08 de febrero de 2020
08.02.2020
Información

Casaverde duplicará su actual red de residencias y hospitales en cuatro años

La compañía alicantina prevé invertir alrededor de 80 millones de euros en un ambicioso plan de expansión

07.02.2020 | 22:42
Uno de los centros del grupo sociosanitario alicantino Casaverde.

La firma de Alberto Giménez también estudia dar el salto al exterior con un centro en Lisboa.

El envejecimiento de la población y las cada vez mayores posibilidades de tratamiento de un buen número de enfermedades han convertido al sector sociosanitario en uno de los mayor crecimiento de los últimos años y también en uno de los que presentan mejores perspectivas de cara al futuro. Los movimientos en el sector son constantes y casi todas las compañías del ramo tienen en cartera importantes planes de inversión, para aprovechar las oportunidades de un mercado que no deja de expandirse. Es el caso del alicantino Grupo Casaverde, que tiene previsto destinar alrededor de 80 millones de euros en los próximos cuatro años para duplicar su actual red de centros, según confirmó a este diario su presidente, Alberto Giménez.

Unos planes que, como apunta el propio empresario, se han visto también impulsados por el interés de la banca y los fondos de inversión en el sector, lo que permite disponer de los recursos necesarios para financiar las nuevas aperturas. Eso sí, una financiación puramente externa ya que Giménez no prevé dar entrada a nuevos accionistas en el capital de la compañía, que ostenta en su totalidad.

Los primeros pasos de esta expansión se producirán en apenas unos meses, cuando el grupo tiene previsto inaugurar en Catral la que será su séptima residencia para mayores, que sumará unas 200 camas a las 700 que ya tiene repartidas en el resto de sus centros, tanto en la provincia de Alicante, como en Madrid. Unos establecimientos que funcionan con un modelo mixto, con entre un 60% y un 70% de sus plazas concertadas y el resto totalmente privadas. Además, la compañía ha iniciado ya la construcción de otra residencia en Murcia, que abrirá entre este año y el que viene. Pero los proyectos van más allá, y la firma busca emplazamiento para otros tres establecimientos en Madrid, Extremadura y Castilla y León.

En la misma línea, Casaverde también pondrá en marcha nuevos hospitales especializados en rehabilitación neurológica, como los tres que ya tiene en funcionamiento en Mutxamel, Mérida y Navalcarnero, en Madrid; a los que hay que sumar tres clínicas ambulatorias en Alicante, Badajoz y Murcia. Todos ellos tratan, sobre todo, a pacientes con daño cerebral adquirido, donde están consiguiendo resultados notables en la recuperación, por ejemplo, de personas afectadas por ictus.

También en este caso el objetivo es duplicar el número de establecimientos, para lo que ya analizan varias ubicaciones en Aragón y Galicia. Además, la compañía estudia que una de estas aperturas pueda producirse en Lisboa, lo que supondría su salto internacional, según apunta Alberto Giménez.

Un plan «realista»


A pesar de la ambición que muestran estas cifras, el empresario asegura que se trata de un «plan realista» en las actuales condiciones del mercado. Así, por ejemplo, recordó que en toda España existen alrededor de 200.000 personas en lista de espera para obtener plaza en una residencia para mayores, lo que está llevando a casi todos los gobiernos regionales a aumentar los conciertos, a lo que se suma también la demanda privada, igualmente en auge. Por otro lado, Gimenez señaló que diversos estudios ya apuntan al ictus como una de las enfermedades con mayor prevalencia en el siglo XXI y que las nuevas técnicas han elevado exponencialmente la supervivencia de quienes lo sufren. Eso sí, la mayoría de estos pacientes necesitan posteriormente rehabilitación para superar la situación de dependencia en la que suelen quedar y faltan centros especializados. En el caso de Casaverde, el 68% de los pacientes abandonan los centros totalmente independientes o con cuidados mínimos, según la firma.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook