15 de febrero de 2020
15.02.2020

Los agricultores de la Comunidad logran una manifestación histórica

Más de 20.000 personas y mil tractores toman las calles para denunciar su «situación límite» y exigir «precios dignos» - Los dirigentes agrarios cargan las tintas contra Gobierno, Consell, UE y la gran distribución

14.02.2020 | 23:56
Los agricultores de la Comunidad logran una manifestación histórica

El presidente de Mercadona, Juan Roig, si ayer fue a comer casa, escucharía de primera mano los acalorados discursos que los dirigentes de las organizaciones agrarias pronunciaron desde las escalinatas del puente del Mar de València al concluir una histórica manifestación de agricultores, quienes aseguraron que están dispuestos a repetirla, si hace falta.



El campo protagonizó la mayor movilización de las últimas décadas -20.000 personas y alrededor de un millar de tractores, según los organizadores (AVA-Asaja, Fepac-Asaja, AVA-Asaja, La Unió de Llauradors i Ramaders y UPA)- bajo el lema Basta de engañar a los agricultores y ganaderos para exigir a los políticos que tomen medidas «ya» para garantizar el futuro de un sector que está en una situación «insostenible». Sin duda, la distribución comercial recibió gran parte de las críticas de los manifestantes que llegaron a la capital del Túria en autobuses y trenes de diversas comarcas de la Comunidad Valenciana. Llegaron, incluso, tractores desde Requena.



La tractorada-manifestación, sin incidentes, tomó las céntricas calles desde primera hora de la mañana para clamar por su futuro y exigir «políticas agrarias auténticas» a la Generalitat, Gobierno central -«Pedro, ayúdanos o pereceremos», rezaba alguna pancarta- y la Unión Europea; reclamar precios justos para sus producciones tras el hundimiento progresivo de las cotizaciones en origen; y denunciar la «demagogia» y el «engaño de las políticas vacías que nos han llevado a una situación límite». Agricultores y ganaderos,en su mayoría de edad avanzada, clamaron por los «precios justos» y por poder vivir de su profesión. Esta movilización -los únicos precedentes en cuanto a participación y repercusión social se protagonizaron únicamente en 1992 y 2005 (tras la debacle de las campañas citrícolas y el veto de EE UU a la clementina)- se suma a la oleada sin precedentes de protestas y manifestaciones del ámbito agrario realizadas también en otras autonomías desde que comenzó el año y que preocupan de lleno tanto al Gobierno central. Durante algo más de cuatro horas los manifestantes gritaron a lo largo del recorrido. La marcha contó con la participación de multitud de cooperativas agrarias y sus dirigentes y trabajadores. También muchos ayuntamientos colaboraron en la organización de esta marcha.



El presidente de AVA-Asaja, Cristóbal Aguado, criticó que se favorezca a grandes fondos de inversión extranjeros que ofrecen «salarios de esclavos para destruir la agricultura europea, española y autonómica por el dumping social». Además, reclamó a los políticos de todos los partidos «cambiar su posición y comenzar a atender las necesidades del campo (...) el único eslabón oxidado de una cadena alimentaria donde todos los demás brillan». El dirigente de AVA-Asaja también fue muy crítico con las administraciones públicas: «¡Aquí los políticos sobran!» El secretario general de La Unió de Llauradors, Carlos Peris, resaltó que la multitudinaria protesta responde a que han llegado a «una situación límite. No somos capaces de tener un ingreso de nuestras explotaciones porque toda la cadena de valor se centra en grandes suministradores y los grandes supermercados están acaparando ese valor», puntualizó. El secretario de organización de UPA, Ricardo Bayo, afirmó que en los últimos 25 años han ido «de mal en peor y no se ha subido ni un céntimo el valor de los productos agrarios. Hay que cambiar la Ley de la Cadena Alimentaria, prohibir la venta a pérdidas y las prácticas abusivas». El presidente de Asaja-Alicante, Eladio Aniorte, reclamó soluciones al déficit hídrico de la provincia y el de Asaja Castellón, Vicent Guinot, urgió a las administraciones a tomar «medidas inmediatas».



El punto final de la protesta lo protagonizaron los representantes del sector al trasladarse a la Plaza del Temple para entregar a la delegada del Gobierno, Gloria Calero, un documento reivindicativo. Quieren mejorar el funcionamiento de la cadena alimentaria, crear un Observatorio de Precios y que se persiga la venta a pérdidas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook