06 de marzo de 2020
06.03.2020

La CEV exporta a Alicante su programa para formar a mujeres directivas

La patronal impulsará la mentorización de profesionales de la provincia para favorecer que asciendan

05.03.2020 | 23:02
Los representante de la CEV, ayer, con el alcalde de Alicante, Luis Barcala, y la vicealcaldesa, Mari Carmen Sánchez.

Sellés aprovecha el encuentro con el alcalde de la capital para reaparecer en un acto de la organización

Identificar a mujeres con potencial y ayudarlas a que asciendan y ocupen cargos de mayor responsabilidad. Ése es el objetivo que se ha marcado la Confederación Empresarial de la Comunitat, la CEV, que ha decidido traer a la provincia el programa de mentorización que ya tiene en marcha en València y que pretende romper con el techo de cristal al que se enfrentan muchas profesionales, a pesar de contar con todas las cualidades.

Una iniciativa que la patronal quiere desarrollar de la mano de los ayuntamientos. El primero de ellos, el de la ciudad de Alicante, con cuyo alcalde, Luis Barcala, se reunió ayer el presidente de la organización en la provincia, Perfecto Palacio, acompañado de numerosos representantes sectoriales y de otras asociaciones que forman parte de la misma, incluido el presidente de Uepal, Juan José Sellés, en lo que supuso su primera participación en un acto de la CEV, desde su expulsión de la junta directiva y del comité.

En total, el acuerdo entre la patronal y el Consistorio alicantino, que se articulará mediante un convenio de colaboración con la Agencia Local de Desarrollo, prevé la mentorización de 15 mujeres que trabajen en empresas radicadas en el municipio, que ocupen o puedan ocupar cargos de responsabilidad, y que cuenten con la recomendación de la firma por considerarlas «potenciales directivas o personas clave». Las participantes serán seleccionadas entre las candidatas en función de «su potencial de crecimiento», y recibirán formación presencial, que se completará con un programa de tutorización por parte de empresarias o directivas relevantes de la zona y con la realización de un foro en el que estas profesionales podrán compartir sus experiencias.

Aunque Alicante es el primer municipio donde se desarrollará, la intención de la patronal es llevar esta iniciativa a otras tres o cuatro localidades más de la provincia, según explicó Perfecto Palacio. «Es un proyecto absolutamente prioritario para la CEV», insistió el dirigente, que destacó la buena acogida que el proyecto tuvo por parte de Barcala y de su vicealcaldesa, Mari Carmen Sánchez, también presente en el encuentro. «Es un proyecto que encaja perfectamente en la política que hemos diseñado en el área de Igualdad», apuntó Barcala.

Acercamiento


El encuentro de ayer se inscribe dentro de una serie de reuniones periódicas que la CEV quiere mantener con los responsables de la capital de la provincia para abordar los distintos asuntos que afectan al empresariado, como la disponibilidad de suelo industrial o la necesidad de contar con «una marca que identifique plenamente y que refuerce a Alicante como destino de inversión», según explicó Palacio. En este sentido, Barcala les trasladó su intención de potenciar la denominación «Alicante Futura» como ese paraguas para atraer negocios, y no únicamente como un proyecto para impulsar la economía digital en el municipio.

Pero, más allá, de las cuestiones tratadas, el encuentro cobró mayor relevancia por la presencia en el mismo -un acto organizado por la CEV- del presidente de Uepal, Juan José Sellés, en lo que supone un intento de reconducir las maltrechas relaciones entre ambas organizaciones. Unas fricciones que arrancaron el pasado 23 de enero, cuando Uepal, a pesar de haberse integrado en la CEV, emitió un comunicado en el que anunciaba su intención de intensificar su «labor de patronal» e, incluso, de participar en la negociación de convenios colectivos.

Desde la organización que preside Salvador Navarro se interpretó como un desafío y como una infracción de sus estatutos, que contemplan que la CEV es la única que tiene la categoría de patronal y la que ostenta la representación del empresariado. Esto supuso la expulsión de Sellés de su junta directiva y del comité, y la exigencia a Uepal de que reafirmase su lealtad a la CEV. La asociación lo hizo, pero también ratificó a Sellés, que ahora debe limar asperezas. Una tarea que parece haber iniciado, como prueba su presencia en el acto de ayer, en el que pidió personalmente participar, como un miembro más de la CEV.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook