13 de junio de 2018
13.06.2018

El pistolero Nicki Bille se da un tiro en el pie

El punta danés, que jugó en el Elche en la 2011-2012, golpeó a una mujer y la obligó a hacerle una felación en plena calle en Mónaco

13.06.2018 | 01:32
Nicki Bille muestra el tatuaje de una pistola vestido de franjiverde.

Nicki Bille ha confundido en los últimos tiempos la ficción con la realidad y, desgraciadamente, está siendo más protagonista fuera de los terrenos de juego que con el balón de por medio. El exjugador del Elche, Nicki Bille Nielsen, acaba de ser condenado a un mes de prisión tras golpear a una mujer en plena calle en Mónaco y obligarle a practicarle una felación. Nielsen, además, deberá pagar 750 euros de multa y compensar a la víctima con 3.000 euros.

Según los teletipos que llegan del Principado, el exfranjiverde golpeó a una mujer que intentaba que el jugador no estrangulara a su pareja. Después se encontraron indicios de que Nicki y su compañera habían mantenido relaciones sexuales, pero también un vídeo en el que ella era obligada a realizar una felación a su acompañante en plena calle. Además, Nielsen llevaba encima un gramo de cocaína en el momento de su detención.

Ya en 2015, el rubio delantero, ex del Villarreal, Elche y Rayo Vallecano, fue condenado a prisión condicional de 60 días y 80 horas de trabajos comunitarios por un altercado nocturno con la policía en Copenhague, en el que llegó a morder a un agente.

De la ficción a la realidad

Antes de llegar al Elche, cedido del Villarreal, en la campaña 2011-2012, este danés, con cara de niño, se tatuó una pistola en la cintura y lo enseñó al mundo entero celebrando un gol en su país, que lo dieron a conocer todas las televisiones y puede todavía verse en Youtube.

En dicha acción, el jugador que marca se dedica a repartir mamporros entre sus compañeros, hasta que se encuentra frente a frente con Nicki, que desenfundó su arma y lo abatió de un tiro. Pura ficción y hasta divertida de cara al espectador.

Una actuación estelar que tiene su historia. Esa jornada había un gran combate de boxeo en Dinamarca y el equipo que hiciera la mejor celebración se ganaba una invitación para verlo en directo. Obviamente, todo su equipo logró estar en la velada futbolística porque su coreografía rozó la perfección.

Ya en el Elche, meses después, vivió una anécdota también simpática sobre la celebración de sus dianas en vísperas de un derbi frente al Hércules en el estadio Martínez Valero. Bille utilizó las redes sociales para mandar un mensaje a la afición ilicitana días antes del duelo ante el eterno rival. En él decía: «Oye, Queridos!! Vamos a sacar la pistola todos juntos el domingo contra el H******* o que? :) #pumpumpum».

Fue respondido por el capitán blanquiazul Samuel, que confesó que «va a tener complicado sacar otra vez las pistolas. Me parece que las va a tener que guardar». En la ida había hecho uno en el Rico Pérez que sirvió a los franjiverdes para ganar 1-2.

Pero el nórdico dio un nuevo paso adelante afirmando: «Mis pistolas van a disparar más que en la Segunda Guerra Mundial».

Animó el derbi y desde entonces en el plano futbolístico comenzó a ser conocido como Nicki Bille «pum, pum, pum».

Años después, parece haber perdido el dominio de sus armas y lo que resultaba algo simpático se ha convertido en macabro y sin razón de ser. Nicki, ¡no desenfundes más!.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook