16 de marzo de 2020
16.03.2020
Información

La afluencia a las sucursales bancarias se desploma

Las entidades adoptan protocolos en sus oficinas para evitar el riesgo de contagio

16.03.2020 | 13:17
Un empleado de una sucursal atiende a un cliente.

La entrada en vigor del estado de alarma ha reducido drásticamente la afluencia de clientes incluso a los pocos establecimientos que tienen permitida la apertura, por estar considerados de primera necesidad. Es el caso de las sucursales bancarias, donde el número de usuarios se ha desplomado alrededor de un 80%, según han señalado a este diario los responsables de varias oficinas del centro de Alicante visitadas por este diario. De hecho, la mayoría de ellas estaban vacías este medio día.

En este sentido, todas las entidades, entre ellas Caja Rural Central, BBVA, Sabadell, Santander o Bankia, han puesto en marcha protocolos para reducir los riesgos de contagio, lo que ha implicado enviar a casa a los trabajadores que forman parte de algún grupo de riesgo, como personas con inmunodeficiencias, enfermedades crónicas o embarazadas. También han activado el teletrabajo para los empleados de sus servicios centrales y de todos aquellos que no necesitan estar físicamente en las sucursales.

Además, en algunos casos, como el de Caja Rural Central, también se han flexibilizado los horarios del personal para que puedan atender a sus circunstancias personales, como la necesidad de cuidar de niños o mayores.


Aforo limitado

En cuanto a la atención en las oficinas, como medida de prevención la mayoría de las sucursales ha optado por mantener la puerta cerrada y obligar a los clientes que desean acceder a tocar el timbre. De esta forma, se pretende que se respeten las limitaciones de aforo para permitir la distancia de seguridad mínima entre los clientes que acceden. Así, dependiendo del tamaño, en unos casos se permite entrar a dos clientes y en otros a cuatro o cinco, como máximo.

En todas ellas se avisa con carteles de que los clientes deben realizar sus operativas en los cajeros y sólo entrar a la sucursal para aquellas operaciones que no se puedan ejecutar a través de las terminales. Las entidades también han reforzado sus servicios de atención a distancia, ya sea telefónica o a través de la web o las aplicaciones de móviles.

De momento, en las sucursales visitadas no se está produciendo una mayor retirada de efectivo de lo normal, según sus responsables

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook