26 de octubre de 2017
26.10.2017

Saúl acapara los focos

El jugador ilicitano del Atlético recibe un emotivo y multitudinario homenaje de todo el estadio Martínez Valero

26.10.2017 | 01:40

Saúl Ñíguez y la familia Boria fueron los grandes protagonistas del partido de anoche. A pesar de que el futbolista ilicitano jugó sólo 38 minutos, su presencia fue un regalo para todo los asistentes al Martínez Valero que le tributaron una gran ovación desde que fue nombrado por la megafonía.

Acompañado de su padre, el mítico jugador franjiverde Boria, de su hermano Jony -Aarón no pudo viajar y siguió el partido por televisión desde Oviedo «con mucha envidia»- y de sus sobrinos Lucca (hijo de Aarón), que salió en brazos de su abuelo, y Martín (hijo de Jony), vestidos de rojiblancos, Saúl recibió un emotivo y multitudinario homenaje de toda la grada que aplaudió a rabiar, mientras recibía un recuerdo del club ilicitano, al que elogia y muestra su cariño que vez que tiene la oportunidad.

El jugador benjamín Carlos Maciá Coves le entregó una camiseta del Elche con el número 8 con el nombre de Saúl y una placa conmemorativa. Y es que el menor de la saga Boria ya es, por méritos propios, el mejor jugador nacido en Elche de toda la historia y todos sus paisanos y aficionados franjiverdes quisieron agradecérselo.

El encuentro tuvo emociones encontradas. Ya desde la llegada a las inmediaciones del estadio se notaba un aroma de Primera División, ese que los seguidores del Elche disfrutaban hasta hace poco más de dos años. El ambiente era de día grande, pero con sentimientos de rabia, impotencia y resignación por ver como en poco tiempo han cambiado las cosas a peor y con el equipo en el pozo de la Segunda División B.

En esta ocasión, la refrán de cualquier tiempo pasado fue mejor se cumplió a pie juntillas, pero lo que más enrabieta a la afición es que la pérdida de la Liga de la Estrellas haya sido por una gestión nefasta de sus dirigentes.

En las gradas también hubo numerosos aficionados colchoneros, sobre todo niños con camiseta rojiblancos, que se llevaron cierta desilusión por ver a pocos teóricos titulares de su equipo.

También se mostró una pancarta reivindicativa en Preferencia pidiendo «un ascensor para María».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook