La citada empresa que representa futbolistas, según afirma Cope Elche, presentó el pasado jueves 22 de noviembre en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Villarreal un escrito en el cual reflejaba dicho acuerdo por el que se retira del proceso «renunciando así a las acciones civiles y penales que ejercía contra la totalidad de los acusados y que se recogían en el escrito de conclusiones provisionales presentado».

No obstante, la Fiscalía continúa manteniendo su acusación contra parte de los implicados por lo que no se descartan condenas y el proceso judicial continúe avanzando.

Simulación de contratos

JP Sport Manager Deportivo SL denunció en su momento que la operación de salida de Wakaso de Elche rumbo a Villarreal no se trataba de un incumplimiento contractual y lo explicaba de esta manera: «Estamos ante una simulación de contratos con un claro ilícito objetivo, ya que dicho contrato no fue un acto aislado, sino que forma parte de una acción colectiva de los investigados, los cuales han buscado obtener un lucro a costa de causar un grave perjuicio económico a esta parte».

Entendía que el Villarreal CF y la mercantil Desgrachouski Sport SL realizaron un contrato ficticio cuyo único fin era pagar la compra encubierta de los derechos federativos que el Elche CF poseía sobre Wakaso, a lo que hay que unir la simulación de despido realizada por el club ilicitano impidiendo de esta forma a JP Sport Manager Deportivo SL cobrar por los derechos que poseían sobre el jugador ghanés creando un perjuicio económico directo de 680.000 euros.

La jueza María Eugenia Gozalbo Serer consideró en su auto que los hechos que giraron en torno a la salida de Wakaso Mubarack del club del Martínez Valero en enero de 2011, bajo un despido disciplinario posteriormente firmando contrato con el Villarreal CF, podían ser constitutivos de un delito castigado con penas privativas de libertad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook