12 de junio de 2010
12.06.2010

Ramírez quita hierro al "rifirrafe" entre Bordalás y Martí Crespí

"Lo que pasó no fue más que el calentamiento de un jugador en un entrenamiento", dice

10.06.2010 | 19:28

INFORMACION.ES

Juan Carlos Ramírez, consejero delegado del Elche, ha restado importancia hoy al enfrentamiento que ayer, durante el entrenamiento, tuvieron Pepe Bordalás y Martí Crespí, entrenador y jugador del Elche, y que terminó con el futbolista mallorquín en el vestuario antes de tiempo.

Ramírez, en una comparecencia de prensa, ha dicho que "rifirrafes hay en todos los equipos, todos los días, y no hay que darle la mayor importancia. Lo que pasó no fue más que el calentamiento de un jugador en un entrenamiento".

"Pepe Bordalás no le faltó al respeto; eso es mentira. El jugador ha pedido hoy perdón, tanto al entrenador como a sus compañeros. El entrenador no lo tiene que pedir por lo que pasó", ha añadido.

Lo que ha dicho Ramírez es no estar sorprendido por el hecho de que la plantilla, al completo, se reuniese con él tras el entrenamiento de ayer. "No me sorprendió, aunque si el hecho de que vinieran todos. No hay ningún problema grave de fondo, sino un malentendido", ha explicado.

El consejero delegado del Elche ha asegurado que "en este final de temporada están sucediendo cosas de las que el primer sorprendido soy yo" y ha adelantado que, para el año que viene se cuenta con todos los jugadores que tienen contrato, "porque son patrimonio del club".

El consejero delegado del Elche ha asegurado que nadie ha cuestionado la continuidad del entrenador alicantino, al que se le considera como "el capitán del barco" para la próxima campaña.

"Contamos con Pepe Bordalás, que será el capitán del barco. Gracias a la plantilla que tenemos, y a su entrenador, que vino en la séptima jornada, estamos donde estamos; de lo contrario lo habríamos pasado muy mal para mantener la categoría. Se ha hecho un trabajo excelente y no podemos mancharlo al final", ha dicho.

Con todo, Ramírez ha reconocido que existía malestar en el vestuario por las declaraciones que el técnico ilicitano hizo después del partido contra Las Palmas (2-1), cuando dijo que parecía que "un equipo se jugaba mucho y otro poco", en alusión al rendimiento del Elche en ese partido.

"Hoy ha habido una charla en el vestuario para limar asperezas y dejar claras las cosas, abordando la rumorología que se había instalado en la plantilla. No ha pasado nada y se ha montado un lío tremendo. Lo que más nos importa es la institución y se reconducirá la situación", ha concluido.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook