18 de junio de 2020
18.06.2020
Información

El comercio entra en una guerra de precios de hasta el 50% en la reapertura

Los pequeños empresarios buscan financiar deudas y futuras compras con grandes rebajas en el stock y en productos de temporada

18.06.2020 | 20:00
Una joven consulta descuentos en una perfumería

Moda de primavera con un 50% de descuento y prendas de invierno a un 70% de su precio original. Alta cosmética y calzado de verano a no menos de un 30%. Los comercios de la provincia afrontan el fin del estado de alarma inmersos en una guerra de precios que afecta, aunque con diferente intensidad, a muchos de los escaparates que han podido levantar la persiana. La necesidad de capitalizarse para poder reinvertir en nuevas compras y de deshacerse del stock acumulado durante el encierro han llevado a la mayoría de los vendedores a apostar por precios bajos antes de la llegada de las rebajas con que las grandes superficies arrastran al gremio a tachar las etiquetas. Sin embargo, hay voces críticas que lamentan esta medida por "cortoplacista".

Francisco Rovira, secretario general de Facpyme, la patronal del pequeño comercio de la provincia, señala que muchos asociados han recortado "entre un 20 y un 50%" los precios, "especialmente en las zonas de costa", una horquilla que alcanza hasta el 70% en Benidorm, según Juan José Camarasa, secretario general de la Asociación Independiente de Comerciantes de Benidorm. Las tiendas de moda de la ciudad turística son las que mayores descuentos están aplicando por la lógica de temporadas que determina su ciclo económico.

Salir "a cuchillo"


Víctor Martín, gerente de seis zapaterías en Benidorm y la Marina Baixa, explica que muchos propietarios habían recibido la mayor parte e incluso la totalidad de los productos de primavera justo al decretarse la alarma y el consecuente confinamiento. "Te encuentras con que tienes el 70 o el 100% de los pedidos en pleno encierro. Aquí se paga a 60 o 90 días, 120 si tienes confianza con el proveedor: la gente no ha podido pagarlos y ha perdido la temporada. Ahora tienen que salir a venderlos a cuchillo", ilustra el empresario benidormí.

Los meses de confinamiento, explica, han coincido con un periodo donde se suele vender a precio completo moda de primavera a turistas y locales. "Es lo que nos permite recapitalizarnos y poder invertir en las compras del resto del año", añade Martín, que ha decidido abrir tres de sus establecimientos aunque sin descuentos signficativos. Cree que las "23.000 personas afectadas por un ERTE" del municipio no van poder compensar las pérdidas y prefiere reservar los carteles de rebajas para la reapertura de fronteras de final de mes. Para entonces, y durante todo el verano, planea reducir el 10% en casi todas las estanterías, recorte que alcanzará el 30% en productos de verano como chanclas y baño. "Nos daremos con un canto en los dientes si llega el 50% de turistas", asevera.

José Riera, gerente de una cadena de perfumerías y dos tiendas de moda y lencería en la Vega Baja, confirma que su empresa "sale adelante rebajando los precios y con venta en internet". En sus droguerías ha aplicado descuentos que llegan al 30% o "al máximo que permita la marca" y ha marcado toda la moda de primavera al 50%. Cree que facilitar una compra inteligente, con vistas al año que viene, a viandantes o vecinos de otras localidades es la forma de reducir el peso del almacén, considerando que "es poco probable que la gente piense en gastar en algo que no sea comer".

Belén Puig tiene intactos todos los pedidos de primavera a los que esperaba dar salida en los meses de bodas y comuniones en su cadena de moda para mujer Duende, con locales en Elda, Villena, Ibi, Biar y Yecla. "Es una situación complicada. Desde el día 11 estamos intentando vender haciendo ofertas y promociones. Tenemos la ropa de temporada al 20% y toda la de invierno a mitad de precio", explica la gerente. Su cadena trata de romper la menor afluencia llegando al comprador por internet: de no tener página web antes del 14 de marzo han pasado a funcionar también como e-commerce desde principios de junio.

Decisión "anticomercial"

Rafael Pérez asiste a la caída de precios que se irradia desde la costa hacia el interior sacudiendo la cabeza. El presidente de la Asociación Comarcal de Empresarios de Comercio de Alcoy reconoce que cada vez más tiendas asociadas aplican descuentos agresivos para captar clientes durante el desconfinamiento, pero cree que se trata de una medida equivocada. "Sé que hay una guerra de precios en la provincia y que en Alcoy está empezando, pero es una política anticomercial", cuenta el representante de los vendedores de l'Alcoià. A su juicio, vender barato genera un cuello de botella del que es difícil salir. "Cuando alguien se come su margen para vender más, pierde la parte que paga gastos y el pequeño remanente que va para comprar en la siguiente campaña", sostiene, al tiempo que recomienda a los comerciantes intentar resistir "el miedo" y apostar por más atención y servicio.

Otro veterano de la pequeña empresa detallista, Martín, también recela de esta medida por "cortoplacista" y por aparejar complicaciones de liquidez futuras, aunque entiende que en estos momentos de incertidumbre "haya una gran necesidad de recapitalizarse porque no sabemos qué pasará en octubre", fecha oficiosa de fin de temporada. Todos los comerciantes coinciden en que hasta ahí llega la tenue luz de linterna con que pueden tomar decisiones y empieza un periodo, el otoño, del que no se sabe absolutamente nada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook