20 de diciembre de 2019
20.12.2019

Los valencianos jugaron 4.022 millones de euros en 2018

El sector del juego modera su crecimiento y reduce el porcentaje que representa respecto del PIB valenciano

20.12.2019 | 16:17
Los valencianos jugaron 4.022 millones de euros en 2018

El sector del juego continúa creciendo aunque a un ritmo más moderado en la Comunitat Valenciana, tras haber dejado atrás los efectos de la crisis económica, según se desprende del Informe del Juego de la Comunitat Valenciana correspondiente a 2018 presentado en el pleno del Consell por la Conselleria de Hacienda y Modelo Económico.

El sector del juego representa aproximadamente el 2,3% del Producto Interior Bruto valenciano, según se desprende de los datos recogidos en el informe.

Los datos más destacados de esta memoria revelan que el pasado año la cantidad destinada al juego en la Comunitat Valenciana ascendió a 4.022 millones de euros, teniendo en cuenta el juego presencial, el juego competencia del Estado (Loterías y Apuestas del Estado) y la ONCE.

Esta cifra supone un incremento del 1,28% con respecto al año anterior, cuando el sector del juego movió en la Comunitat Valenciana 3.971 millones de euros, lo que representa un aumento en términos absolutos de 51 millones de euros.

El informe constata que la mayoría de los sectores del juego ha experimentado una ligera evolución positiva, especialmente las máquinas de tipo B especiales, ubicadas en los salones de juego y bingos, y las máquinas de tipo C instaladas en los casinos, así como el juego de las apuestas y la modalidad del Bingo Electrónico.

Subsectores

El juego se divide en tres subsectores en razón del gestor: el Subsector Privado, en el que se encuadran los Casinos, Bingos, Apuestas y las Máquinas Recreativas y de Azar, que gestionan empresas privadas y cuya regulación es competencia de la Generalitat; el Subsector Público, integrado por la Lotería Nacional, la Quiniela, el conjunto de la Primitiva y las Apuestas Hípicas, gestionado por la Sociedad Estatal de Loterías y Apuestas del Estado, (SELAE); y el subsector pseudopúblico que corresponde a la ONCE.

La cantidad jugada en los juegos competencia de la Generalitat ha ascendido a 2.712 millones de euros, un 0'96% superior al total del 2017, que fue de 2.685 millones de euros.

En concreto, las cantidades jugadas en máquinas B y C ascienden a 1.881 millones, lo que supone un 0,91% más; en bingos y bingos electrónicos, 372,8 millones, lo que supone un descenso del 0'79%; en casinos, 118 millones, lo que representa una disminución del 6,34%; y en apuestas, 341,8 millones, lo que supone un incremento del 6,56%.

Por lo tanto, del total de las cantidades jugadas en el subsector privado, el 69,35% se realiza en máquinas; el 13,74% en bingos; el 12,6% en apuestas y el 4,35% en casinos.

Respecto al subsector público, se ha jugado en la Lotería Nacional y en la Primitiva 1.059 millones, lo que supone un incremento del 0,85%, y en la ONCE, 251 millones, lo que representa un 6,35% más que en 2017. Ambos subsectores alcanzan los 1.310 millones de euros jugados, lo que representa respecto al ejercicio anterior un incremento del 1,86%.

37.000 empleos directos e indirectos

Los datos recogidos en el Informe Anual del Juego en la Comunitat Valenciana revelan que, a 31 de diciembre de 2018, la Generalitat tiene registradas un total de 812 empresas, entre las que se incluyen fabricantes, comerciantes, operadores y locales de juego, con 1.146 locales.

El sector del juego genera en la Comunitat cerca de 7.000 puestos de trabajo directos y más de 30.000 empleos indirectos, estos últimos básicamente ligados al sector de la hostelería. A estas cifras habría que sumar el número de empleados de la ONCE y la red de vendedores de la SELAE que realizan su actividad en la Comunitat Valenciana.

Más de 150 millones

La Memoria del Juego del 2018 recoge también las cifras de recaudación a través de impuestos generados por este sector.

Así, en este informe anual se aprecia que la Generalitat recaudó directamente 136 millones de euros a través de impuestos relacionados con el juego, a los que habría que sumar otros 14,5 millones del juego online de competencia estatal. En total, la cifra ingresada vía impuestos por este concepto supera los 150,8 millones de euros.

Atendiendo a los distintos subsectores, y sin tener en cuenta el juego online, de competencia estatal, la cifra de lo recaudado en la Comunitat Valenciana se distribuye de la siguiente manera: 77,8 millones procedentes de máquinas recreativas y de azar; 12,9 millones, de apuestas, cifra que prácticamente se duplica; 38,1 millones, de los bingos; y 7,2 millones de los casinos.

Paralización de autorizaciones

Mientras se procede a la tramitación de la nueva Ley del Juego, se ha presentado una enmienda a Ley de Medidas Fiscales, de Gestión Administrativa y Financiera y de Organización de la Generalitat Valenciana, por la cual no se admitirán solicitudes de autorización de instalación de nuevos salones de juego, ni bingos, ni solicitudes de apertura de nuevos locales específicos de apuestas en la Comunitat Valenciana hasta el 1 de julio de 2020, o bien hasta la entrada en vigor de la nueva ley de Juego, actualmente en trámite parlamentario, si esta se produce con anterioridad.

Asimismo, tampoco se admitirán solicitudes de instalación de máquinas auxiliares de apuestas en los locales distintos de los señalados en los artículos 31 y 35 del reglamento de apuestas de la Comunitat Valenciana.

La Ley de Juego de la Comunitat Valenciana se encuentra de nuevo en trámite parlamentario, dado que su aprobación no fue posible en la anterior legislatura.

Cabe recordar que, como principales novedades, la ley refuerza las medidas dirigidas a impedir el acceso de los menores a los salones de juego y, además, contempla que lo recaudado por sanciones a este sector sea destinado a poner en marcha acciones de prevención y ayuda frente a la ludopatía.

Esta nueva normativa viene a sustituir a la Ley 4/1988, de 3 de junio, que, desde su aprobación hace más de treinta años, ha sufrido importantes modificaciones y se ha visto afectada por nuevos reglamentos reguladores de cada uno de los subsectores del juego.

Por último, cabe destacar que el Consell, en el marco de sus competencias de inspección y supervisión sobre el sector del juego en la Comunitat Valenciana, realiza inspecciones para detectar posibles fraudes y para controlar máquinas y sistemas. Además, el Ejecutivo valenciano considera clave reforzar las medidas que se dirigen a evitar el acceso de los menores a los salones de juego.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook