22 de agosto de 2017
22.08.2017

La franja de la discordia

Numerosos aficionados se quejan de que la segunda equipación no lleva la seña de identidad del club ilicitano

22.08.2017 | 00:59
Once inicial del Elche en Sabadell con la segunda equipación y el portero José Juan con el uniforme del año pasado.

A diferencia de temporadas anteriores es totalmente amarilla con ribetes laterales verdes.

El Elche estrenó el pasado domingo en Sabadell su segunda equipación totalmente amarilla con ribetes laterales verdes. El nuevo uniforme no ha gustado a buena parte de la afición que, a través de las redes sociales, ha mostrado su disconformidad por la ausencia de la franja en el centro de la camiseta.

Los seguidores se han mostrado molestos porque consideran que se ha usurpado la seña de identidad del conjunto ilicitano a lo largo de su historia.

Hasta ahora y salvo raras excepciones el uniforme siempre había llevado una franja. La temporada pasada, además de la habitual blanca con la franja verde, la segunda equipación era también amarilla, pero llevaba una franja negra, mientras que la tercera camiseta era negra y llevaba el dibujo de la Dama de Elche, por lo que todos los ilicitanos se sentían representados

Hace dos campañas, tras el decenso administrativo, se diseñó un uniforme especial que era rojo con la franja amarilla, simulando la bandera de España en agradecimiento al apoyo de todo el país tras la injusticia que se cometió con la entidad franjiverde. La primera equipación era la habitual blanca con la franja verde y la segunda al revés, toda verde con la franja blanca. Mientras que la tercera camiseta era negra con ribetes oro y el dibujo de la Dama.

Desde el club ilicitano señalan que la decisión de no insertar una franja en el segundo uniforme de esta temporada ha sido del departamento de márketing después de los bocetos que presentó la firma de material deportivo Kelme, que es la encargada de confeccionar las equipaciones.

Incluso hay algunos clásicos que señalaban que la segunda camiseta del conjunto ilicitano debía ser azul con la franjiverde roja, recordando los colores de la bandera de la ciudad, como ha sido en numerosas temporadas.

Enfado de Kelme con el club

Y es que los uniforme de esta temporada han traído problemas desde el primer momento.

La firma Kelme tardó en confeccionarlos porque aseguran que desde marzo del están a la espera de una reunión con el presidente, Diego García, para revisar el contrato, porque los parámetros económicos no son los mismos en Segunda A que en Segunda División B. Desde la marca deportiva señalan que los directivos les han ido dando largas.

Una situación que ha provocado que a última hora, deprisa y corriendo, se hayan hechos las equipaciones y que, por primera vez en muchos años, no se haya presentado oficialmente.

Además, la ropa de los porteros sigue siendo la del año pasado porque la nueva no está todavía disponible, mientras que el número de camisetas de jugadores de campo que ha llegado es bastante escueto.

Los aficionados también se quejan de no tener camisetas disponibles en la tienda del club.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook